viernes, 21 de julio de 2017

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio!

En Sueño Profético se oían varias veces estas palabras:

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio! Que no lo tiene puesto por dudas, es que a Dios no quiere verlo con las palabras que el Instrumento diga que le han dicho Aquí en el Cielo.

¡Cuántas lágrimas tienen que echar los que están cerca y los que están lejos, y que supieron que esta Verdad es dichas por Dios Hijo, y que escrita está para que el hombre no tenga sitio para escapar, diciendo: “Aquello, ¿será verdad?!

Leerlo y poner dudas es apartarse de esta Gloria Celestial, sitio del que sale la vida, y cuando llega a la Tierra, ya llega con Libertad para que quiera o no quiera al que la vida le da.

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio!, con la claridad que lleva todo lo dicho en el Cielo.

Dijo uno:

El hombre no quiere a Dios, y cree que esto lo lleva en secreto, y la Sabiduría de Dios lo deja al descubierto.

Desperté, oí:

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio!

¿Quién puede oír presentar unas Palabras que Dios dijo y hoy igual las sigue diciendo?

Igual, la Palabra. El tema, Dios Poderoso no va a copiarlo.

Pero el que cree, aunque no ame, ve Sabiduría igual a la que tenían los Profetas, que Él los mandaba hablar cuando bajó a la Tierra.

Y antes de hacerse Hombre, el Padre los mandaba igual, para que el mundo supiera que Dios bajaría a la Tierra.

Y quedara al descubierto aquel que a Dios no quisiera.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3