jueves, 31 de julio de 2014

Dios Juez, Dios Creador de la Fuerza

En Sueño Profético decían:

No callando, obedeces a este Mando de Dios, y así Él te seguirá mandando, mandando y abriendo puertas para que sus Palabras no queden presas y den vida y fuerza al débil, consuelo al afligido y hablen normal de que Dios es Vivo. Que lo que dijo antes, ahora dice; y lo que dice ahora, antes lo dijo. Esto es Dios frenando al hombre en el paso que ha cogido, tan aprisa y tan en contra de Él.

Dios no obliga a que Lo quieran, pero no puede quedarse como si no existiera: sin comunicarse al hombre, sin que el hombre vea su Poder. Dios tiene que hacer prodigios para los ojos de la carne, y Arrobo para Enseñanza del espíritu.

Dijo uno:

Estos Escritos que Aquí dictan tienen que ser presentados a todo hombre que pueda hacer gran divulgación. Que si no lo hace, el Cielo lo juzgará. Igual que, si la hace, el Cielo lo premiara.

¡Dios Juez, que no puede engañarlo ni el inocente ni el que está lleno de maldad!

¡Dios, que lo que no se ha formado, antes que nadie, Él ya sabe la forma que tomará!

¡Dios Creador de la Fuerza, la que pocas veces le presenta al hombre para que Lo crea!

Desperté, oí:

Si Dios presentara su Fuerza,
como dictan los Mensajes,
hace tiempo que el hombre
viviría asustado
y cobardía le verías.

A más sitios vean
esta grande Sabiduría,
menos podrán callarse.

Que no se quede el camino quieto,
tranquilo o esperando.

Que al silencio,
al escándalo lo acobarde.

Que se quiten el antifaz
queriendo a Dios engañarle.

Con fuerza sea presentado
lo que de esta Gloria sale.

Y que queden enterados,
buenos, malos y regulares.

Que puede que los de en medio
busquen a muchos para salvarlos.


***

Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo III - Pág. 151-152-153

miércoles, 30 de julio de 2014

Por Filtros Divinos pasando

En Sueño Profético decían:

Elegido en esta medida no lo busques, que no lo encuentras.

Elegido que hable del Sitio donde está Dios Padre y Dios Hijo, dándole Aquí explicación para enseñar ahí al hombre, esto no lo encuentras ahí, porque Aquí Dios no lo ha traído. Y el que quiera enseñar de Aquí sin haber venido, puede condenarse si se sale de las Palabras que están dichas por el mismo Dios.

Para llegar a esta Intimidad, el espíritu sin el cuerpo tiene que haber pasado por los filtros de la Aceptación, de la Caridad y de la grande Obediencia a este filtro, que el espíritu hace que por él pase la materia. Ya esta materia comprende y acepta con facilidad, igual que los muertos que Aquí están Vivos. Pero aunque no veas cuerpo, el cuerpo siempre ensuciarán, aunque le des mucho aseo. Porque lo ensucia el espíritu, si no es espíritu de Dios.

Que esta Enseñanza te descubre las actuaciones en contra, las que no van por el Camino de Dios y en tu interior lo sientes.

Dijo uno:

¿Quién no habrá leído estos Mensajes y le habrá dado gran contento, y otros, de ira, al leerlos se habrán llenado por dentro?

Estas Palabras llevan atracción buena, o te llenas de veneno por no querer que sean para llevarlas al cuerpo cuando el espíritu aún le da vida.

Tiene Aquí que estar bien enseñado el Instrumento, porque el “no”, al “sí” lo hace enano.

Desperté, oí:

Este Mando que da Dios
para traer al espíritu
y luego darle más Mando,
tiene que estar este espíritu
por Filtros Divinos pasando.

Tiene que estar
a una disciplina voluntaria.

Tiene que decir:
“Señor, siempre tu Mando espero”.

Siempre confiar en Él,
por saber que es Eterno.

Traer todo lo pasado
delante del pensamiento.

Lo pasado de alegría,
no pasado en sufrimiento.

Que es lo que hacen
los que no creen en el Cielo.

El sufrimiento se borra,
como Dios olvida lo del Madero.

Si Dios esto no olvidara,
habría retirado el Perdón.

Y el milagro lo encerraba,
que siempre lo tiene suelto.

Pero el hombre no lo ve
por lo lejos que vive sus Palabras.

Di: “Señor, qué Bueno eres,
que mandas a diario tus Palabras”.


***

Libro 17 - Investigacines a la Verdad - Tomo II - Pág. 185-186-187

martes, 29 de julio de 2014

Teología diciendo

En Sueño Profético decían:

El que habla de Aquí del Cielo, delante del que Aquí Dios trae, el que conoce esta Gloria, siempre tiene para enseñarle; Aunque a éste que Aquí viene lo veas a veces pararse, no es por falta de respuesta.

