lunes, 20 de febrero de 2017

Vete al campo y a la gran capital, y piensa: ¿quién mueve todo?

En Sueño Profético decían:

Vete al campo y a la gran capital y piensa: “¿Quién lo mueve todo?”.

Mira al mar y mira al cielo: ¿quién podría, sino Dios, llevar esta agua lejos, y resucitar las tierras que sedientas están muriendo?

El hombre tiene que pensar que todo baja del Cielo. Baja Bendición de Dios, para espíritu, primero. Y baja la Libertad para que tú a Dios Lo quieras o Le des desprecio.

Dijo uno:

Si el mar, la lluvia, el aire y el trueno tuvieran Libertad como el hombre, haría tiempo que el mundo estaría acabado, como cuando Dios lo hizo sólo con Cielo.

El aire, el agua y el trueno son los tres personajes que al hombre ponen silencio, después de que uno de estos tres personajes hable con la fuerza y el poder que nadie puede quitarle.

Desperté, oí:

Puedes ver estos tres personajes
en bravura o en lentitud muerta.

Pero piensa
que llevan la misma fuerza.

Esto es Poder de Dios sin Libertad,
como al hombre deja.

La Tierra, el agua y el aire
son con los que el hombre no se enfrenta.

Este Mensaje se titula:
“Vete al campo y a la gran capital,
y piensa: ¿quién mueve todo?”.

Tienes que pensar muy poco
para que mires al Cielo
y te veas como microbio.


***

Libro  24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2