martes, 7 de agosto de 2018

Todo el mal que hace el hombre es porque a Dios no ama

En Sueño Profético decían:

¡Qué sencillo es ser bueno, del bueno que quiere Dios que practique el hombre! ¡Qué sencillo es olvidar el mal que otro hace, cuando te ponga palabras: “que el mal yo quiero quitarme”!

El que cree en Dios y Lo ama, no puede hacer el mal, aunque a hacer el mal lo obligaran, porque haciendo el mal, a Dios nombraban. El amar a Dios prohíbe que el pensamiento albergue palabras malas o letreros al revés, que lees otras palabras.

Todo el mal que hace el hombre es porque a Dios no ama.

Dijo uno:

Hay quien ama a Dios y la Tierra lo engaña, y si practica el engaño, ves que, de la Palabra que de Dios hoy manda, se aparta.

Ni seglar ni Representante pueden mirar al Cielo diciendo: Señor, como tu “Palabra hoy diciendo”, para mí no hay nada delante.

Esto, seglar que pueda y Representante, engañan a Dios si de sus bocas estas palabras salen.

Desperté, oí:
Se va a aclarar, “engañar a Dios”.

Dios no queda engañado, porque entonces no sería Dios, Creador y Dueño de toda la Sabiduría que al hombre le llega.

Que este es el engaño con el que el mismo hombre se engaña, y vive retirado de este “Evangelio Diciendo”.

Si el hombre hiciera stop al leer estos Dictados, él se pondría el castigo de no llamar al Cielo, invocando a ningún Santo, cuando viera que en la Tierra el sufrir no podía quitarlo.

Esto es Presencia de Dios, en Palabras, al hombre.

Que ni Ministro ni seglar pueden una Palabra reformarle.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C1

lunes, 6 de agosto de 2018

El Espíritu de Dios es centinela del Cielo

En Sueño Profético decían:

Busca siempre un sitio en el que publiquen y den escándalo a esta Comunicación diaria. Que el escándalo es obediencia al Mando que da Dios.

El silencio es triunfo a los espíritus que están en contra de Dios.

Si ni los escritos ni la actuación del Elegido son de Aquí, que publiquen un Mensaje, y errores que vieran, que también sean publicados.

Estos Escritos, se ha dicho muchas veces, que son primero al espíritu y después al espíritu y al cuerpo, que es cuando Dios manda que se dicten.

Esto, teólogos y hombres de letras, teniendo en cuenta que la muerte les llegará, si lo piensan, tienen una responsabilidad bastante grande. Y jamás pensarán: “esto son amenazas”, porque la muerte es un Mando de Dios como la vida, cuando no es muerte buscada.

Dijo un espíritu que Dios le da Mando:

No puede decir el hombre que estos Dictados retiran del Cielo.

No puede decir el hombre que te quitan caridad y te prohíben vivir en el Prójimo, y que te llevan al pecado.

Si piensas esto, date ya por condenado.

Te llevan al convencimiento que donde no hay Paz ni aceptación al sufrimiento, no hace Presencia Dios.

Te enseñan a recibir injusticias para que a Dios no Lo ofendas.

Desperté, oí:

Si el hombre busca la Paz
y Dios del Cielo la manda,
si este buscar es verdad,
¿cómo huyen y se apartan?

Silencio e indiferencia
a este Mando de Dios,
tu espíritu es rebelde
y no está en el Camino de Dios.

El Espíritu de Dios
es centinela del Cielo,
y antes que mande Dios
está esperando contento.

Los Pastores de Belén
cundieron su Nacimiento.


***

Libro 22 - Investigaciones a la Verdad - Tomo III - C3

viernes, 3 de agosto de 2018

Amar es creer

En Sueño Profético decían:

Amar a Dios
y vivir lejos del Prójimo,
no llega a Dios tu amor.

Amor a Dios
sin acarrear al Cielo,
a Dios no llega tu amor.

Amar a Dios
sin cumplir sus Mandamientos,
a Dios no tienes por Dios.

Dijo uno:

Amar es creer. Y al creer y amar, tienes que obedecer.

