jueves, 22 de febrero de 2018

Si quieres ver a Dios

En Sueño Profético decían:

Si quieres ver a Dios, di: “Yo quiero verlo”. Pero no te alejes o cierres los ojos donde todos Lo estén viendo.

Si quieres ver a Dios, sigue los pasos del Instrumento, y verás a Dios en cualquier momento. Verán en un sitio chico abundancia de Cielo, y en un sitio que tiene abundancia, Dios, retirar al Instrumento.

Dijo un espíritu con Mando Divino:

Dios, Creador y Poderoso, Dueño de la vida que acaba y de la Eterna. Que el hombre no Lo busca porque no le interesa.

Si el hombre pensara: “Si Dios cobrara el respirar, yo respirar pagaba. Si Dios fuera un dictador, yo de sus leyes no me apartaba. Si yo pensara en la muerte, que de Él sale la Palabra, yo pondría ansiedad por oír donde Él hablara”.

Pero para pensar esto te hace falta creer lo que es Evangelio, y ya cuentas con un Dios Vivo, no muerto. Esto, para desmentirlo, tienes que hacer un recuento de cómo hiciste tu vida y cómo la sigues haciendo.

Desperté, oí:

Ves a Dios cuando cumples sus Palabras, pero cumplir con Amor.

Hay quien cumple para el mundo, pero no para Dios.

Éste es el hombre de Tierra, que todas sus energías ahí luego quedan.

Éstos no sirven a Dios cuando Dios se presenta para que aprisa se diga: “Dios hace Presencia”.

Porque tienen la vida –que no es suya– y el tiempo dedicado a la Tierra     

Deja la Tierra ahí en la Tierra, y ocúpate más del Cielo.

Que en la Tierra estás de paso, y el final es dejar suelo.

Vive como Dios lo manda, y que él sea siempre, contento, tu Dueño.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

miércoles, 21 de febrero de 2018

La belleza y el dinero poco tiempo le hacen

En Sueño Profético hablaban del espíritu y del cuerpo, de lo que el hombre valora lo que poco dura, y desprecia lo que no tiene fin, que su nombre es espíritu, que es lo que le da vida al cuerpo.

El cuerpo busca belleza y dinero. El espíritu busca camino que lo lleve al Cielo. Esto, cuando hay Amor a Dios, que tus pasos lo van diciendo.

Dijo uno:

Yo, cuando vivía con cuerpo, pocos años tenía cuando me di cuenta de que el dinero y la belleza hacían servicio poco tiempo. La belleza, aunque la cuides, no aguanta más de su tiempo. Y el dinero, en la vejez, ya está pensando tener otro dueño. Ahora compara el espíritu: ni se muere, ni conoce vejez, y todo el bien que hizo, Aquí viene con él.

Desperté, oí:

No censures la belleza
donde Dios la haya mandado,
que esto es un adorno
como otro adorno que veas.

Tampoco tires dinero,
poniéndole las palabras:
“Yo no lo quiero”.
Que esto sería no entender
esto que dicta el Cielo.

Va el Mensaje,
a que la belleza se va
y te deja huella nada más.

Y el dinero,
tú lo tienes que dejar
para que otro sea dueño.

El espíritu no te desprecia
ni por pobre ni por rico,
y lo que hagas ahí,
Aquí se viene contigo.

Es más grande esta comparación
cuando tú siempre has querido
que todos quieran a Dios
antes que lo que se ha dicho.

La belleza y el dinero
poco tiempo le hacen,
al mismo, servicio.

Esto es muy deseado,
pero es también peligro.

Puedes ensuciar belleza
o que mueran de hambre
y tú mueras rico.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C4

martes, 20 de febrero de 2018

Desde que Dios hizo el mundo, no ha faltado su Presencia

En Sueño Profético decían:

No se puede amar a Dios y no acudir a oír su “Palabra hoy diciendo”.

No puede ser haber leído los Evangelios y no compararlos con alegría con éstos hoy dichos al espíritu, y luego al espíritu y al cuerpo, para poder dar la Enseñanza hoy, pues el hombre todo lo reforma apartándose del Camino de Dios.

