miércoles, 23 de mayo de 2018

El Elegido no nace

En Sueño Profético decían:

Si vas por el Camino de Dios, te encontrarás espinas, subidas y bajadas, pocos síes y muchos noes. Te notarán solitario, y entonces el Camino lo verás más largo. Pero como este Camino antes lo pasó Dios, Él ya saldrá a tu encuentro y verás el Resplandor, y una Fuerza que no esperas, que esta Fuerza es la que te hace ser Elegido de Dios.

Dijo uno:

Antes de ser Elegido tienes que entregarte al fuego, como el hierro para fundirlo. Tienes que aguantar los golpes, y en tu cara que no sean conocidos. Tienes que dar el consejo que sigan este Camino. Todavía se ha dicho poco para que seas Elegido.

Desperté, oí:

El Elegido no nace,
porque tiene Libertad
para hacer lo que otro hace.

Pero sí buscas el Camino
que sabes que Dios
ha pasado antes.

Y una vez que lo has pasado,
con Dios tienes que encontrarte.    
 
Si piensas en este encuentro,
ya desvaloras los sufrimientos.

Tienes que seguir a Dios
en la risa y en el llanto.

Si esto va por su Camino,
Dios te abraza y te da Mando.

Porque sufrir y alejarte
es no recordar
cuando Él subió el Calvario.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C6