miércoles, 20 de septiembre de 2017

¿Por qué pone el hombre tantas dudas a lo que va de este Mundo Eterno?

En Sueño Profético hablaban en la Gloria, del mundo material, de la vida del cuerpo; del hombre, de lo imposible que ponía todo lo espiritual, del trabajo que costaba que se mentalizara para ver esta Verdad.

Dijo uno:

Esto es Poder de Dios, que pone contacto de espíritus que vivieron siguiendo a Dios y hoy están en su Reino (el cuerpo murió, pero el espíritu no) y Dios les da Mando para que cuenten su vidas, que fueron de Amor al Prójimo, de Fe y de seguir con más fuerza los caminos de Dios para no perder su Reino. También les da Mando a grandes pecadores que por Él dejaron pecado y Dios los perdonó. Que éstos buscaron a pecadores, a Dios los acercaron, y pidieron el Perdón.

Si crees que Dios es Vivo, estos que muertos vieron, vivos son. Pues, ¿por qué pone el hombre tantas dudas a lo que va de este Mundo Eterno, unas veces con Visión y otras sentidas?

Desperté, oí:

Lo que te duele más el que el que practique las Palabras de Dios, no acuda, poniendo dudas.

Éste hace sufrir a Dios más que el que no las practica.      

Si hay otro Mundo y el espíritu no muere, los que quisieron Reino de Dios, Dios en su Reino los tiene.

El hombre vive por Dios y de Dios nada cree.

Si algo sobrenatural le dicen, él ya empieza a pensar y si puede lo desmiente.

Debería hacer un pensar y ver lo que mueve al cuerpo.

Que este pensar te dirá: piensa en uno que de repente murió y el espíritu se fue abandonado al cuerpo.

No te extrañe que hablen de los que ahí vieron muertos.

Y sus espíritus, si Dios les da Mando, dan Comunicación en el Cielo.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C7