jueves, 21 de septiembre de 2017

Paz de Dios y Caridad repartir

En Sueño Profético decían:

Se van a nombrar actuaciones y palabras que donde se vea que viven, es Lugar que Dios visita:

Calma y Paz presentará, y en reserva ya tendrá consejo que va de Arriba, porque en la calma y la Paz se ve verdad o mentira. Luego ya viene detrás la constancia y el perseguir el mal que hace sufrir, porque en contra de Dios está.

Dijo uno:

Al que Dios da sus Palabras para cundirlas en los hombres, antes él se las pidió a Dios con su ejemplo y su aceptación a todo lo que le llegara.

Nunca pedid cuentas a Dios, porque ya es dudar de su compaña. En vez de pedirle cuentas, pedidle que nunca se os vaya esa sensación tan grande de que Dios vive y que oye tus palabras.

Desperté, oí:

Esta sensación te sirve
para ir ya contagiando
al que cree que Dios es muerto,
que está Vivo
y que si tú quieres,
Él no falta de tu lado.

Pero tienes que vivir
Paz de Dios
y Caridad repartir.

Repartir, cuando la pidan
por querer a Dios seguir.

Que este seguir ya te exige
que Paz tienes que vivir.

La Paz se posa en la cara,
porque ya salió de dentro,
del espíritu, que es vida
que vive a Dios o a los demonios.

El espíritu de Dios,
transmite que Dios es Vivo
y que no es muerto.


***

Libro 25 - Meditaiones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

miércoles, 20 de septiembre de 2017

¿Por qué pone el hombre tantas dudas a lo que va de este Mundo Eterno?

En Sueño Profético hablaban en la Gloria, del mundo material, de la vida del cuerpo; del hombre, de lo imposible que ponía todo lo espiritual, del trabajo que costaba que se mentalizara para ver esta Verdad.

Dijo uno:

Esto es Poder de Dios, que pone contacto de espíritus que vivieron siguiendo a Dios y hoy están en su Reino (el cuerpo murió, pero el espíritu no) y Dios les da Mando para que cuenten su vidas, que fueron de Amor al Prójimo, de Fe y de seguir con más fuerza los caminos de Dios para no perder su Reino. También les da Mando a grandes pecadores que por Él dejaron pecado y Dios los perdonó. Que éstos buscaron a pecadores, a Dios los acercaron, y pidieron el Perdón.

Si crees que Dios es Vivo, estos que muertos vieron, vivos son. Pues, ¿por qué pone el hombre tantas dudas a lo que va de este Mundo Eterno, unas veces con Visión y otras sentidas?

Desperté, oí:

Lo que te duele más el que el que practique las Palabras de Dios, no acuda, poniendo dudas.

Éste hace sufrir a Dios más que el que no las practica.      

Si hay otro Mundo y el espíritu no muere, los que quisieron Reino de Dios, Dios en su Reino los tiene.

El hombre vive por Dios y de Dios nada cree.

Si algo sobrenatural le dicen, él ya empieza a pensar y si puede lo desmiente.

Debería hacer un pensar y ver lo que mueve al cuerpo.

Que este pensar te dirá: piensa en uno que de repente murió y el espíritu se fue abandonado al cuerpo.

No te extrañe que hablen de los que ahí vieron muertos.

Y sus espíritus, si Dios les da Mando, dan Comunicación en el Cielo.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C7

martes, 19 de septiembre de 2017

Fuerza que da Lumbre

En Sueño Profético hablaban de la Libertad que Dios le deja al hombre. Decían que el Amor a Él anulaba la Libertad y el Amor crecía.

Sigue Teresa de Ávila:

Yo cogía Libertad
para entrar por los caminos
que nadie podía entrar.

Yo nunca me sentí presa
para no poder hablar,
y por todo mi caminar
conocieron a Teresa.
Esto era Libertad
de un sentir que Dios me daba,
que yo no podía ocultar.

Era algo que a mi espíritu
le amenazaba el contento.
Era algo que en mí entraba
y ya se quedaba dentro,
y de Teresa hablaban
fuera y dentro del convento.