Dijo un espíritu al que Dios le da Mando:

Si el hombre lee los Mandamientos de Dios y piensa en la muerte, yo creo que muerte antes le llega, al sentirse él culpable.

El primer Mandamiento no lo enseñan. Al quinto Mandamiento el hombre responde con las guerras. Y la carne que Él une, el hombre la rompe y la une al pecado.

¡Si el hombre enseñara que romper lo que Él une es el peor de los pecados, y que de aquí ya brotan con fuerza y con naturalidad los pecados!

Si el hombre no corta esta enseñanza, será el hombre como las fieras, que en el momento del hambre devoran. Pero todavía el hombre es peor que las fieras, que no se abalanzan en el momento, que el momento ya lo llevan.

Desperté, oí:

¡Qué fuerza tendrá el pecado,
que te lleva a condenarte!

Dios deja la Libertad,
hasta que el cuerpo lo entierran.

Pero siempre está mandando algo
para que vea el hombre
que de esa vida pasa a Ésta.

Desde que Dios hizo el mundo,
no ha faltado su Presencia.

Ya, cuando se hace Hombre
y Dios Hombre está en la Tierra,
tiene doble condenación
el que su Palabra no enseña.

Y el que se atreve a reformar,
¿cómo creer que el día que muera
será juzgado por el Tribunal de la Gloria?

Si esto lo cree el hombre,
no hace reforma.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C1

lunes, 19 de febrero de 2018

Buscad en mi Nombre al que de mi Reino esté retirado

En Sueño Profético decían:

Si los buenos se ocuparan y persiguieran al que hace lo mal hecho, lo quitarían de que hiciera lo que estaba haciendo.

Se van a decir Palabras, Aquí dictadas, en el Cielo, para que aquel que la lea se quite o se achique sus defectos:

Si el rico fuera menos rico, el pobre no sería tan pobre.

Si el que come todos los días pensara en el que no come, el hambre no se conocería.

Si el que cree en Dios enseñara a que creyeran, el creer haría amar, y ya serían fronteras para que el hombre se tratara como Dios dejó dicho cuando vivió de Hombre en la Tierra.

Dijo uno:

Lo malo tiene que existir mientras haya hombres y Tierra. Pero si el bueno pensara en Dios, lo bueno ejercería por fuerza, y ya pediría el Perdón por no haber vivido la Ley que Dios Hombre les dejó a los cristianos:

Buscad en mi Nombre al que de mi Reino esté retirado. Yo voy al Padre, pero entre vosotros está mi Mando”.

Desperté, oí:

Culpaban en la Gloria, al que lo creían por bueno, de que lo mal hecho se agrandara y más se practicara por culpa del bueno no ser bueno.

El bueno que vive para servir a Dios, moldea lo mal hecho, como alfarero el barro.

Y ya contenta a Dios.

Si eres bueno, mira al Cielo y tráete a tu memoria al que es malo por el bueno.

Por muy bien que viva el malo, si eres bueno, ese bien no es deseado.

Porque es bien haciendo daño a los buenos y a los malos.

Lo bueno, cuando es de Dios, siempre le puede a lo malo.

Pero este bueno escasea y no persigue lo malo.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C2

domingo, 18 de febrero de 2018

Dios da silencio y da escándalo

En Sueño Profético hablaban de los espíritus que no están en la Gloria de Dios, de los espíritus que actuaron y vivieron en contra de Dios. Decían:

Estos espíritus están al servicio de Satanás, primer espíritu que Dios Padre retiró de su Presencia, con el nombre de Demonio. Este espíritu tiene su sitio: “Profundidad”, que jamás puede tener contacto con espíritus de la Gloria. Pero sí intentan ensuciar al espíritu que le falta Fuerza de Dios, porque este espíritu le deja sitio al espíritu del mal. Si el espíritu está reforzado, ya intenta llevárselo con el engaño. Pero tiene la respuesta: “Vete, Satanás, que eso está en contra de mi Dios”.

