viernes, 19 de diciembre de 2014

Si Dios no fuera Dios

En Sueño Profético decían:
Si Dios no fuera Dios, lo primero que quitaría sería el Perdón; y lo segundo, el llamarlo en lo que el hombre no puede darte, que es: cuando la vida te deja. O mucho peor: cuando tarda en dejarte y tú a gritos Lo llamas por el dolor de tu carne.

Si Dios no fuera Dios, dejaría ahí vivir al que sus Mandamientos cumpliera.

Si Dios no fuera Dios, presentaría su Poder de mil maneras, y desafiaría al hombre, a ver que respuesta daba.

El hombre está tan pegado a las cosas de la Tierra, que no oye lo de Dios, porque heredó sordera tan sólo para oír: “Dios, Gloria y Vida Eterna”.

¡Dios, que al hombre libre deja!

Si Dios no fuera Dios, su actuación de miedo, sería: con que quitara el oído para que no se entendieran, y un día le diera paro a los pies y a la lengua, en la hora más precisa que cada uno tuviera.

Si el hombre pensara esto, adoraría a Dios de rodillas, y ya quitaría sordera, y Amor o miedo viviría.
 

Desperté, oí:
Piensa: ¿Si Dios no fuera Dios,
y actuara su Poder y Sabiduría…?

¿Y te negará el Perdón
después de dejar esa vida…?

Si Dios no fuera Dios,
detrás del hombre no iría,
y no haría de Pastor
buscando ovejas perdidas.

¿Quién ha visto a un dictador
ir buscando al que sabe
que no está cumpliendo su mando?

Buscándolo para hacerle comprender
que premio está despreciando.

Y que él sufre por él.

Si Dios no fuera Dios,
no sería por el hombre maltratado.

Porque al hombre se respeta
por el dinero o el cargo.

¡A todo lo que va de Dios,
el hombre le da maltrato!

Esto te hace pensar, que Dios,
el Dios no lo ha usado.

Porque su Amor es gigante,
y perdona al que peca
sin hacer frente a su Mando.


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - C4

jueves, 18 de diciembre de 2014

Vive con Fe y Esperanza

En Sueño Profético decían:
Cierto es, que la Fe y la Esperanza forman un muro irrompible para el hombre.

Dijo uno:

Si haces sin Fe tu petición a esta Gloria –donde habita Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu–, Aquí tu petición no llega. Será humo que sale de lumbre, que el tronco desprecia, y el humo en nada queda. La Fe ya lleva su Mando, cuando tú, Fe, en Dios la pagas. Y viene la palabra, y viene la respuesta. Que antes de tener Fe, todo era de otra manera.

La Fe, hacía el Maestro, que el que Lo siguiera, la tuviera. Decía, que al seguirlo sin confiar en Él, todo sería trabajoso, duro, penoso, y siempre tendrían la duda de su Reino prometido. ¡Cuántas veces les dijo a los que Lo seguían para aprender!:

“Aunque veáis vacías mis Manos, confiad en que soy Dios del Cielo, aunque me persigan y Yo los deje hasta que mi Mano los aparte. Que la Fe es confiar en mis Palabras, no en lo que veis”.

“Y la Esperanza, es vivir lo que dicen mis Palabras, aunque a veces mis Palabras no entendáis. Pero vivid la Esperanza –que Yo siempre estaré oyendo vuestras peticiones, y mi Padre os dará lo mejor–, aunque el que quiera destruir mi Reino os persiga, quitando la Fe y la Esperanza, por ver las Manos vacías y no comprender mis Palabras”.  

Desperté, oí:


¡Qué Enseñanza de la Fe
daba Dios Hombre y Maestro!

¡Qué cierto que si no ves
y no comprendes,
la Fe se va,
y la Esperanza no vives!

¡Es el Amor el que hace
que en sus Palabras confíes!

Y ya vives Esperanza,
notándote que recibes.

