miércoles, 6 de diciembre de 2017

La Fe te alimenta el espíritu y te administra las palabras

En Sueño Profético decían:

El sufrimiento, poniendo la Confianza en Dios, lo achicas y le puedes al sufrimiento.

Cuando pierdes Confianza, estás dejando terreno libre a los espíritus del pecado.

Dijo uno:

Todo lo que hace el hombre que se destaca de otro hombre, ya es Milagro. Esto en sabiduría, porque el hombre no tiene poder para sujetar su vida, y podría empezar la obra y no terminarla. Pero es más Milagro cuando el hombre ve y sabe que como Dios no lo haga no lo hace nadie. Que estos son los Milagros donde el hombre forma el escándalo, bien en curación de cuerpo o en curación de espíritu. De cuerpo, recuerda al paralítico. Y de espíritu, a Agustín, que fue por muchos conocido y hoy está en la Gloria rogando a Dios Padre y a Dios Hijo, pidiéndole Mando para buscar espíritus y quitarlos del pecado. Todo es “milagro”, lo que hace el hombre que se cree sabio. Pero es más Milagro pedir a Dios con Fe lo que el hombre ha dejado por no poderlo hacer.

Desperté, oí:

Si vives Fe,
has puesto en Dios la Confianza.

La Fe te alimenta el espíritu
y te administra las palabras.

Hombres de Fe quería el Maestro
cuando los mandaba con sus Palabras.

Porque la fuerza del mal
quitaba la Confianza.

El mal pone más fuerza
donde ve más Confianza.

Pero el Poder de Dios,
con su Poder le contesta.

Dios, donde deja Palabras
hubo Fe y respondió Confianza.

Que esto es fácil el aprender
y es dura la Enseñanza.

Cuando llegue la noche,
coge la Fe de almohada.

Y cuando veas el día,
piensa que Dios va en tu compaña.

Con esta meditación
vives Fe y mantienes Esperanza.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - Cierre del libro