martes, 25 de julio de 2017

El sufrimiento le teme a la Presencia de Dios

En Sueño Profético decían:

Si todos amaran a Dios, todos recibirían de Dios.

Dios no tiene diferencias, es el hombre el que Lo llama o de Él se aleja, y entonces es cuando el sufrir empieza.

Si el hombre amara a Dios, ni él sufriría tanto, ni sufriría el que lo viera.

El sufrimiento se ancla cuando tú de Dios te alejas, y ya haces que pequen, diciendo: “Si Dios hubiera, no sufrirían los ángeles, ni personas que son buenas”.

Esta ofensa a Dios, es a muy pocos a los que no se la oyes cuando el sufrimiento llega.

Dijo uno:

En los sitios que a Dios Hombre Lo llamaban y Él hacía Presencia, se achicaba el sufrimiento.

El sufrimiento le teme a la Presencia de Dios, porque sabe que Dios gana y él pierde.

Desperté, oí:

Sufrimiento con Dios
es cántaro roto
que nunca se llena.

Sufrimiento con Dios,
siempre queda dentro,
nunca sale fuera.

Porque tu sufrir
sería cuando oyeras
palabras de necios
que a Dios ofendieran.

Piensa que el sufrir,
a veces son pruebas,
que Dios no las manda,
pero te las deja.

Lo mismo que el Padre
a Él Lo dejó
que en la Cruz muriera.

El sufrimiento con Dios,
ya das ejemplo
al que te vea.

Y ya tienes una hucha
con las mejores monedas.
     

***

Libro 23 - Hechos de Dios Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo IV - C2