domingo, 18 de febrero de 2018

Dios da silencio y da escándalo

En Sueño Profético hablaban de los espíritus que no están en la Gloria de Dios, de los espíritus que actuaron y vivieron en contra de Dios. Decían:

Estos espíritus están al servicio de Satanás, primer espíritu que Dios Padre retiró de su Presencia, con el nombre de Demonio. Este espíritu tiene su sitio: “Profundidad”, que jamás puede tener contacto con espíritus de la Gloria. Pero sí intentan ensuciar al espíritu que le falta Fuerza de Dios, porque este espíritu le deja sitio al espíritu del mal. Si el espíritu está reforzado, ya intenta llevárselo con el engaño. Pero tiene la respuesta: “Vete, Satanás, que eso está en contra de mi Dios”.

Dios Hombre enseñó a los Discípulos a conocer a los espíritus que no llevaban su Mando, a los que no aceptaban que Él fuera enviado por Dios Padre, Creador del Mundo de todo lo invisible, que no lo ve nadie más que el que Él quiere, que lo pidió con la aceptación, que sin protestar, todo lo aceptaba.

Desperté, oí:

Tienes que pedir fuerzas a Dios, pero antes de pedirlas tienes que saber que las fuerzas vas a ponerlas al servicio de su Mando.

Que esto lo sabes cuando conoces a los espíritus que te persiguen queriendo darte el engaño.

El que tiene trato con el que enseña de Aquí, porque Dios ya le da Mando, tiene menos disculpa para albergar palabras que de Dios van retirando.

Un espíritu de Dios puede ser engañado, pero si tiene Enseñanza, en su intranquilidad sabe que no es Dios el que está actuando.

El actuar de Dios da silencio y da escándalo.

Silencio, para oír lo que Dios está hablando.

Y escándalo, cuando quieran desmentir los espíritus contrarios.


***

Libro 30 - Investigaciones la Verdad - Tomo IV - C3