martes, 9 de junio de 2015

Tres fechas en una

En Sueño Profético decían:

Si a Dios de verdad Lo quieres, vives siempre su Nacimiento, su Crucifixión y su Resurrección.

Si a Dios de verdad Lo quieres, harás cosas que no hará el que no Lo quiere.

Tendrás siempre una oración en palabras o en tu mente, con estas cortas palabras: “¡Bendito sea Dios y bendita sea la Carne que de Sagrario Le sirvió!”. Esto te viene al pensar en su Nacimiento.

La Crucifixión te viene a la memoria cuando vas a hacer algo de pecado. Que pecado es no vivir sus Palabras. Entonces piensas: “Señor, esto es clavarte yo clavos, cargarte con el madero, o ponerte corona de espinas y ver tus Sienes sangrando. ¡No, Señor, ayúdame a que yo no viva pecado!

La Resurrección la vives cuando has ido al Prójimo y has levantado al caído, tratándolo como hermano.

Desperté, oí:

Nacimiento, Crucifixión y Resurrección
lo tiene siempre presente
el que mucho ama a Dios.

Sufre cuando ve que a Dios
hace el hombre sufrir.

Y vive Paz cuando mira al Cielo
sabiendo que Dios está Ahí.

¡Cómo puede vivir el hombre
haciéndole tanto sufrir!

Este pensar tiene
el hombre que vive Gloria
aunque ahí lo vean vivir.

Son tres fechas en una:
que Dios vaya siempre en ti.

Si una fecha no la vives,
di: “yo hago a Dios sufrir”.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - C6