lunes, 29 de enero de 2018

La conciencia es el cofre que guarda el bien o el mal

En Sueño Profético decían:

Debería avergonzarse el hombre cuando pensara lo que Le hizo a Dios cuando bajó a la Tierra, y lo que hoy Le sigue haciendo sabiendo que Esto no es de la Tierra.

Debería avergonzarse, pero vergüenza con miedo.

El día que su cuerpo avise que preparen el entierro, entonces querrán enmendar, familiares o amigos, lo que enmienda no tendrá.

Dijo uno:

El cargo y el dinero hacen la publicidad. Esto porque Dios no media en quitar la Libertad. Que si Dios no tuviera Gloria, con su Poder, el hombre obedecería a su Mando o todo quedaría muerto, o habría un diluvio, sin parar, hasta que el agua tapara el edificio más alto que el hombre haya puesto en la historia, o que pondrá.

Desperté, oí:

¡Hombres que viven
echando la espalda a Dios,
y pensando si es invierno en verano,
o si es verano en invierno!

Sin pensar que ese pensar
puede quedar en su cuerpo.

Porque si vive el verano,
puede que no vea el invierno.

Y si esto lo piensa en invierno,
se está riendo el verano,
porque ya lo cuenta muerto.

No tiene disculpa el hombre
ante este Diario Divino,
por el desprecio que él le tiene.

Tiene que ser miedo grande
cuando te notes morir
y a Dios no puedas llamarle.

No puedas en tu conciencia,
que es la llamada que vale.

La conciencia es el cofre
que guarda el bien
o el mal que tú haces.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C4