miércoles, 20 de mayo de 2015

Teología Divina

En Sueño Profético yo decía: “Señor, no Te pido por mí, porque sé que Tú me das más de lo que yo Te pido”.

Dijo uno:

El que mucho ama a Dios, sabe que por mucho que tú pidas, más puede dar Dios. El que mucho ama, siempre pide poco, y hay veces que no pide porque sabe que más Dios le da. El que mucho ama, se cree que tiene todo lo del Amado.

Otro dijo:

El hombre pide mayoría de veces lo que Dios no puede darle. El hombre nunca pide: “Señor, que mi espíritu se salve, que nunca haga vida de pecado, que mi cargo no sea para avasallar al inferior”. Esto es pocas veces pedido por el hombre, tan pocas, que más se acerca a ninguna. Esto no lo pide el hombre por falta de seguridad en la Vida sin materia. Este Mundo Eterno no lo piensa el hombre. Si el hombre pensara que Aquí no sirve el disfraz que ahí todos han visto, no algunos y sí muchos harían lo de Judas. El hombre respeta la carne y apalea el espíritu. El hombre se atreve a juzgar a Dios. El hombre quiere que Dios haga de Dios en sus injusticias, en las que él le hace a otro hombre. Dios deja la Libertad, y el hombre cree que es mando suyo. Si el hombre lo que le pidiera a Dios fuera todo para el espíritu, todo lo concedería Dios, por ser todo: Dios, Gloria, Espíritu. El hombre habla de Dios sin creer en el espíritu.

Desperté, oí:

Yo creo que el hombre estudia Teología
sin saber que esto es Dios.

Yo creo que lee el libro
como otro que estudió.

Como otro que cerró
sin saber lo que leía.

Como aquel que hay que estudiar
para ganarse la vida.

Teología es Dios,
que con su Saber te guía.

Teología es Saber de Aquí,
del Reino de Dios.

Teología es saber
lo que habló este Dios,
saber lo que sigue hablando,
porque Dios nunca calló.

Teología Divina,
ésta es mandada por Dios,
para que el hombre la lea
sin tener contradicción.

Para que el hombre al leerla,
vaya sintiendo a este Dios.


***

Libro 11 - Te Habla El Profeta - Tomo II - C6