¡Cuánto encargaba el Maestro estas Palabras!:

“Pensad, que aunque luego no Me veáis, Yo sigo como antes de bajar a la Tierra”.

Con vosotros, pero en Espíritu.

Pensad, que todo lo que dijo mi Padre, se ha cumplido, cuando veáis matar mi Carne.

Pero el que tenga Fe en mis Palabras, dirá cuando Yo falte y vea mi fosa vacía:

¡Yo sabía que se llevaba el Cuerpo, porque mi Fe yo vivía!


***
Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo III

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Teología en olvido

En Sueño Profético hablaban de Dios y del hombre, de las dos vidas del hombre. De una, cómo la cuidaba; y de la otra, cómo la abandonaba. Y siempre culpando a Dios de las contrariedades que en ese mundo le llegaban y que el hombre las hacía mayores por estar lejos de Dios. Decían:

Sufrimiento con Dios,
es herida grande con bálsamo.

Herida chica sin Dios,
termina en el pecado.

Si tú te acercas a Él,
ya te irán premios llegando.

Porque Dios no le da premio
al que de Él vive apartado.

Ni tampoco le da Mando
al que sabe que protesta
en vez de reverenciarlo.

Dios coge para servirle
en sus servicios mandados,
al que sabe que contenta
y nunca le ve fracaso
al Mando que Dios le diera.

A éstos son a los que les llaman
Elegidos en la Tierra.
Que debería cambiarse el número,
y que los Elegidos fueran
los que Dios no elige;
y los demás, todos Elegidos.

Y ya no sería ese nombre.
Se diría: “Sí, esos pocos
son los malditos,
los enemigos de Dios”.

Dijo Tomás de Aquino:

Al hombre tienes que ir implorándole para que oiga estos Escritos. Y son ellos, teólogos y seglares, los que tendrían que estar en oración para ser recibidos por el que Dios le da sus Palabras para la Salvación del espíritu.

Estos Escritos dictados Aquí con el Mando de Dios, son máxima Teología, minas Divinas que salen de cada Tema, fuentes milagrosas que debes aprovechar hasta la última gota. Que es gran pérdida el tener esto apartado de la Iglesia.

Si el seglar lo rechaza, debe seguirlo la Iglesia. Y ya el seglar irá detrás para el bien de su espíritu y el deber de su conciencia.

¡Teología en olvido por tanto querer a la Tierra!

Desperté, oí:

Si esta Teología fuera pagada a su precio,
muy pocos la comprarían,
porque no habría dinero.

¿Qué dirán los que pusieron su “no”
a esta Llamada del Cielo?

¡Hombres que Dios los deja
que negocien con su Nombre,
sin temerle al momento de la muerte!

¡Hombres que dicen “Dios dijo”,
y el “Diciendo” no lo creen!

Para saber la Verdad,
haz memoria de los años
que empezó este “Diciendo”
y aún diciendo está.

Porque Dios no tiene tiempos,
ni hombres que a Él le puedan mandar.

Coge esta Teología
como algo que te lleva
a la Gloria Celestial.

Que Dios ya te ha dado premio
por conocer el Lugar
que te habla de la Vida
donde no existe materia
ni tampoco Libertad.

No desmientas lo que Dios dijo,
y publica lo que hoy diciendo está.

Pues, teólogo sin Dios,
es cizaña que siempre envenenará.

TOMÁS DE AQUINO


***

Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - C4

martes, 16 de diciembre de 2014

Los dos Mundos

En Sueño Profético decían:

El hombre tiene abandonado el espíritu porque no cree que es inmortal. El hombre busca todo para el cuerpo con dinero y con trabajo, y desprecia todo lo del espíritu que es gratis y con descanso. El hombre vive una vida de lucha para dejar todo enterrado, porque una vez que el espíritu abandona al cuerpo ya deja a todo enterrado. ¿Qué más da que al cuerpo lo cubra la tierra, y lo que tú tanto valor le has dado quede encima de la tierra por otro ya manejado, porque a la Gloria no llega?