Dijo Tomás de Aquino:

El hombre estudia de las Palabras de Dios que hay escritas. Pero debía de estudiar cuando oyera decir: “allí o aquí habla Dios”. Éste era el estudio que tendría que hacer todo hombre que dijera: “Yo soy cristiano”. Y si un teólogo oye describir la Gloria por boca del arrobado, ¿cuánta Enseñanza coge de ahí? Nadie como el teólogo puede aprender y enseñar del espíritu, de la muerte de la carne, y del Vivir Aquí el espíritu. Si cada vez que Dios manda un Mensaje, lo cogieran convencidos que era Dios, todos estarían aptos para conversar con el que Dios Aquí entra. Es falta de Amor y de Creencia, y vergonzoso, que no puedan hablar con el que Dios le hable para que aprenda el hombre de vivir en espíritu después de soltar la materia. Estas explicaciones dadas en sitios que se presume de Teología, ¡cuánto bien harían! Puede que al torpe más le sirvieran, y el listo más listo fuera, y ya no faltarían libros que tuvieran estos Textos.

Busca dónde habla Dios y aprenderás “Teología diciendo”, porque siendo el mismo Dios, Él habla según los tiempos.

Desperté, oí:

No haya interpretación en estas últimas palabras del Arrobo.

Dios no tiene tiempos. El hombre, con la Libertad que Dios da, él cambia los tiempos.

Y Dios, con su Sabiduría, para al hombre.

Para al hombre, y hace Sabio al que el hombre da desprecio.

¡Es grande Teología la que Dios dicta del Cielo!

Porque el Saber de esta Gloria, siempre te dice algo nuevo.

Los Teólogos que amen, no dudan que esto es del Cielo.


***

Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 102-103-104

lunes, 28 de julio de 2014

Ama como el niño que la madre lo amamanta

En Sueño Profético decían:

“Hay mucho escrito de cómo hay que ser para que Dios te elija”.

Dijo uno:

Yo diría que el Amor a Dios, es como el amor del niño a una madre, amor que busca el niño porque en este amor está su vida, y su vida depende de este amor. Ama mucho, y Dios te elegirá. El que mucho ama, conoce a Dios antes que Dios diga: “Yo soy Dios”.

El niño conoce a la madre por muchas madres que hubiera, la razón es el amor que esta madre da al niño, y el niño se entrega haciendo este amor conozca a la madre.

Pues si Dios te da mucho más Amor, entrégate a Dios como niño, y conocerás cuando las Palabras sean de Dios.

Si conoces cómo Ama este Dios, ¿por qué te extraña cómo actúa?

¿Qué importancia le ve el hombre a que Dios se manifieste a uno: Poder Aquí visto tan chico, con el Poder que tiene este Dios, si en todo lo movido ahí en la Tierra, lo pensado y lo oculto, Dios está presente?

Dios está Aquí en su Gloria, y todo lo que hay en la Tierra, por insignificante que sea, está a la vista de Dios, todo está en Dios y Dios está “con” todos, pero no “en” todos. No está en todos, por la vanidad del hombre y por el pecado. Aquí falta Amor. Si hubiera Amor, no había vanidad ni pecado.

Si el hombre pensara lo que es Dios, vería todo fácil.

Decir que es difícil que Dios hable y extrañarse, es como si de un académico dudaras de que supiera las vocales y lo pusieras de inteligentísimo. Pues mucho más asombro da, el hablar del Poder de Dios y extrañarse que hable en cualquiera que dé resonancia a su Voz.

Desperté, oí:

Ama como el niño
que la madre lo amamanta,
y este Amor te hará
que conozcas a tu Dios.

Es tu Dios si tú lo quieres,
porque Él no te dirá
que Lo quieras si no quieres,
aunque es Rey de Eternidad.

No hay quien piense lo que es Dios
y dude que pueda hablar.
Si lo duda ya no piensa
que no se mueve jamás
la pluma de un triste ave,
aunque haya un huracán.

Todo es Voluntad Divina,
Voluntad que no es mandar.

Voluntad, que si mandara,
el mundo no estaba ya,
que tan sólo quedaría
este Mundo Espiritual.

Mundo de Paz y de Gloria,
“pa” el que mucho quiso amar.

Que el que ama se retira
de aquél que pecando está.


***

Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo II - Pag. 97-98-99

domingo, 27 de julio de 2014

Cultura del académico, que no precisan los Santos

En Sueño Profético hablaban de la forma que tiene el hombre de creer en Dios, de la inteligencia del inteligente, de la reacción del bueno, del pensar tan corto del hombre, de la medida que el hombre le quiere poner a Dios en su Mando.

Dijo uno:

Sería de un pensar corto e inteligencia sin saber lo que decía (y ya no era inteligencia), ofender y recriminar a uno que midiera 1,80, haciéndole dijera que no lo medía y obligándo a que se quedara con una medida normal. Pasemos ahora al color de los ojos: ¿cómo querer que teniéndolos negros, los ponga azul claro, y que este mismo dictador, sin saber lo que está hablando, pusiera toldo a la Luna despreciando su alumbrado? ¿Se puede llamar hombre culto? ¿Se puede llamar hombre bueno? ¡Pues esto es tan chiquito comparado en querer que Dios ya no siga hablando...!

¡Hombres sin querer que sea
lo que Dios tiene mandado!

¡Hombres que no piensan en muerte,
porque muertos están andando!

No tienen miedo al Infierno
y Gloria nunca han amado.

