martes, 5 de junio de 2018

El hombre debería estar siempre buscando los Mandos que van del Cielo

En Sueño Profético hablaban del hombre intelectual. Decían que dentro de los intelectuales había quien su intelectualidad le servía para a él engañarle.

Primer engaño: apartarlo de las Palabras que Dios dejó cuando vivió con Cuerpo, y que hoy, las mismas, sigue diciendo. Si su sabiduría no llega a ver que estos Escritos son Aquí dictados, ya lo están engañando.

Dijo uno que ya sigue el Mando de Dios:

Estos hombres, que son oídos por muchos hombres y respetados por su sabiduría, están siempre perseguidos por espíritus que no son de Dios, para que su sabiduría no acerque a otros hombres a esta Gloria.

El culto que su cultura es provechosa para el cuerpo, si emplea la cultura para el espíritu, es oído y respetado y puede hacer un gran servicio a Dios.

Desperté, oí:

No crea el hombre rudo que ama a Dios,
que a él Dios no le manda.

Le manda y le da caminos
para cundir la Enseñanza.

Que estos caminos están tristes
por falta de esta Enseñanza.

El hombre debería estar siempre
buscando los Mandos que van del Cielo.

Y sería provecho para el hombre
que no cree que Dios esté Vivo,
que está muerto,
y que el mundo es mundo
gracias a sus inventos.

Si a la cultura le falta
el primer Mandamiento,
no se acabarán las guerras,
el crimen y el adulterio.

Hay que enseñar de esta Vida,
para cuando muera el cuerpo.

Que tú espíritu ya va al sitio que pidió
según la vida que hizo tu cuerpo.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C1