miércoles, 18 de abril de 2018

El Poder de Dios es Único

En Sueño Profético hablaban del Poder de Dios:

Cuando el hombre al Poder quiere llegarle, entonces Dios manda el Poder, y este obedecer escándalo hace.

Escándalo que abre puertas, aunque luego intenten cerrarte. Pero una vez que están abiertas, en el intento pueden quedarse.

Este Caso –hoy único– es peligroso ocultarlo.

Dijo uno:

Es peligroso por sus pasos agigantados, por su fuerza, por su peso, por donde le viene el Mando.

Por eso, el espíritu del mal, coge al que sabe que le sirve –o cree– para atormentar al Lugar. Que si todos obedecieran al que Dios Mando le da, la carga quedaría en uno y la verías alejarse a otro lugar. Y donde la vieras pararse, ya podrías confirmar que, o falta Amor a Dios, o le abren puertas – por no entender– al espíritu del mal.

Este espíritu acecha para robarte la Paz. Y una vez que te la roba, te lleva a que te condenes, y tú ya codenas a más.

Aquí es casa de arena, si se pusieran a pensar que sufrimiento con Dios, en esta constante presencia de su Gloria, no era sufrimiento. Serviría para enseñar, según llegaran los tiempos.

No se cansan los demonios de intentar dejarte viviendo oscuridad. Y en cada intento que hacen, Dios más fuerzas te da y más antorchas reparte para que vean el Lugar, al que ya no pueden parar con los recursos del hombre.

Desperté, oí:

Que los recursos del hombre
pronto pueden ser perdidos
y jamás ya encontrados.

¡Los de Dios son Poder único!

Poder en Tres, pero es Uno.

El hombre, ante este Poder,
se ve paja mojada
queriéndola encender.

Se ve llama de lumbre
queriendo apagar
sin agua tener.

El hombre le puede al hombre,
y se tratan como fieras.

Pero al llegar a este Poder,
se arrastra como culebra
que no se puede mover
porque el cieno se apodera.

Que el mismo cieno lo pone
la maldad de otra culebra.


***

Libro 21 - Te Habla el Profeta - Tomo III - C2