Hablan del Mundo de Dios
como cuento ya pasado.

Son hombres ahí en la Tierra,
Aquí son cieno despreciado,
despreciado por el Mando
que es Poder en Cielo y Tierra,
que el que lo ama, ya es sabio.

Desperté, oí:

Este Mensaje es Fuerza;
Poder y Amor va enseñando.

Si este Dios no amara al hombre,
no sufriría para enseñarlo.

¡Qué comparaciones pone,
para que veas su Mando!

Para que pienses y digas:

Es más fácil que el gigante
se convirtiera en enano,
que callar una palabra
el que dice: “yo no hablo”.

¿No estás viendo hombre culto,
que cultura está faltando?

Cultura del académico,
que no precisan los Santos.

Aquí hay hombres cultos,
que su cultura siguió
como apellido a su nombre.

Primero, Amor a Dios.
Después, título y dinero.

Éstos son los que hoy dictan
con el Mando de este Cielo.

El Instrumento de Dios
dice lo que está diciendo.


***

Libro 11 - Te Habla el Profeta - Tomo II - Pag. 85-86

sábado, 26 de julio de 2014

Orden de predicadores

En Sueño Profético decían:

Dios quiere que se publiquen sus Mensajes al Dictado como ella los escribe. Ella recibe la Palabra y la escribe, y el hombre tiene que recibirla de ella y publicarla. No seguir este Mandato, es faltar a la Obediencia de este Inmenso Dios, nombre que todos pronuncian y es por muy pocos alabado. Dios elige, pero deja Libertad, Libertad que coge el hombre cuando no ama. El que ama, no se acuerda de la Libertad que Dios da.

Dijo Catalina de Siena:

La Orden, dormida está.
No es esta la postura
si la Orden es predicar,
y estas Palabras se ve
que de Aquí bajan a allá.

Puede comprobar la Orden,
que aquí el hombre no pone “na”.
Esto es Orden de predicadores:
predicar el Evangelio,
que es la Palabra de Dios.

Pues si Dios te da el Venero
de sus Palabras y su Amor,
¿qué mano oculta detiene
este Mensaje de Dios?

Continuó Domingo:

Oculta, pero no para Dios.
Dios sabe si el hombre puede
y dónde pone el stop.

Hay veces que se hacen las cosas,
pero no se hacen por Dios.

Esto, si el hombre lo pensara,
lloraría en alta voz.

Dominicos de esta Gloria,
estamos en ruegos “tos”,
para cortar la demora,
aquí sin justificación.

Desperté, oí:

No se puede oír hablar
al que Dios traiga a su Gloria,
sin tú de Gloria hablar.

Y si tú tienes “armamento”,
tienes ya que publicar.

¡Cuánto sufre el que Aquí viene
porque Dios lo trae arrobado!

¡Cuánto sufre porque el hombre
tiene a este Dios olvidado!

Debería tener condena
el que hablara de este Dios
sin que a este Dios quisiera.

Ella tiene alegría con pena,
y también tiene sufrir
cuando lleva estas Palabras
y entierro les dan ahí.

Este entierro ya se acaba,
y se acaba el sufrir.
Este entierro no lo siguen,
por mandar Dios desde Aquí.

Aquí puede ver el hombre,
que la mandan a escribir
espíritus que ahí vivieron
y con Dios están Aquí.

DOMINGO DE GUZMÁN Y CATALINA DE SIENA


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - Capítulo 3

viernes, 25 de julio de 2014

Caridad donde haga falta

En Sueño Profético decían:

Si la Caridad se viera como se ve la escritura, poca Caridad verías.

Hay quien hace Caridad donde no la necesitan, porque había comido ya y más comida tenía.

Pero no tenía quien le diera Caridad que no fuera la comida.

Esta Caridad escasea porque al Cielo no miran y hacen este pensar: “Señor, yo me puedo ver igual, que necesite palabras que traigan Caridad. Puede que una mano sana, siendo mía, yo le ponga enfermedad sin pensar lo que yo hacía.

Si esto pensara el bueno, Caridad ya repartía.

Dijo uno:

El que tenga Caridad y sepa dónde dejarla, ya tiene sitio en la Gloria aunque pocos rezos haga. Esto lo decía mi abuelo cuando veía rezar y no usar la Caridad en el que caído estaba en el suelo.

Cuando se ponía a hablar, al malo lo hacía bueno y le quitaba la ira del pensar que hacía por dentro. Ya, el bueno, pensaba en Dios y en estas Palabras Bíblicas: “Perdonad si queréis ser perdonados. Pensad, si algo queréis, verlo en el suelo tirado”.

Desperté, oí:

Si se practicaran
la Palabras que Dios dice,
–porque Dios no es que dijo–,
no había hombres malos.

Cierto que el rezo te sirve
cuando a Dios Le hagas caso
en practicar sus Palabras.

Pues si no las practicas,
el rezo no llega a nada.

Es jarra rota que coges
queriendo llenar de agua.

Haz el rezo con Amor
y ponle esta plegaria:

“Señor, que yo tenga Caridad
con el que tenga más faltas”.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pag. 49-50