A la Gloria llega tu espíritu con deseos de haber metido en la Gloria a más de los que metiste cuando tuviste materia. A la Gloria llega el espíritu acompañándolo la obediencia. A la Gloria llega la vida de la que tú no eres dueño, que tampoco eras dueño de lo que tenías en la Tierra.

El hombre se da valor porque en el final no piensa.

Desperté, oí:

Si el hombre pensara en los dos Mundos todo lo haría mejor hecho.

Si el hombre pensara en los dos Mundos tenía que ser hombre bueno.

Si el hombre hiciera números poniendo el bien o el mal que había hecho seguro que la cuenta del bien quedaría a cero.

Toda la lucha del hombre es para tener y ser ahí dueño.

Que si esta lucha la tuvieran para saber de este Cielo pocos perderían la Gloria.

El hombre va a la montaña para las cosas materiales, sin verle ningún trabajo.

Y desprecia las de Dios que va encontrando en el llano.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V

lunes, 15 de diciembre de 2014

Ana cuídate

En Sueño Profético decían estas palabras:

Si el que está al lado de este Elegido pensara los sufrimientos que le llegan al Elegido más vería que Esto de la Tierra no es. En la Tierra buscan alegrías con dinero y con trabajo, y las alegrías del Cielo son con Mando de Dios. Que algunos intentan quitarlas y poner sufrimientos, que esto no está oculto por el daño tan grande que han hecho y siguen haciendo.

Si aquí dijeran: “Yo ya siento este Mando, que no es para negarlo, que es para aceptarlo”, formarían un grande escándalo por sitios cercanos y lejanos sin poder poner silencio.

En el Camino del Cielo para llegar a la Gloria tienes que decir:

     - Señor, dame Luz que yo quiero hacer lo que Tú le mandes al Elegido para no perder la Gloria.

Estas palabras eran repetidas saliendo del sufrir que este Elegido tenía. Que este sufrir le llega cuando las palabras que dice no las aceptan, y no puede obligar porque Dios no obliga, Dios permite. Como Dios Padre a Él la muerte le permitió y después vieron su Resurrección. Pues piensa que esto es Mando de Dios Hijo.

Desperté, oí:

Oculta los sufrimientos y que las alegrías, cada día, sean más publicadas nombrando a Dios Hijo, a Dios Padre y también a la Madre Virgen del Hijo de Dios.

Estando escribiendo las palabras que Dios decía me dolía un poco el brazo, y dijo una voz: “No escribas todo lo que oyes, que estas palabras cuando estés en el cuerpo Dios te las pone en el pensamiento”.

Los que están aquí unidos ya te darán alegrías.

Todos los que están juntos en larga distancia están pensando para traer lo que no se esperaba.

La carne que Dios me unió estaba en su despacho como cuando copiaba los Mensajes. Tenía una voz triste y dijo:

     - Ana cuídate, cuídate, que tu cuerpo le hace falta a tu espíritu.


***

Libro 67 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo VII

domingo, 14 de diciembre de 2014

Aquéllos matan su Carne, y éstos matan sus Palabras

En Sueño Profético vi varias escenas de Dios cuando vivió de Hombre, y sin explicármelas, las comprendía. Luego, cuado ya terminé de ver, dijeron:

El espíritu vive y ve todo lo representado sin que le hagan Visión. Pero al llegar al cuerpo, no puede comunicar por estar los otros espíritus con materia.

Aquí en Gloria, es Sentir, y el Sentir da las formas de la Visión y el colorido. Aquí no se oyen palabras, por ser todo Poder de Dios.

Este arrobo ha presentado varias escenas que el hombre hizo a la misma Carne de Dios; ha presentado a Dios con Materia, que todo ha sido Dios.

Sigue el espíritu que va a comunicar a la materia:

Vi a mucha gente de espaldas, y uno dijo –también sin palabras–:

   –Delante va el Hijo del Hombre –éste mismo hablaba con otros y nombraba al gobernador.

