miércoles, 16 de agosto de 2017

Veías, sin ir a ver

En Sueño Profético hablaban del Poder de Dios. Decían:

Lo que el hombre tiene que ir a ver, Dios trae a que lo vea al que Él le da Mando para enseñar a que el hombre crea lo que no tiene delante, que es lo espiritual. Que muy pocos creen en la Vida que, enterrado el cuerpo, más Vida hay.

Dijo uno:

Es para pensar, que se dé tanta confianza a lo que digan para el cuerpo y pongan tantas dudas en lo que del Cielo baja.

Yo creía antes de ver, cuando era cosa que Dios hacía en cualquier Lugar que me dijeran, si el Lugar ponía antes que nada lo de Dios, la caridad y la compasión.

A mí me gustaba estudiar –para aprender– a la persona que tenía el Don de recibir un Mando de Dios. Si algo me contaban, ya con mi estudio, yo lo copiaba y, pronto o tardando, verdad me daba.

Desperté, oí:

Tiene que vivir vida trabajosa
el que para creer tenga que ver.

Cuando el ver lo da el espíritu.

Si al espíritu Dios le da Enseñanza,
esta Enseñanza te hace sentir y ver
lo que está a larga distancia.

Pero es difícil hacer ver
aquello que tú estás viendo
tan fácil de comprender.

Que, antes de ser Elegido,
veías, sin ir a ver.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C4