jueves, 11 de enero de 2018

El cuerpo siempre guía lo contrario para el Cielo

En Sueño Profético decían:

Busca la gente a Dios cuando la carne se enferma, y mayoría con protestas, sin pensar:

“Este cuerpo embustero, que si yo me guío de él, me aparta de Dios y el Cielo”.

Este cuerpo siempre guía lo contrario para el Cielo. Pocas veces te aconseja:

“Esto no debes hacerlo,
no cojas camino malo,
anda mirando al Cielo
y alabando a Dios con palabras
o alabándolo en silencio”.

Dijo uno:

Es que la fuerza del mal no encuentra resistencia para no seguir al mal. Se encuentra caminos fáciles, por la grande libertad que la cultura le hace.

Sin practicar las Palabras de Dios,
es lápiz escribiendo,
goma borrando,
que por bien que escriba el lápiz
la goma lleva su mando.

El hombre tiene que tener
a Dios en todos sus actos,
y así le irá poniendo
valla al pecado,
y conociendo al Espíritu de Dios
o a espíritu disfrazado.

Desperté, oí:

Estos espíritus,
su disfraz es engañando.
Cuando la carne se enferma
ya se descubre su engaño.

Cuando llegan sufrimientos,
ya el disfraz se van quitando.

El espíritu que es de Dios
y que de Dios va enseñando,
en el dolor y en el sufrir
más el Dios te va dejando.

Te deja la sencillez
y tú ves lo que es de Dios
o es engaño.

Ya llevan otros Mensajes
estas palabras firmando.

¡Qué lástima que los hombres
tengan esto abandonado,
con sus leyes y su cultura,
con el crimen y el pecado!


***

Libro 22 - Investigaciones a la Verdad - Tomo III - C2