¿Quién puede creer en Dios y no Amarlo? ¿Y quién puede Amarlo y dejar a sus hijos abandonados? Por eso, Prójimo es Dios, y de él no puedes vivir alejado.

Todo el que ama a Dios, en su acción lo va firmando. Que esto no queda oculto, para que vaya comprobando el que ponga la duda de que tú a Dios no estás amando.

El que ama de verdad, nunca se verá cansado de hacer el bien al espíritu y materia. El bien que hace al espíritu, es más difícil que lo veas, pero si tú también amas, también disfrutar te llevas.

Es sufrimiento y alegría ir cundiendo esta Verdad que en espíritu enseñan para después enseñar cuando llega a la materia.

Desperté, oí:
¿Qué le hace falta al hombre para que vea más claro que Esto no es de los hombres?

Si el Prójimo te conoce,
es firma que va creciendo
y va callando a los hombres.

No hay quien viva el sufrimiento
si a Dios no lleva por dentro.

El hombre habla de Dios,
pero habla sin conocerlo,
porque no Lo acepta Vivo.

El hombre Lo aceptaría
si él mandara en el Cielo.

Hasta que el hombre no olvide
que Dios es Vivo y no muerto,
no tendrá Paz en su espíritu
ni alabará al Cielo.

El hombre te nombra a Dios con lo que hizo,
pero no con lo que hoy está haciendo.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C3

jueves, 2 de agosto de 2018

Servicio que Dios manda

En Sueño Profético decían:

Verás frialdad
donde no sea lo de Dios lo primero.

Verás algo faltar,
aunque digan que son buenos,
y te cansará el oír
lo que no es para este Cielo.

Dijo uno:

Es difícil comprender,
sin palabras, al espíritu,
si estás con pies en el suelo,
porque pueden estar pies
y de ellos tirar tu espíritu
y sacarle buen provecho.

¡Es lástima que los hombres,
que pueden pregonar esto que baja del Cielo,
no acudan ofreciendo su cargo,
su tiempo o su dinero,
que nada les rentará como la renta del Cielo!

Tiene que llegar el momento
que lloren para saber
y se haya cumplido el tiempo.

Al que se cree importante,
debería darle miedo,
cuando el cuerpo le enfermara,
pedir curación al Cielo.

Desperté, oí:

Luego acudirán
los que hoy necesitas
y no se ofrecen.

Y tendrán la respuesta,
con palabras o sin palabras,
de la indiferencia.

Si esto así no fuera,
no sería Dios
el que estos Escritos diera.

El Instrumento no puede
salirse de esta Obediencia.

Obediencia que es Amor
queriendo que todos sientan.

El Instrumento descansa
cuando no tiene descanso el cuerpo,
ni silencio sus palabras.

Pero que sea servicio
del Servicio que Dios manda.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2

miércoles, 1 de agosto de 2018

Dios se manifiesta

En Sueño Profético decían:

No puedes amar a Dios quedándote indiferente a lo que digan que Dios está diciendo. Aunque reces de rodillas, con tu mirada en el Cielo, no puedes amar a Dios y dejar Esto en desprecio. Ya, engañan a los hombres, pero a Dios no pueden engañarlo, por ser Dios, Vida que llevan los cuerpos.

Dijo uno:

¡Qué mal se están portando los hombres en este vivo Evangelio! ¡Con lo claro que Dios manda que quede escrito lo que Aquí dicen en el Cielo!

Cuando Dios se manifiesta, que no es del hombre el invento, siempre Dios deja su Huella, para que el que quiera viva su Premio.

Pero aquí, ya, el que quiere a Dios, aquí lo está viendo. Y al que no Lo quiera, está Dios dejándolo al descubierto.

Debería entrarles pena y vivir remordimiento al permitir que el que Dios elige viva un grande sufrimiento, una vez que es enlace para acarrear al Cielo, que consuela al afligido y lleva comida al hambriento. Que el sacrificio lo emplea para tener a Dios contento. Y ya no es sacrificio, es vivir para este Cielo.

Desperté, oí:

No quiere el Cielo dictar
las Palabras que Dios tiene
para el que no Lo ama.

No quiere el Cielo,
porque la vida del cuerpo
pronto acaba.

