domingo, 7 de febrero de 2010

Los cerca y los lejos - Libro 13 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo II - Pag. 39-40-41


...Leer en Inglés

En Sueño Profético decían:

Dijo Jesús a sus Discípulos un día al salir de la Sinagoga:

El que Mis Palabras oiga y no deje a la materia practicarlas, que no Me Siga porque puede dañar al que Mi Obediencia La sigue. Cuando Yo Doy La Enseñanza, yo sé el que Me Oye y se retira de Mí y el que Me Oye y no cumple Mi Enseñanza, y sé el que tiene temor por si Yo sé lo que pensara. Éste, que pida perdón a mi padre, y ya pueden sus ojos mirarme a la Cara.

Y quedó un momento de silencio, y otra vez se oye a su fuerte Voz con ganas de perdonar:

Están más cerca de Mi Gloria, y están más lejos los que saben que Soy Enviado por Mi Padre, y que en Mi Padre Tengo Mi Reino. Está más cerca el que pecado llora. Y está más lejos el que Mi Enseñanza desprecia. No Puedo Dar el Perdón si antes no hay obediencia.

Ya una vez en la calle, se agrupaban unos con otros y atrás quedaron los que Dios Hombre no quiso que siguieran por Seguirlo e ir ensuciando a otros.

Desperté, oí:

Es Obediencia, grande certificado sin presentar documento.

Los que se fueron detrás, fijos eran del Maestro.

Los que atrás se quedaron, luego, dos grupos se hicieron.

Unos, limpiaron sus ojos y hasta que ya no se vieron, nadie les hacían andar, de pena y remordimiento.

Ya, al llegar a sus casas, refieren lo del Maestro.

A la mañana siguiente, el Perdón Le van pidiendo.

La Enseñanza de aquel día era a los cerca y a los lejos.

A los que si habían pecado, Lo buscaran.

Los que estaban pecando, dejaran de pecar antes de ir a oír su Palabra.

Y si los que Lo seguían no cumplían su Enseñanza, estaban tan lejos como los que no Lo seguían y hacían pecado.

Los lejos que hacían pecado perderían la Gloria porque Él había venido a salvar al que quisiera ser salvado.

Y los cerca que no obedecían, no tendrían disculpa en Gloria.

Es la Obediencia la llave de las puertas de esta Gloria.


***