Yo, al que me preguntaba
que si no sentía cansancio,
más pronto le contestaba
que el cansancio me venía
cuando no me preguntaban
por el Fuego que tenía.

Cuando el éxtasis pasaba,
yo quería Libertad,
para ir encarcelando
en la Cárcel de mi Dios,
que sus Palabras servían
para el que había hecho mal
y dentro del mal vivía
sin poderlo ocultar,
o para el que lo había hecho
y sólo él lo sabía.

Si éstos iban a buscarme,
Palabras de Dios me oían.

Que estas Palabras llevaban
Fuego de Lumbre encendida,
que no te las apaga el agua,
porque el agua, en esta Lumbre,
más altas sube las Llamas.

Desperté, oí:

No quedaba oculto nada
cuando Dios en mí ponía
esa Fuerza que da Lumbre,
y ya todo me contaban,
y mis respuestas curaban.
Que las respuestas venían
del Único que podía
curarlas y perdonarlas.

¡Ay respuestas,
que no entiende el hombre
cuando se aleja
de este Fuego y de esta Lumbre!

¡Ay respuestas,
que te llevan al camino
que tu vida ya te centra!

Si mis ruegos, Aquí en el Cielo,
Dios los manda ahí a la Tierra,
tienen que oír palabras
que yo decía con materia.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C3

lunes, 18 de septiembre de 2017

“Señor, ríñeme si no está bien hecho”

En Sueño Profético decían:

Enseña a vivir mandando con la Enseñanza que a ti te enseñan. El que así no lo coja, Amor por dentro no lleva.

Todo lo que hagas que no sea para la Gloria de Dios, es obedecer a espíritus diabólicos.

Dijo uno:

Cuidar que la actuación de tu cuerpo sea del agrado de Dios, es vivir para su Mando.

Para buscar en la alegría y en el sufrimiento, primero al Elegido, tienes que estar en Dios pensando, y este pensar te retira de espíritus malos.

Los espíritus del mal te van enfermando con ideas y pensamientos malos, te llevan a que tú mismo cambies el oro por el fango, a que te retires de Dios y le sirvas al Diablo, a que tu cuerpo haga escenas que nunca habías pensado, porque al hacer estas escenas, de Dios estabas apartado.

Todo esto tienes que decirle al que tenga tu contacto, que el contacto es de Aquí.

Desperté, oí:

No necesita el espíritu
ni tiempo ni dinero
para vivir este Premio.

Premio que no tiene sitio,
que Dios lo manda
con la petición que hagas
con tu pensamiento,
tus obras
y tu mirada en el Cielo. 

El pensamiento,
en la Vida Eterna.

Tus obras,
en el Prójimo.

Y tu mirada en el Cielo,
diciendo: “Señor, ríñeme
si no está bien hecho”.

El que coja esta Enseñanza,
vive Tierra y vive Cielo.

Todo lo que hagas mal,
piensa que no va del Cielo.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5

domingo, 17 de septiembre de 2017

Si Dios usara su Poder en el castigo

En Sueño Profético decían:

Si Dios usara su Poder en el castigo, el hombre pondría la mirada en el Cielo y las rodillas en el suelo. A unos les saldría el “¡Perdón, Dios mío!”. A otros se negarían las palabras y ya no les saldría el “¡Dios mío!”.

Si Dios usara su Poder en el castigo, ¿quién diría “no” a estos Escritos?, ¿quién tendría el valor de darse por sordo y mudo, teniendo habla y oído?

El hombre, mientras tiene cuerpo, es enemigo del Mando de Dios. Aquí Dios aprieta sin darte castigo, y tienes que ver que Esto es su Palabra, que no es de la Tierra.

Dijo uno:

Sería más Gloria para Dios que el hombre dijera: “¿Dónde habla Dios?”. Y fuera buscando, sin mirar caminos, cerca o lejos, buenos o malos, llevar la ansiedad de que seas mandado, y ofrecer tus bienes, tu vida, o tu aliento, como hizo el buey.

Desperté, oí:

Es lo natural
en todo lo de la Tierra,
buscar y querer tener
todo lo que valor tenga.

