miércoles, 21 de junio de 2017

“Dios me manda”

En Sueño Profético decían:

Tu mando sea duro en defensa de esta Gloria. El que quiera, que lo cumpla, y el que no, ciérrale puertas. Si esto ahí no lo prefieren, es moneda que no es buena y quiere seguir rodando, engañando al que puede.

Dijo uno:

¿Cómo no se darán cuenta del sufrimiento que arrastra el que Dios le da Poder para decir “Dios me manda”, y que sea recibido como el que menos haga falta? Ésta no es la postura hacia el que Dios le habla. Éste debe ser reclamado para oír lo que Dios le habla, que escrito ya Dios deja para que sirva de Enseñanza. Pero el pedir y el suplicar, Dios manda que el Instrumento no haga.

Sea el mando de ella, que antes de Aquí le han dado, que este mando queda ya de varias formas mandado.

Desperté, oí:

No puede ser este abandono ni del Representante de Dios ni de seglares que puedan romper este silencio que tanto daño a Dios le hace.  

¡Qué fuerza tienen los espíritus del mal, que hacen que veas bien el retirarte de las “Palabras de Dios diciendo”, por lo miserable que la Tierra da!

Que es una sepultura a tu cuerpo y un nombre con altura en la alta sociedad.

Que el Tribunal de esta Gloria rechaza el nombre, si el nombre de Aquí no va.

Es más miedo que vergüenza, si te pones a pensar, que no haya un Representante que a Dios quiera representar las Palabras que a diario en un Lugar hablando está.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

martes, 20 de junio de 2017

Deja bien en el Prójimo

En Sueño Profético decían:

No hay cosa que de más Paz, que dejes bien en el Prójimo. Pero para hacer el bien tienes que amar a Dios primero.

Dijo uno:

Si no eres de Dios, tu bien queda en la Tierra y no cuenta Aquí en el Cielo. Porque hacer el bien por el hombre, es para que digan “es bueno”, y para esto elige sitios y momentos.

En el bien que haces por Dios, piensa que Él te está viendo, y lo harás con alegría y sin cansancio, y más queriendo que te busquen y que te llamen, sea sano o enfermo. Lo que sí quieres oír es que a Dios Lo llamen con ruegos, contentos, poniendo la confianza en que Dios todo puede hacerlo.

Si piensas: “Si hizo en el mar camino, y en la Madre Virgen sus Palabras cogieron el sitio del varón”, ¿qué te puede extrañar de lo que Dios haga ya?

Desperté, oí:

No hay documento
que más acredite que esto es Dios
que los cuerpos enfermos
que reclaman la presencia
del Elegido por Dios.

Todos sienten algo.

Unos, en la enfermedad.
Otros, en el ánimo.

El ánimo engaña al cuerpo
y puede curarlo.

Y la ayuda material
te retira de caminos,
que el pecado
allí te puede llevar.

Cuando el día ya se ha ido,
y haces en el día pensar,
ves las alegrías que has dejado
en las camas del hospital.

Si a Dios el hombre
lo llevara por dentro,
la acción saldría por fuera.

¡Y esto sí es hombre bueno!

Porque acción de Dios
es levantar al caído
y buscar al enfermo.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C5

lunes, 19 de junio de 2017

La Fe, Esperanza y Caridad es lo que le falta al hombre

En Sueño Profético hablaban de la Fe. Decían:

La Fe es tan necesaria para el espíritu como el agua para el cuerpo, con la gran diferencia de que el agua hace otro líquido, con otro nombre, y a ella ya no se nombra, aunque el líquido salga del agua.

Pero la Fe es confianza que mandas al Único Dios que hay, que te recuerda que vivas Fe, Esperanza y Caridad. Estas tres palabras sujetan acción y palabras para que no muera la Fe.

Dijo uno:

La Fe, si la practicas, cuenta con sitio en la Gloria. La Fe no tiene final, por existir Vida Eterna. Tiene final para el que ve morir y no cree en esta Existencia. Pero el que tiene Fe y sabe que Dios espera, ya vive esa esperanza, que no tiene compañera para que puedas cambiarla por otra mejor que hubiera.

Desperté, oí:

La Fe, Esperanza y Caridad
es lo que le falta al hombre
para mandarle a Dios glorias.

Sin la Fe no andas camino.

Sin la Esperanza, no esperas.

Y siempre tendrás vacío,
y alegría no te llega.

La Caridad ya te acerca
a que pienses en cojo
que veas con las muletas.

Pensamientos en Caridad,
ya Dios te manda trabajo
y también un buen jornal.

Lleva siempre contigo
la Fe, Esperanza y Caridad.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2

domingo, 18 de junio de 2017

Nunca Le pidas a Dios sin confianza

En Sueño Profético llenaban de Sabiduría al espíritu que Dios coge para Enseñanza. Unas Palabras se dictarán, y otras quedarán Aquí en la Gloria.

Dijo uno:

Siguiendo al que Dios elige, te da miedo reformarle los caminos que va pasando o que va a pasar. Hace petición y acepta lo que no pide. Se prepara para el sol, y si le llega la lluvia, con alegría la recibe. Todo es saber que es Dios. Si te falta este Saber, aceptas ya sin valor, presentando tus caminos, olvidando que es Dios el que puede aceptar tu petición. El hombre Le pide a Dios, y a veces intenta enseñarlo diciendo lo que es mejor. Y le expone los porqués de este camino es peor o mejor.