Debería estar temblando,
cuando pensara en la muerte,
el que no quiere que Dios
al hombre se manifieste.

A esto, el no acudir,
no tiene disculpa,
sabiendo que va de Aquí.

¡Hombres queriendo engañar
al que su vida les deja!

Que saben que no Lo engañan.
Es que Dios no les interesa.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4

martes, 31 de julio de 2018

No vale más el saber, que la Iluminación de Dios

En Sueño Profético decían:

Se van ha decir palabras para pensarlas y cada uno coja la Enseñanza que él vea que le hace falta:

No vale más el saber, que la Iluminación de Dios.

Tiene que llegar el momento que, al que esto crea, no le extrañe que le niegues consejo.

Si el de cerca practica la Obediencia, al de lejos lo acerca.

Es más de Dios el que come y quiere que todos coman y aparta de su comida para el hambriento, que el que come teniendo de sobra y no se trae a su mesa al que por hambre se esté muriendo.

Pues si el que Dios Aquí trae, quiere que hagas lo que él está haciendo, no dudes y acuérdate de cuando echaron la red y acudieron los peces. Pues si los peces obedecieron porque vieron obediencia en la red, ¿por qué tú no obedeces al Instrumento?

En esto, con los ojos cerrados, ves verdad, porque el sentir te lo va diciendo, que la actuación es Luz de Aquí.

Desperté, oí:

¡Cuántas palabras decían en la Gloria que no las dictan! Y ponían dos personajes: “Saber del hombre” e “Iluminación de Dios”.

Decían, que el saber del hombre podía saber de alguna rama.

Bien por libros, bien por practicar con lo que aprendía.

Pero que la Iluminación de Dios era palpitación Divina, que no necesita libros ni profesor.

En esto, el sentir forma diálogo con la montaña y el llano, con el pájaro y la fiera, que siendo pájaro, su vuelo olvida a la fiera.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C7

lunes, 30 de julio de 2018

El que crea esta Verdad, gran enseñanza le deja

En Sueño Profético decían:

Subir calvario con Dios,
resurrección segura.

Querer el bien para el Prójimo,
ya puedes quitar la duda
de que no sea un buen cristiano
y todo lo de Dios cumpla.

Pues lo mismo que ves esto,
ves al que tienen por bueno,
que está viviendo su vida
sin oír este “Diciendo”,
a sabiendas
que no es del Instrumento.

Pero nada le interesa,
lo que baja de este Cielo.

Esto no es amenaza,
pero ¿qué dirán a Dios,
en silencio o en palabras,
el día que se presente la muerte
apartando medicamentos del hombre
y quedando sorda
a las súplicas y llantos
de aquello que tanto quieres?

Entonces, verán más claro
lo que pudieron hacer
con el Instrumento
y sufrimiento haber quitado.

No tiene disculpa ante Dios,
saber de dónde viene el sufrir
y, sin que hagas sacrificio,
poder quitar el sufrir.

Si esto tú no lo hiciste,
cómo luego poder decir:
“No me dejes Señor,
mi espíritu es Tuyo,
llévame a tu Reino”.

En estas palabras
ya abres la mano
y dejas de ser dueño de aquello
que te apartaba del Cielo.

Desperté, oí:

Va grande la diferencia
de sufrir y seguir buscando
a ovejas perdidas que a Dios quieran,
a tener grande vivir
y negar al que necesite de ti,
dejando que el sufrir le crezca.

El que crea esta Verdad,
gran enseñanza le deja.

Pero le hará pensar
cuando se enferme su materia:
“Yo me he portado mal,
pude quitar sufrimiento
al que subía el calvario
cada día con más peso”.

Hasta que Dios,
al camino le manda
que ya no sea calvario,
y hace alfombra de rosas
sin que tú la hayas pedido.

Es alegría y peligro
conocer al Elegido.

Porque Dios elige a uno,
y éste, ya elige a muchos.

“De estos muchos quedan pocos”,
esto fue dicho por Dios Hijo.
Por eso es peligroso
conocer al Elegido.


***

Libro 22 - Investigacines a la Verdad - Tomo III - C2