viernes, 3 de agosto de 2018

Amar es creer

En Sueño Profético decían:

Amar a Dios
y vivir lejos del Prójimo,
no llega a Dios tu amor.

Amor a Dios
sin acarrear al Cielo,
a Dios no llega tu amor.

Amar a Dios
sin cumplir sus Mandamientos,
a Dios no tienes por Dios.

Dijo uno:

Amar es creer. Y al creer y amar, tienes que obedecer.

¿Quién puede creer en Dios y no Amarlo? ¿Y quién puede Amarlo y dejar a sus hijos abandonados? Por eso, Prójimo es Dios, y de él no puedes vivir alejado.

Todo el que ama a Dios, en su acción lo va firmando. Que esto no queda oculto, para que vaya comprobando el que ponga la duda de que tú a Dios no estás amando.

El que ama de verdad, nunca se verá cansado de hacer el bien al espíritu y materia. El bien que hace al espíritu, es más difícil que lo veas, pero si tú también amas, también disfrutar te llevas.

Es sufrimiento y alegría ir cundiendo esta Verdad que en espíritu enseñan para después enseñar cuando llega a la materia.

Desperté, oí:
¿Qué le hace falta al hombre para que vea más claro que Esto no es de los hombres?

Si el Prójimo te conoce,
es firma que va creciendo
y va callando a los hombres.

No hay quien viva el sufrimiento
si a Dios no lleva por dentro.

El hombre habla de Dios,
pero habla sin conocerlo,
porque no Lo acepta Vivo.

El hombre Lo aceptaría
si él mandara en el Cielo.

Hasta que el hombre no olvide
que Dios es Vivo y no muerto,
no tendrá Paz en su espíritu
ni alabará al Cielo.

El hombre te nombra a Dios con lo que hizo,
pero no con lo que hoy está haciendo.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C3