sábado, 30 de septiembre de 2017

Yo voy el sufrimiento a pisar

En Sueño Profético decían:

Extraña ver sufrimiento donde a Dios aman y a Dios ponen lo primero. Extraña donde desconocen este Amor Divino, que siempre tuvo presente lo que el hombre Le hizo a Dios y las lágrimas que derramó la Madre Virgen. Si esto tienes presente, te da vergüenza si tú no sufres y a Dios no sigues para quitar sufrir donde el sufrir esté.

Dijo uno:

Un sufrimiento sin apartarte de Dios, siempre da un buen ejemplo. Y tiene gran puntuación cuando ya el espíritu deja al cuerpo.

Al sufrimiento tienes tú que dominarlo, y ya le quitas el crecimiento.

Mi madre me enseñó a mí cómo llevar el sufrimiento el tiempo que ahí viví.

Decía que había quien su sufrimiento era chaparro y lo convertía en palmera. En cambio, el que su confianza ponía en Dios, si su sufrimiento era de la altura de la palmera, lo dejaba más bajo que el chaparro, y hasta podías pisarlo sin darte cuenta.

Desperté, oí:

¡Qué alegría es pensar, en el sufrimiento, “yo voy el sufrimiento a pisar”!

Esta mujer, que su espíritu está en la Gloria, siempre decía que el sufrimiento dominado quedaba en enano.

Y al sufrimiento alimentado, por fuerza le dabas crecimiento.

Sufrió, y quitaba sufrimientos porque el sufrir despreciaba, y a la confianza en Dios la alimentaba.

No es pecado vivir el sufrimiento, pero mandas a Dios más glorias si no le das alimento.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C4