sábado, 23 de diciembre de 2017

Si tú quieres a Dios

En Sueño Profético decían:

Si tú quieres a Dios, tú sabes lo que es de Dios. Si tú quieres a Dios, tú no puedes vivir tranquilo sin acudir donde digan que habla Dios. Tú no mires el Lugar, oye la palabra y mira la acción que lleva la palabra, y ya dices: “Aquí Dios habla”.

Pero si tu querer a Dios es de palabras y no es sentido, es que ni quieres ni amas. En la Tierra engañarás, pero al que te deja que vivas el engaño, no Lo engañarás.

Dijo uno:

Se quedó más al descubierto, cuando Dios bajó a la Tierra, el que vivía con el nombre de Dios engañando, que el que no nombraba a Dios y por dentro tenía deseos de que le dijeran: ¡ya está anunciando día y hora del Nacimiento de Jesús! ¡Dicen que viene a salvar al hombre!

A éstos les llegó la noticia y cogieron el camino de Belén, abandonando todo lo poco que tenían y cogiendo lo mejor para Llevárselo.

Desperté, oí:

A éstos no les llegó el nombre de hipócritas.

Estos no guardaban engaño.

Porque amaban y deseaban conocer a Dios de Hombre, para ofrecerse en lo que les mandara.

Ellos sabían que no les mandaría lo que no podían Hacerle.

Los más humildes y los que menos pregonaban el deseo de conocer a aquel Niño que anunciaron los Profetas, fueron los primeros en Belén.

Va el Mensaje a que al creer en Dios y al Amarlo, no hay quien pueda vivir sin acudir a donde sepa que está hablando.

Todo lo que deseas, si es de Dios y te lo ofrecen, no puedes despreciarlo.

El desprecio certifica: “Yo no amo”.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C5