lunes, 14 de mayo de 2018

Dios es lo primero

En Sueño Profético decían:

Por mucho bien que hagas en la vida, si Dios no es lo primero, piensa que lo que hiciste fue para la Tierra, pero no para el Cielo. Que después te dará la Tierra, cuando ya muera tú cuerpo, otro cuerpo ya de piedra con nombre de monumento, que ni tú ya podrás verlo, ni serán puntos aquí en el Cielo.

Dijo uno:

La Tierra, maldita Tierra, siempre está apartando del Cielo. Que si el hombre lo pensara, le daría a la Tierra desprecio y de ella se aprovecharía y a Dios pondría lo primero.

El hombre que el sentir de Dios lo lleva dentro de su cuerpo, no puede darle preferencia antes a la Tierra que al Cielo. Y menos, conociendo un Lugar donde digan: “Dios me lleva, cuando duermo, en espíritu a su Reino. Que esto no lo digo yo, que Él me lo está diciendo, y cuando vuelve mi espíritu, entonces, hace que lo que dicta lo escriba mi cuerpo”.

Desperté, oí:
No es la Tierra la culpable
de que sea lo de la Tierra lo primero.

Es el hombre, que no ama
y deja después el Cielo.

Si Amor llevas por dentro
y abonas con el pensar en el Cielo,
este Amor ya desprecia
el engaño de este suelo.

La Tierra engaña siempre
al que le falta este lleno.
Le pone obligaciones
para apartarlo del Cielo.

Este engaño más abunda
en hombres que se creen con talento.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C1