lunes, 5 de junio de 2017

Mientras haya cuerpo, habrá arrobo y habrá Mando

En Sueño Profético hablaban de estos Libros. Decían:

Todo lo que ella tiene escrito de Aquí dictado, que antes fue dicho al espíritu sin cuerpo, si el hombre creyera en Dios y estuviera a su servicio, no podría estar esta abundancia Divina guardada por falta de tiempo y dinero. El creer, lo llevaría a Amarlo o al miedo.

Tiempo y dinero no suben a este Cielo, como tampoco sube el cuerpo.

Dijo un espíritu con Mando de Dios:

La cantidad de palabras, ejemplos y hechos de la Vida de Dios Hombre, que están perdidos y que hoy mandan que se escriban, ya te dan el amén para que tú los repitas.

Desperté, oí:

Si lees los hechos que Dios dejó en la Tierra
y los comparas con estas “Palabras diciendo”,
verás que continúa Dios Vivo y no muerto.

¿Cómo puede el hombre vivir,
el que pueda quitar aquí el silencio,
si piensa al día una vez
“yo tengo que ser muerto”?

¿Y qué podré yo decir?
¡Allí no cabe el engaño
como estoy haciendo aquí,
en el mundo de pecado!

Si todo lo que hay escrito
se pusiera publicado,
verías rostros enrojecidos
de vergüenza o asustados.

Abundancia y cantidad
dejan al hombre fracasado
cuando quiera ir diciendo
que hoy Dios no está hablando.

Si el hombre cogiera
todos los arrobos que hay escritos
en sus manos,
ya podrían venir aquí
los que tienen Esto atrancado.

Que esto no tiene perdón,
y el pedirlo
es agrandar el pecado.

¿Quién podría hacer un Escrito,
si no fuera un dictado de Dios Padre,
de Dios Hijo,
de su Gloria y de sus santos?

Si sus ángeles sin cuerpo,
que con los arcángeles
fueron los primeros
que en su Gloria Lo adoraron,
a la Palabra que Aquí se dicte
no pueden ponerle faltas
ni teólogos
ni seglares catedráticos.

Si esto no fuera así,
sería un profeta falso,
y dos docenas de escritos,
Dios no los habría dejado ocultos,
y lo tendría apartado.

Aquí, mientras haya cuerpo,
habrá arrobo y habrá Mando.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3