Pues si le dieran valor a Esto,
con lo que nada puede igualarse
ni hay otro caso igual,
habría masas de gente
para ver y conversar.

El hombre ve que Esto es Dios
y le da miedo el negar.

Acepta porque ya ve
que el Poder de Dios no calla.

Si el hombre amara a Dios,
podría tener, en el aceptar,
más ganancias.

¡Qué lástima que sean pocos
los que el Amor a Dios lo practiquen
y lo acepten sin batalla!


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

sábado, 16 de septiembre de 2017

Los espíritus del bien y del mal

En Sueño Profético hablaban de los espíritus. Decían:

El espíritu no tiene cuerpo, entendido está, cuando baja del Cielo o cuando sale de la profundidad del Infierno.

El espíritu es conocido por la actuación que ves en su cuerpo o que ves que ha dejado en otro cuerpo.    

El espíritu que es de Dios es pronto conocido. El que va de Luzbel coge muchos disfraces en personas, en sitios, y como no, en animales.

El espíritu entra y sale en la persona delante de muchos ojos, pero no lo ve nadie, es el cuerpo el que responde, el espíritu no tiene imagen.

El espíritu, cuando entra en el cuerpo, ya tu espíritu le ha dado la llave, por mucho tiempo o por poco, según la vida que tú haces.

Dijo un espíritu que Dios le da Mando:

El espíritu puede presentar a una persona que, según la ley del hombre, tenga el nombre de buena, pero es vivienda de espíritus diabólicos en espera de hacer daño. Al que su espíritu está preparado para recibir espíritus de la Gloria intentan también llegarle, pero se van con derrota y queda bien en vez de quedar mal.

Desperté, oí:

¡Cuantas maneras hay de abrirle la puerta a los espíritus del mal!

¡Cuantos defensores le salen para no querer aprender lo que es para el bien o lo que es para el mal!

La reacción de tu espíritu nadie mejor que tú puede saberla en tu cuerpo.  

El sentir a Dios te hace conocerlos.

Entrégate en cumplir todo lo que manda el Cielo, y esta obediencia a Dios los retira a los infiernos.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

viernes, 15 de septiembre de 2017

Pecado maldito

En Sueño Profético hablaban del pecado y del pecador. Decían:

¡Pecado maldito,
pecado que aparta de Dios!

¡Pecado que avanza
cuando no es conocido,
porque falta Amor a Dios!

¡Pecado maldito,
que el hombre alimenta
por no practicar
el Mando de Dios!

¡Pecado que envuelve,
que lía y amarra,
y tan solo Dios
Libertad te manda!

¡Pecado maldito!

Dijo Agustín de Mónica:

Dices pecado maldito
cuando tú ya ves pecado.

Cuando tus manos quisieran
arrancar de tu cabeza
pecado hecho o pensado.

Cuando la noche te lleva
a lo que se le llama escándalo,
o a lo que nadie ha sabido,
porque quería engañarte
y después formar escándalo.

Pecado y pecador
los hay de varios grados:

Pecado porque pecaste
sin tú ir a buscarlo.
El pecado te buscó
y no supiste echarlo.

Luego está el pecador
que su vivir es
arrastrar al pecado.
Éstos te obligan,
y ya vives el silencio
del sufrir que te han dejado.
Piensas en Dios y no quieres,
porque tus ojos descubren
haber vivido pecado.
Piensas pedir el Perdón,
y te viene aquello malo,
que aquel mal tú no veías
por haberte retirado
de aquello que llamas Dios
que purifica y perdona
antes que el perdón
pongas en tus labios,
antes de que vuelva a ti
acción otra vez
del mal que has dejado.

Desperté, oí:

Da el pecado sufrimiento
cuando te quitas de él,
más que cuando estás pecando.

Si el que no pecó pensara
en el que pecó y no peca,
aquí pondría más lástima.

Siempre que vivas pecado,
mira al Cielo y notarás
que de Dios estás alejado.
Igual que sientes Perdón
cuando dejaste pecado
por vivir cerca de Dios.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C2