viernes, 12 de octubre de 2018

Dios Único

En Sueño Profético decían:

¡Dios, Consuelo del afligido!
¡Dios, Refugio del pecador!
¡Dios, Padre de todo hombre nacido!
¡Dios, Juez cuando esté tu cuerpo muerto,
cuando ya estés con los Vivos,
aunque ahí les digan muertos!

Este Dios Único, no te juzga, si tú siempre Lo has seguido y le has dicho: “¿Voy bien? ¿Voy, Señor, por tu Camino?”. Antes de que la pregunta haya sido terminada, sientes su contestación en las fuerzas que Él te manda.

A éste no lo juzga Dios. Éste lo que no quiere es que por él sufra Dios.

Dijo uno:

Dios sufre porque quiere que el hombre quiera su Reino. Dios sufre cuando está viendo que el hombre puede condenarse con el engaño de la desobediencia a sus Palabras, que no vivirlas te llevan al pecado. La desobediencia te hace que digas y hagas lo que nunca habías pensado.

Desperté, oí:

¡Qué Palabras dichas en Gloria, sin preferencia para ningún hombre de la Tierra!

¡Dios, Padre de todo hombre nacido!

¡Dios, Juez cuando esté tu cuerpo muerto!

¡Dios, sin preferencia por ningún hombre para dar su Reino!

¡Dios, que juzga la vida que tú has hecho!

Si la vida te arrastró
a algo que fue mal hecho,
si pediste el Perdón
con grande arrepentimiento,
Dios Padre no te abandona.

Debería el hombre vivir
siempre pensando en la Gloria,
y todo lo haría bien.

Porque tendría siempre en su memoria:
“Señor, ¿voy bien?
¿Voy, Señor, por tu Camino?
Antes de morir mi cuerpo,
Señor, yo quiero estar contigo”.
Esto Dios no niega a nadie,
porque es Padre y tú eres hijo.

Dios cunde su Perdón
en Santos muy conocidos,
que el llanto llamó sin voz
al Padre
de todo hombre nacido.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C3