lunes, 25 de junio de 2018

Perseguir, destruir o traicionar no es pecado de Perdón

En Sueño Profético decían:

Perseguir a Dios e intentar destruir sus Palabras, no hay pecado mayor.

El perseguir es mando de Satanás, porque sabe que tú aceptas su mando. El destruir, casi siempre es pagado, destruir o traicionar. Perseguir, destruir o traicionar no es pecado de Perdón.

Dijo uno:

El pecado no tiene otra palabra que pecado. Hay pecados hechos que en el camino te encontraste el pecado. Y hay quien se ofrece para llevar a pecar o para servir el pecado. Éste, jamás puede ser perdonado. Si así no fuera, no se conocería al que a Dios amara, viviendo en la Tierra.

El que ama o cree, no puede hacer el papel de Judas. Si esto lo pensara el hombre, se quitaría las dudas que algunos se ponen, pensando: ¿estará perdonado Judas?

Desperté, oí:

¿Cómo va a comparar el hombre, que entres a destruir un rebaño, con que te lleves un cordero?

Si aquí juzgara el hombre, uno quedaría fuera, y otro quedaría dentro de cuatro paredes, y seguro que para buen tiempo.

¿Cómo Dios va a perdonar a la víbora que entra a sus Palabras ensuciar?

Éstos fueron apartados para una eternidad.

Judas traiciona a sabiendas de que cobra y que a Dios Hombre Lo van a matar.

No pienses aquí el Perdón, que te puedes condenar.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5