martes, 28 de abril de 2015

No hay camino largo y feo si Dios lo pasó primero

En Sueño Profético hablaban del sufrimiento, de las muchas maneras que hay de recibirlo. Decían:

El sufrimiento,
hay que estar preparado para recibirlo,
si no, te lleva al pecado.

El sufrimiento,
unas veces es sin ruido,
otras veces es de escándalo,
que éste da más sufrir
cuando a Dios estás amando.

Hay quien abriga sufrir,
y en el abrigar,
ya remedio Dios va dando.

Pues el sufrir entendido,
da ejemplo al pecado.

Que no es culpable el sufrir,
para que tú seas malo.

Esto hace falta al mundo,
para que enseñen a vivir
sin tener a Dios olvidado.

Que entonces viene el sufrir
de verte desamparado,
sin consejo a tu inocencia
para no irte a lo malo.

¡Es tan horrible el sufrir
teniendo a Dios alejado
de tu mente y de tus actos…!

Dijo uno:

Hay refranes verdaderos,
que el hombre dice refranes,
pero son Iluminaciones del Cielo.

Aquí digo uno de ellos:

“No hay camino largo y feo
si Dios lo pasó primero”.

Parece que el dolor calma
si sabes que está cerca la farmacia.

En el sufrimiento recibido
a puntapiés y puñetazos,
di: “Dios no está conmigo”.

El que mucho está sufriendo
y va detrás de Dios,
seguro que Dios, un día,
le hace una Visión.

Desperté, oí:

Es consuelo y bálsamo en el sufrir,
el pensar en Dios del Cielo.

Pues si piensas y Lo buscas
sin puntapiés y puñetazos,
seguro que te dará este Reino
y Lo tendrás a tu lado.

Pero hay quien el sufrir
intenta poder quitarlo
agrandando este sufrir.

Si el hombre pensara en Dios
como piensa en la farmacia,
achicaría sufrimientos.

Con la gran diferencia
de que esto es curación del alma.

Que muchas viven enfermas
porque perdieron la calma.

Haz por vivir sufrimiento
estando Dios en tu compaña,
porque si te falta,
el demonio gana la batalla.


***

Libro 14 - Dios Manda en Su Glroia que Enseñen - Tomo II - C3