sábado, 25 de abril de 2015

Lo que tiene valor, valor siempre tiene

En Sueño Profético hablaban del hombre, decían:

Hasta que el hombre no piense en el “Viaje Final” y compare su valor a la nada, no será hombre para Dios. Será hombre equivocado, hombre que le da valor a aquello que nada vale.

Dijo uno:

El hombre cuando ya tiene todo lo que él cree necesario y de valor, entonces busca lo que antes no tenía valor para él. La carrera (carrera de correr) que lleva el hombre va inutilizando a lo que valor tiene.

Lo que tiene valor, valor siempre tiene.

¡Que afán por las cosas de la Tierra! ¡Que manera de anular lo que al Cielo valor llega!

Ahí le dan gran valor a lo que dinero cuesta. Ahí hacen adelantos y luego otro hombre llega arrancando con cimientos y pagando grandes cuentas para dejar arrasado lo que otros antes hicieron. Pero luego llegan otros, que aún no llegan de vuelta, y buscan lo que arrancaron estos listos de la Tierra y defienden a los otros que éstos echaron por tierra y llamaron hombres brutos.

Esto ha sido un referir de cómo vive el hombre en la Tierra.

Desperté, oí:

Un hombre de gran talento de la Tierra hace un gran invento y Aquí el valor no se cuenta como no sea invento para acabar los pecados y para buscar el Cielo.

Si en el camino que llevas te paras y piensas en los hombres que antes que tú vivieron, te tienes que despegar del vivir que estás haciendo cuando pienses:

“¿Para qué tanto cuidar y el vivir tan corriendo y tanto el valorar, si luego vendrán otras manos y otro valor darán a lo que ellos inventen?”

Y así sigue de hombre a hombre, viviendo equivocado.

Hasta que el hombre no ponga antes los pies que los zapatos no le llamaran, en la Gloria, hombres de Dios inventando.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V