jueves, 27 de julio de 2017

Pudiendo, despreciaron

En Sueño Profético decían:

Después de mucho llorar
tienen que faltarle lágrimas
al que pudo hacer aquí
un buen servicio
y a Dios Le volvió la espalda.

Tienen que querer llorar
y no se verán las lágrimas.
El gran remordimiento
hace muralla a las lágrimas.

Dijo uno:

Las lágrimas, muchas veces, el sufrimiento lo aplacan. Por eso aquí se niegan y el remordimiento les quita la Paz y ellos mismo se ponen condena.

Esto, después de mucho llorar, el día que vean que vino otro detrás de ellos y hoy tiene doble preferencia, tienen que faltarle lágrimas para que el sufrir sea mayor.

Si tan sólo el pensar: “De tan grande que es el mundo, a mí me ha tocado estar donde hoy es Sitio Único, que Dios arroba un espíritu, y cuando lo manda al cuerpo, le manda que quede todo escrito para enseñar y poder justificar que son Palabras del Cielo, que Dios las manda dictar.

Desperté, oí:

Si las lágrimas pagaran, como las monedas, deudas, los que pudieron y dieron la espalda, si pensaran el mal que hicieron, no tendrían lágrimas para pagar.

Esto, usando las lágrimas como se usan los pies, las lágrimas se acababan.

En los pies mandas tú si enfermedad no acampa.

Las lágrimas son muy dueñas de esconderse o de salir, por gran salud que tengas.

Aquí se van a negar para que el remordimiento sientas.

Y si su sitio lo perdieron, su desprecio lo cogieron los que amaron queriendo servir a Dios.

¿Qué dirán cuando les llegue la muerte en su pensar interior?

Aquí mandan que se dicte: ¡que nada!, porque la enmienda es peor.

Pudiendo, despreciaron. Y muriéndose, quieren engañar a Dios.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

miércoles, 26 de julio de 2017

Si quieres vivir con Paz, valora lo del Cielo y desvalora lo de la Tierra

En Sueño Profético decían:

Si quieres vivir con Paz, valora lo del Cielo y desvalora lo de la Tierra. Lo del Cielo queda en el Cielo. Lo de la Tierra no sube al Cielo, es ladrón que te persigue para quitarte lo Eterno.

Dijo un espíritu de Dios:

Si el hombre se dominara los deseos de la Tierra, viviría Gloria en la Tierra, y la Paz le haría fronteras al espíritu del mal, que siempre está aconsejando algo que robe la Paz. Lo chico lo hace grande. Y lo grande no te lo deja quitar para que vivas la vida sin alegría y sin Paz. Y una vez que lo tienes, ya te vuelves guardián para que otro disfrute de aquello que a ti te robó la Paz.

Desperté, oí:

Daban valor en el Cielo
a lo que del Cielo sale
y a lo que en el Cielo entra.

Que es la Palabra de Dios,
y tu vida es la respuesta.

Tampoco pongas pensar
en no querer a la Tierra.

Que la Tierra es de Dios
y te da la comida,
la ropa y la vivienda.

Pero esto míralo
como pájaro que vuela,
que se aprovecha del árbol
que Dios le da vida en la Tierra.

Este Mensaje se titula:
“Si quieres vivir con Paz,
valora lo del Cielo
y desvalora lo de la Tierra”.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

martes, 25 de julio de 2017

El sufrimiento le teme a la Presencia de Dios

En Sueño Profético decían:

Si todos amaran a Dios, todos recibirían de Dios.

Dios no tiene diferencias, es el hombre el que Lo llama o de Él se aleja, y entonces es cuando el sufrir empieza.

Si el hombre amara a Dios, ni él sufriría tanto, ni sufriría el que lo viera.

El sufrimiento se ancla cuando tú de Dios te alejas, y ya haces que pequen, diciendo: “Si Dios hubiera, no sufrirían los ángeles, ni personas que son buenas”.

Esta ofensa a Dios, es a muy pocos a los que no se la oyes cuando el sufrimiento llega.

Dijo uno:

En los sitios que a Dios Hombre Lo llamaban y Él hacía Presencia, se achicaba el sufrimiento.

El sufrimiento le teme a la Presencia de Dios, porque sabe que Dios gana y él pierde.

Desperté, oí:

Sufrimiento con Dios
es cántaro roto
que nunca se llena.

Sufrimiento con Dios,
siempre queda dentro,
nunca sale fuera.

Porque tu sufrir
sería cuando oyeras
palabras de necios
que a Dios ofendieran.

Piensa que el sufrir,
a veces son pruebas,
que Dios no las manda,
pero te las deja.

Lo mismo que el Padre
a Él Lo dejó
que en la Cruz muriera.

El sufrimiento con Dios,
ya das ejemplo
al que te vea.

Y ya tienes una hucha
con las mejores monedas.
     

***

Libro 23 - Hechos de Dios Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo IV - C2

lunes, 24 de julio de 2017

Conoce y busca al Prójimo

En Sueño Profético hablaban de varios temas, distintos unos de otros, pero todos iban al mismo sitio: a que los hombres se quisieran como hermanos y todos adoraran a Dios Padre, ya que Él es el Padre de todos los hombres. Decían:

Si los hombres se amaran, no pecarían, y ya no sufriría Dios al ver que perdían su Gloria. Si el hombre se amara, al oír el nombre de “guerra”, enfermaría. Si el hombre en Dios pensara, no podría haber hambre, ni hombre que no pudiera tener un rincón de casa.