Tu pedir sea siempre diciendo: “Yo quiero esto, Señor. Dame luz para que vea que el permitir o el querer tuyo son los que quiero yo. Que no me canse de pedir, que el cansarme sería apartarme de Ti”.

Desperté, oí:

Nunca Le pidas a Dios sin confianza y diciendo estas palabras: “Señor, tu respuesta no me agrada”.

O esta otra: “Yo sé que Dios no me oye. Todo me sale al revés”.

El que sabe a quién Le pide, lleva fuerza al pedir y siempre ve una esperanza.

Éstos llegan a alcanzar milagros de alta escala.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C3

jueves, 15 de junio de 2017

El espíritu es el dueño de tu cuerpo

En Sueño Profético enseñaban que cuanto más sabías, más enseñanza te iba del sentir sin palabras, para que luego el espíritu, al cuerpo le llevara la Enseñanza.

El sentir te hace ver, para que cuando lleves el “Ve y di” –que esto es Mando no dicho, sino diciendo–, sepas cuáles son las reacciones a favor o en contra, aunque el que las esté diciendo quiera engañar al sentir del Elegido, que está oyendo verdad, que no han salido palabras ni los oídos han oído nada. La lengua no es la que habla. Puedes tener lengua y no tener habla. Puedes tener piernas y no andar nada. Y puedes ser millonario de cuerpo y pordiosero de espíritu.

Dijo uno:

El rico de espíritu da grandes monedas y te trae al sitio donde Dios te espera.

El rico de cuerpo, si es rico de espíritu, hace a muchos ricos, porque ya tiene las dos clases de monedas, la temporal y la Eterna, y le puede con descaro al enemigo, que muchas veces intenta retirar de Dios según la situación tenga.

Desperté, oí:

Si lo mismo que el pecado
se ofrece con engaño,
el que tiene lo que necesita
fuera buscando al necesitado,
iría enriqueciendo espíritus
y Glorias ganando.

Nunca te pongas descanso
si puedes hacer el bien
que Dios ya tiene mandado.

El espíritu es el dueño
de tu cuerpo y de tus actos.

Y al sentir a Dios en ti,
ya estás formando diálogo.

Las palabras son el sonido
de una verdad o de un engaño.

Que a veces quedan escondidas,
y a veces forman escándalo.

Si sentir de Dios no tienes,
tú, ya, no formas diálogo.


***

Libro 27 - Dios Habla  al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

miércoles, 14 de junio de 2017

Camino de Dios

En Sueño Profético decían palabras sencillas de comprender y difícil el explicarlas donde no creían de donde salían estas Palabras:

Este aprender se busca cuando tú crees en la existencia de otra Vida. El hombre inventa palabras que le hacen daño al Camino de Dios.

Dijo uno:

El hombre no admite sufrimiento y Amor a Dios. Y ya, al no admitir, retira del Camino de Dios.

Dios, cuando elige, es cuando un espíritu ha sufrido y su Camino no lo ha dejado, porque le viene el pensar: “Si yo sufro con Dios, ¿qué me espera si me voy de su lado? Si Él sufrió y está sufriendo por Amor a los humanos, si yo sufro, estoy con Él, y el sufrir me hará más amarlo”.

Si esto lo piensa tu mente, tu espíritu ya le está mandando. Y una vez que Dios elige, tú ya puedes ir enseñando, porque sabes peso y medida que el espíritu ha aguantado y más ha seguido a Dios.

Desperté, oí:

¡Qué extraño ve el hombre el sufrimiento
y seguir a Dios amando!

Aquí le hace falta que aprenda
que donde no hay Amor,
no hay sufrimiento.

Y si tú a mas a Dios, el Amor,
sufrimiento va achicando.

Dios elige cuando sabe
que tú has vivido sufrimiento
y sus Pasos has seguido
y no has dejado.

Si a Dios amas sin mentir,
tu vida lo irá publicando.

Esto lo puede decir el que miente
diciendo “yo a Dios Lo amo”.

Porque, en el sufrir,
vive de Dios apartado.

Si sufres, acércate a Dios,
para que Dios no sufra tanto.

El sufrimiento de Dios
es el amar al hombre
y ver que el hombre vive
sin a Él amarlo.

Si piensas en este sufrir,
tápate el rostro llorando.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C2

martes, 13 de junio de 2017

La Gloria protege tu espíritu

En Sueño Profético decían:

Procura que el sufrimiento no te lleve a ti, que seas tú el que lleves al sufrimiento. Así podrás agrandarlo o achicarlo.

El sufrimiento, cogido a veces como merece, te aparta de este Camino. Esto Dios no lo quiere. El sufrimiento es cántaro que está debajo de fuente, que tú tienes que cuidar que el cántaro no rebose. A más te acerques a Dios, más conoces de dónde el sufrir viene. Tan sólo la muerte va de Dios, cuando morir no quieres. Pero los demás sufrimientos son permitidos por Dios, que el hombre no entiende.

Dijo uno:

Los espíritus del mal actúan siempre esperando las ganancias, pero si tú los conoces, nunca ganan la batalla, siempre saldrán derrotados. A ellos les va muy mal que tú tengas Paz y calma, y que no falte oración por la noche y la mañana.

Desperté, oí:

Esta oración es mental,
antes de que llegue a tu lengua.

Que es la que tiene fuerza.

Ésta es sobra de acción,
de cumplir los Mandamientos.

Los espíritus del mal
intentan, pero no triunfan,
si tú los sabes echar.

Dando el sitio que ellos quieren,
a la Gloria Celestial.

Ya la Gloria protege tu espíritu,
y sirves para enseñar.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5