jueves, 25 de enero de 2018

El pecado ofrecido es más pecado

En Sueño Profético decían:

Si provocas pecado, piensa que es más pecado. El pecado ofrecido lleva fuerza, como cañón disparando. Que al que le llega el disparo es difícil que su cuerpo quede sano. Por eso es más pecado ofrecer pecado que aceptar pecado. El que va ofreciendo es vendedor voceando, que siempre saldrá algún comprador, aunque luego el comprador vea el engaño.

Desperté, oí:

El pecado se puede ofrecer
de muchas maneras.

Pero siempre el ofrecer
es más pecado.

El pecado siempre va pagado
por el hombre o por el Diablo.

Pero todo es de Dios retirando.

Si en todos tus movimientos
a Dios siempre estás nombrando,
huyen de ti tentaciones
y espíritus condenados.

Hay pecados tan ocultos,
que van a otros contagiando.
Porque te hablan de Dios,
y hasta se dicen cristianos.
Es la ira, la soberbia,
la hipocresía y el engaño.

Éstos no aman a Dios,
aunque no los vean pecando.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C6