Vi a unas mujeres sentadas, que las caras las tapaban sus pañuelos enjugándose su llanto, y sentí decir:

   –Es la Madre y familia de María; la Madre del mismo Dios, que por ser la Madre guarda la Virginidad que Dios tiene publicada, para más testimonio de que es Dios.

Vi una tormenta muy grande, y sentí sin Palabras:

   –Ya está en el Padre.

Otra escena rápida se puso de gente contenta, y otra vez sin Palabras sentía Palabras y hablaban del Sepulcro, de que hubieran robado el Cuerpo del que ellos mismos le habían echado grandes piedras, con gran alegría y grande miedo, cuando pensaban: “¿por qué hacer eso?”.

Desperté, oí:

Da grande alegría este arrobo al saber que Dios está Vivo.

Y da pena que el hombre Lo quiera más, Muerto.

De que su recuerdo haga, y no piense en un contento: “Yo sé que Dios el sufrir se lo manda al que no ama”.

Pero mi contento es poder mirar a la cara a todo el que es de Dios.

A todo el que Dios manda para que enseñe del Cielo, con Visión o con Palabras.

Todavía hay quien manda Crucifixión a Dios Vivo, con pecados y con palabras.

Aquéllos matan su Carne, y éstos matan sus Palabras.

No hagas nada mal hecho que en contra de este Dios vaya, que puedes matar de hechos y también con tus palabras.

Gran Dictado da el Cielo, para que el hombre recuerde y nada haga mal hecho.

Ama como las mujeres que sus caras se tapaban para recoger el llanto.

Y sus sollozos paraban la salida de su llanto.

De llanto sólo al pensar: “¿por qué quisieron matarlo?”.


***

Libro 1 - Te Habla el Profeta - Tomo II - C1

sábado, 13 de diciembre de 2014

Mi llanto y mis noches

En Sueño Profético decían:

Si no hubiera noche, no habría oración, no habría arrepentimiento y no habría Perdón de Dios. Habría el perdón del hombre, que es el material, pero el del espíritu, tan sólo lo puede dar Dios.

Dijo uno:

Pocos días haces, de día, recuento de tus faltas y pecados. Es la noche la que te entristece y te recuerda el mal que ha Dios Le has mandado. Es la noche la que te frena, cuando tú quieres ser perdonado. Es la noche la que te dice: “Puede que el día no veas, y en la forma de vida, de esta vida que llevas, no puedes tener Perdón”.

Yo, fue mi mayor compañero, mi llanto y mis noches, porque el llanto en el día, se esconde, y en vez de pedir Perdón, el mal te hace fuerte y escondes llanto, y Perdón no oyes.

Yo lloré mucho en el día, pero no era llanto que se extrañaran los hombres, era llanto preparado para llorar de noche.

Las noches son las que son, para que hagas recuento de la vida que pasó. Pero también son cobijo del gran pecador que la oscuridad y el silencio lo van tapando en momentos, en momentos que él se aparta de la Gloria de este Cielo. Que si bien piensas y piensas, no es la noche la que lleva a que tú vivas pecado. Eres tú, que la buscaste sin pensar que noche es Dios, que la deja para el descanso, para que hagas oración, para que pienses en el pasado.

Desperté, oí:

Si mi nombre no lo diera,
al terminar el Dictado
todos sabrían quien soy,
porque nunca me tapé
cuando me vi perdonado.

Hoy ha sido de las noches,
por arrobo así pasado.

No es la noche la culpable
de que el hombre sea malo.

Es el hombre, que no coge
todo lo que hizo Dios
para vivir alabando.

No hay pecador que llore,
odiando pecado en llanto,
y no note el Perdón,
si en llanto a Dios llamó.

Porque Dios ama a los justos
y espera al pecador.

Eres tú el que ofendes a la noche
si no haces oración.

Bien, si la haces de alabanza
o pidiendo tu Perdón.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - C1