martes, 3 de abril de 2018

Fuerza que Dios manda

En Sueño Profético decían:

Dios te manda la Luz
antes que las letras.

Dios, en tus palabras,
acción deja,
pero en tu pedir
Él da respuesta.

Porque ¿quién mejor que Dios
sabe que en tu pedir
quieres su Presencia?

Ésta te hace fuerte,
y ya ves todo triste y pobre,
falto de esta Fuerza
que el hombre no entiende.

Esto es sol y sombra,
que el sol siempre puede.

Tus pasos y tu acción
no llegan al hombre,
es Mando de Dios.

Tú, ya, este Mando
dejas repartido,
sabiendo que Dios
va siempre en el Mando,
que ir en el Mando
es ir Dios contigo.

Dijo uno:

A veces este Mando
quieren confundirlo
con mala intención
o por ser párvulos de espíritu.

La Fuerza de Dios
va siempre con el Elegido.
Éste nunca puede decir:
“esto es mío”.

Él te dice claro
o te dice oscuro,
hasta que esta Gloria
te aclara los números.

Desperté, oí:

¡Qué sencillo ve y cumple
este Mando el Elegido!

Lo mismo dice es corto,
que te dice está crecido.

Hacían en esta Enseñanza
comparaciones con el sol,
la asombra, el aire
y el agua.

De estas cuatro fuerzas,
nombraban al Sol
como rey de ellas.

Este Sol
no admite nada que le pueda.

Es el Elegido,
sin formar discordias,
cada día más fuerte
el que va apartando
al que a Dios no quiere.

Al aire, te amarran,
y algo le puedes.

La sombra,
te abrigas,
y si llega el agua,
hay preparativos
y algo aguantas.

El Sol,
es potencia en silencio
que mata.

La Fuerza del Cielo,
tranquila,
todos la esperan
y a nadie le extraña
que en el año
un día faltara.

Esto es, en el Mensaje,
Fuerza que Dios manda.

Potencia en Palabras,
rayos que iluminan
al hombre que ama.

Dios te dice ve,
o no dice nada,
pero te ilumina
y de Aquí te manda.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5