Dios bajó a la Tierra para enseñar lo que era para su Gloria. Para que el hombre, en la abundancia de bienes, mirara al Cielo, y Dios le mandara a la abundancia y cumpliera los deseos con Amor y dando gracias. Luego, está la ayuda al que sufre. Que a éste no le ayuda el hombre porque no ama a Dios y el sufrimiento no comprende.

Desperté, oí:

Si el sufrimiento se viera
como pies que van descalzos,
pocos pies verías calzados.

Todo es falta de Amor a Dios,
que es el que manda
Enseñanza y Mando.

Pero como es Dios,
no obliga,
y ya no hay querer de hermanos.

No conoces sufrimientos,
no sufres
y no buscas al hambriento.

Ama a Dios
y pídele que conozcas
y busques al Prójimo,
que en el Prójimo vive Él.


***

Libro 30 - Investigaciones la Verdad - Tomo IV - C3

viernes, 21 de julio de 2017

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio!

En Sueño Profético se oían varias veces estas palabras:

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio! Que no lo tiene puesto por dudas, es que a Dios no quiere verlo con las palabras que el Instrumento diga que le han dicho Aquí en el Cielo.

¡Cuántas lágrimas tienen que echar los que están cerca y los que están lejos, y que supieron que esta Verdad es dichas por Dios Hijo, y que escrita está para que el hombre no tenga sitio para escapar, diciendo: “Aquello, ¿será verdad?!

Leerlo y poner dudas es apartarse de esta Gloria Celestial, sitio del que sale la vida, y cuando llega a la Tierra, ya llega con Libertad para que quiera o no quiera al que la vida le da.

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio!, con la claridad que lleva todo lo dicho en el Cielo.

Dijo uno:

El hombre no quiere a Dios, y cree que esto lo lleva en secreto, y la Sabiduría de Dios lo deja al descubierto.

Desperté, oí:

¡Cuántas lágrimas va a echar el que aquí tiene puesto el desprecio!

¿Quién puede oír presentar unas Palabras que Dios dijo y hoy igual las sigue diciendo?

Igual, la Palabra. El tema, Dios Poderoso no va a copiarlo.

Pero el que cree, aunque no ame, ve Sabiduría igual a la que tenían los Profetas, que Él los mandaba hablar cuando bajó a la Tierra.

Y antes de hacerse Hombre, el Padre los mandaba igual, para que el mundo supiera que Dios bajaría a la Tierra.

Y quedara al descubierto aquel que a Dios no quisiera.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

miércoles, 19 de julio de 2017

Vivir de Dios Presencia

En Sueño Profético decían:

Debería el hombre, en vez de tener este abandono donde Dios se comunica, tener como uno de los más grandes milagros el poder conocer el Lugar y oír Palabras que horas antes dijo Dios a este espíritu.  

Si el hombre pensara esto que mandan que quede escrito, el que pidiera milagros, tendría que decir:

¡Dios mío,
viví de Ti retirado,
porque la Tierra en mí pudo
y no Te pedí milagro
para buscar el Camino
donde Tú, sin escondrijo,
dabas Mensaje diario,
y yo cogí otro camino,
despreciando el milagro!

Desperté, oí:

Hay quien pide milagros para el cuerpo,
y el espíritu lo retira de Dios.

Hay quien pide a Dios lo temporal,
porque en lo Eterno no cree.
Lo temporal te abandona.
Lo Eterno siempre te quiere.

El hombre cunde el desprecio a Dios
y también lo contagia,
y ya no existe milagro,
que es el que la Gloria gana.

Debería el hombre pensar,
mientras pisara la Tierra,
que no hay milagro mayor
que vivir de Dios Presencia.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C6

martes, 18 de julio de 2017

El resplandor de Mis Palabras

En Sueño Profético decían:

Al que Dios le da sus Palabras, hace el uso de ellas que el Espíritu de Dios le manda. Si así no fuera, nada quedaría con la claridad que aquí queda.

Estas Palabras son para todos, pero todos no presentan el mismo Amor ni la misma Obediencia.

Dijo uno:

Hay quien está oyendo al que Dios manda y, si no de palabras, en secreto, no está aceptando lo que está oyendo y viendo.

Cuando se acepta pensando en Dios, tu espíritu lo escribe en tu cara, aunque las letras no estén claras.

Dios Hombre, llamado por sus Discípulos como Maestro, les enseñó cómo y dónde tenían que decir las Palabras que Él les daba, para que el que quisiera, aprendiera y practicara. Había familias que formaban la guerra cuando oían: “esto dice el Maestro”.

Desperté, oí:

Siendo los zapatos para los pies, no se pueden poner todos los pies los mismos zapatos.

Esto no se puede remediar.

Pero el hombre, sí podría remediar que no hubiera un hombre que el Mando de Dios no lo entendiera.

En una empresa, no puede hacer el más listo lo que el torpe hace.

Pero el comprender la Palabra de Dios, no tiene diferencia de clases.

El que más quiera servir a Dios, más entiende el Mensaje.

Estas Palabras que aquí están, fueron dichas por Dios Hombre a sus Discípulos:

Os costará más trabajo hablarle a diez que duden de mi Presencia, que a cien que en Mí crean”.

“Guardad silencio donde Yo os diga que no están preparados para oír mis Palabras”.

“Mis Palabras tienen que oírlas con el resplandor que mi Padre pone en Mí”.

“Que este resplandor es el Amor, que no puede ocultarse
”.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C4