martes, 5 de septiembre de 2017

Dios es Amor con Libertad

En Sueño Profético decían:

Para ver a Dios por fuera,
tienes que llevarlo por dentro,
y tu espíritu ya va
dando escándalo al silencio.

El que este Mando siente,
no obedece al mando que da silencio,
porque sabe que ese mando
pertenece a los muertos
que quisieron hacer daño
a las Palabras del Cielo.

Si cogieras un papel
y lo fueras enumerando,
verías que pocos quedan,
con saludo y con el cargo,
de aquellos primeros
que Dios puso Esto en sus manos,
que debían haberlo cogido
dando gracias y alabando
a Dios Padre, A Dios Hijo
y a Dios Espíritu Santo.

Que cambiaron este ruego
por indiferencia
y por las fuerzas que hacen daño.

Desperté, oí:

Todavía habrá quien piense
que el que despreció estos Mensajes,
si ha muerto, o cuando muera,
irá al Cielo.

Si Dios así lo hiciera,
sería cárcel en vez de Cielo.

Dios es Amor con Libertad
mientras tú tienes el cuerpo.

Una vez que tú no cumples
las Leyes de un Dios Eterno,
este Dios levanta el Brazo
y te aparta a los Infiernos.

Sitio que tú elegiste
con tu cargo y tu salud,
dejando a Dios en desprecio.

Si las Palabras del Cielo
Dios las pone en tus manos,
abrázalas en tu pecho
y ofrécete a llevarlas a muchos
que las vayan abrazando.

Esto es estar con Dios
y obedecer a su Mando.

Para esto no hay Infierno,
hay Cielo, Gloria y Reino.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2