Dios Hombre enseñó a los Discípulos a conocer a los espíritus que no llevaban su Mando, a los que no aceptaban que Él fuera enviado por Dios Padre, Creador del Mundo de todo lo invisible, que no lo ve nadie más que el que Él quiere, que lo pidió con la aceptación, que sin protestar, todo lo aceptaba.

Desperté, oí:

Tienes que pedir fuerzas a Dios, pero antes de pedirlas tienes que saber que las fuerzas vas a ponerlas al servicio de su Mando.

Que esto lo sabes cuando conoces a los espíritus que te persiguen queriendo darte el engaño.

El que tiene trato con el que enseña de Aquí, porque Dios ya le da Mando, tiene menos disculpa para albergar palabras que de Dios van retirando.

Un espíritu de Dios puede ser engañado, pero si tiene Enseñanza, en su intranquilidad sabe que no es Dios el que está actuando.

El actuar de Dios da silencio y da escándalo.

Silencio, para oír lo que Dios está hablando.

Y escándalo, cuando quieran desmentir los espíritus contrarios.


***

Libro 30 - Investigaciones la Verdad - Tomo IV - C3

sábado, 17 de febrero de 2018

El camino

En Sueño Profético vi un camino ancho, y nada había por medio. Iba la gente contenta, pero un contento de ansiedad, de faltar algo por dentro.

Se quitó aquel camino, que es el camino de la vida material, que es camino de momento, y se vio otro camino. Éste era estrecho, tenía obstáculos, porque la gente que iba se agachaba a quitarlos. Aquí iba poca gente, pero Dios iba a su lado, por eso veías agacharse y ninguno protestando. Sabían que al final del camino de los contentos, entonces empezaba llanto, porque habían vivido vida siempre de Dios apartados, sin pensar que el del sufrimiento era el camino contento. Porque contento sin Dios, llámale calvario oscuro, cieno de mal olor, fuerza que te desespera por no ser Camino de Dios.

Desperté, oí:

¡Qué cierto que el hombre
coge el camino sin Dios
y a esto le llama vivir bien,
vivir contento!

Sin pensar
que el paso por esa vida
tiene un camino estrecho,
con obstáculos
y lleno de sufrimientos.

Pero con Dios a tu lado,
llegan pronto los noventa
y el camino terminado.

Luego está este Camino,
ancho, Eterno,
que el estrecho te tenía reservado.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

jueves, 15 de febrero de 2018

Si eres de Dios

En Sueño Profético decían:

Si eres de Dios, tienes que darle el valor al espíritu y después al cuerpo.

Si eres de Dios, tú dominas a tu cuerpo cuando quiera llevarte al pecado.

Si eres de Dios, tú no puedes romper los Mandamientos que están dichos por Dios y mandó que quedaran escritos para todos los hombres que fueran naciendo después de su Resurrección, y para que se cumplieran para tener Vida Eterna en su Gloria.

Si eres de Dios, coges una parte de sufrimiento de aquel que está sufriendo por lo que no sufres tú.

Dijo uno:

Hay sufrimientos tan grandes, que, sólo al pensar en Dios, ya no los ves tan grandes, si piensas en Dios como Hijo y en la Virgen como Madre. Pero tienes que pensar que Él pudo no haber consentido el sufrimiento, y lo dejó. Que es toda vía más sufrir, ver que el hombre quiere Calvario en la Cruz, y Dios le deja su Permitir.

Desperté, oí:

No hay sufrimiento mayor,
si eres de Dios,
que el sufrimiento que te viene
de la carne de tu misma carne.

Pero si piensas en Dios,
la ira y la desesperación
no pueden llegarte.

Que son los dos personajes,
con más fuerza,
para retirarte de Dios.

Es sufrimiento, sufrir.
Pero tiene que ser mayor
aquel que muera de viejo, diciendo:
“Dios sufrió, pero yo no”.

Si sufres sintiendo a Dios,
después del grande sufrir,
Dios te da resurrección.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C6