viernes, 15 de diciembre de 2017

La Ley de Dios

En Sueño Profético decían:

Si quieres saber dónde Dios dice que habla, sigue sus Pasos, su Acción y sus Palabras.

Si de estas tres cosas, alguna no fuera de la Ley de Dios y de las que Dios dejó en la Tierra sin clase ni sexo, di: “Aquí no habla Dios”.

Dijo uno:

La Palabra de Dios, donde Dios la da, tiene que irse viendo antes de empezar a hablar. Porque esta Palabra lleva Amor, ya sin Libertad, porque tú no la quisiste en tu forma de actuar.

El hombre engaña al hombre por el sitio o el lugar. Una vez que se retira, mayoría de veces, no es conocido ya. Pero donde Dios hace Presencia, tú no puedes engañar, al contrario, que te tienes que tapar en acción o en palabras que puedan perjudicar al que le falte aprender la Ley de Dios, o practicar.

Esta Ley es amar a Dios antes que a nada y vivir Prójimo en ti mismo. O sea: traerte al Prójimo a tu espíritu y enseñar como Dios enseñó y enseña. Esto, de no ser verdad, fallos te presenta.

Desperté, oí:

Te presenta fallos,
porque las palabras,
acción de Dios no llevan.

Te presenta fallos
en la reacción
que al Prójimo tenga.

Si en ti no habla Dios,
no existe la lucha
para que te crean.

Si en ti no habla Dios,
tu no tienes fuerzas para desmentir
al que a Dios no quiera.

Que son los que abundan
con buena presencia.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5