jueves, 3 de agosto de 2017

Para entenderse los hombres no necesitan ni cultura ni dinero

En Sueño Profético decían:

Para entenderse los hombres no precisan ni cultura ni dinero, si todos practicaran las Palabras que manda el Cielo.

Si estas Leyes no las cumplen, siempre habrá un descontento, y no se podrá acabar el crimen, el robo y el adulterio.

Para que se entiendan los hombres tienen que pensar que no son eternos en ese lugar que viven los cuerpos.

Para que se entiendan los hombres tiene que haber un acuerdo y enseñar que hay otro Mundo sin obligar a quererlo, pero sí a practicar sus Leyes mientras tenga vida el cuerpo. Para entenderse los hombres no pueden prescindir de cumplir los Mandamientos. Esto no es obligar a que a Dios tengas que quererlo, pero sí a tener presente que tú eres administrador de la acción que haga tu cuerpo.

Si ves que le cumples a Dios la Ley que Él ha puesto, ya tú te culpas a ti si Amor no llevas por dentro.

Pero tu ejemplo y enseñanza es cumplir la Ley del Cielo.

Desperté, oí:

Repetían mucho en la Gloria que Dios no obligaba a quererlo, pero sí tenía en cuenta el no enseñar sus Mandamientos.

Mandamientos practicados, ya te admiten la cultura, y dinero vas presentando al hambriento y al desnudo.

Mandamientos practicados, tienes que vivir Prójimo, que es lo que el hombre vive sin practicarlo.

Mandamientos practicados, no hay barrera mayor para el mal dejar anulado y ya vivir como hermanos.

Titula este Mensaje con estas cortas palabras: “Para entenderse los hombres no necesitan ni cultura ni dinero”.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C4