miércoles, 25 de octubre de 2017

El engaño de la Tierra

En Sueño Profético hablaban de la Tierra y del hombre. Ponían como personaje peligroso, a la Tierra. Decían:

La Tierra, si el hombre no la domina, apartando lo que de Dios lo aleja, ya se convierte en servidor de la Tierra. La Tierra tiene varios caminos y varias actuaciones para que tú prefieras Tierra y olvides espíritu.

Dijo un espíritu con Mando de Dios:

La Tierra se convierte, mayoría de veces, en abogado de la Tierra, defendiendo aquel camino que Dios no quiere que tengas, y haciéndote ofrecimientos con los que la Paz ya no te llega. Te lleva como pelota en manos de niño pequeño, que la tira y la bota, sin saber dónde la rueda, ni el bote a quién le llega.

Desperté, oí:

Siempre comparan en la Gloria,
para que el hombre lo entienda,
lo que es para el espíritu
y lo que es para la Tierra.

Dios te deja Libertad
para que actúes como quieras.

La Tierra te hace esclavo
y te cambia
tus costumbres y tus maneras,
diciendo: “Todo ha cambiado”.

Te rodea de murallas y de torres
en las que tú nunca habías pensado.

Y ya te viene la angustia,
que te lleva arrastrando,
porque tú ya has visto claro
el engaño de la Tierra.

En tierra puso Dios los Pies,
y “Tierra Santa” le llaman.

El nombre quiere engañar,
pero para Dios no es Tierra Santa.

Tierra, que tiene disfraces,
para que prefieras Tierra.

Piensa que la Tierra
es suelo que pisas,
y luego cuerpo
que en ella entierran.

Que nada puedes traerte Aquí,
a la Vida Eterna.

Y que si tú no le mandas,
ella, el engaño, no deja.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C3