miércoles, 15 de marzo de 2017

La enfermedad del espíritu

En Sueño Profético hablaban de las muchas enfermedades que puede tener un espíritu. Que el hombre las desconoce porque no tiene al espíritu en primer lugar, porque a Dios no ama. Y al no amarlo, rechaza todo lo que de Él va.

La enfermad el espíritu, mayoría de veces, es contagiosa. Es contagiosa por las razones que equivocadamente pone este enfermo.

Dijo uno:

La enfermedad del espíritu es llevada por el Demonio para retirar de la Gloria mientras vive tu cuerpo. Y después de que tu espíritu la pierda, ya vives Infierno.

El espíritu que no está en la línea de Dios, siempre está en estado de pecado, y su consejo y acción son diabólicos, peligro al que siempre puede al cuerpo llevarlo.

El espíritu enfermo puede estar en estado de ira o quietud, pero se nota del espíritu sano.

El espíritu sano abraza el sufrimiento y retira lo que Dios no tiene mandado. No puede faltarle Caridad, y ya sientes a Dios a tu lado y recuerdas sus Palabras y no puedes disgustarlo.

Si Dios abraza a los niños,
yo tengo también que abrazarlos.

Si Dios levanta al caído,
yo tengo que levantarlo.

Si Dios a mí me perdona,
yo el perdón tengo que darlo.

Y si Dios está en el Prójimo,
yo al Prójimo abrazo.

Desperté, oí:

Tienes que amar a Dios
y practicar su Enseñanza
si quieres vivir su Paz.

Y no irte de su Camino
creyendo que te espera bienestar.

¡Qué lástima que los hombres
no quieran entender esta enfermedad!

¡Con el daño que se hace el que la tenga
y el contagio que puede dar!

Debería el hombre abandonar un poco
la enfermedad del cuerpo
y ocuparse de esta horrible enfermedad.

Y ya quitaría el contagio
y prevendría este mal.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5