domingo, 19 de febrero de 2017

Agua que brota del Cielo

En Sueño Profético decían:

No puede ser, creer en este Venero, que el Agua brota del Cielo, y no venir a beberlo y a llevarte Agua. Agua que puede servirte para el sediento que vive sin esta Agua porque no supo el sitio que Dios hace Manantial con sus Palabras. No puede ser creer Aquí y no acudir. Si no crees es porque no amas y no conoces estas Palabras. Pero no llames a Dios cuando te llegue el momento de angustia o desesperación que tú mismo te pusiste retirándote de Dios.

Dijo uno:

El que puede acudir donde Dios habla –aparición con justificantes para saber verdad o mentira– y no acude, ¿cómo puede luego pedir a Dios que lo oiga cuando necesite ayuda en lo que a él le convenga? Debería darle miedo, si pensara cuál puede ser la respuesta.

Desperté, oí:

Dios no habla
para que el hombre no acuda.

Dios no habla
para que quede en mentira
esta Grandiosa Enseñanza.

Dios no obliga
a que Lo quiera el hombre,
porque Dios no necesita
lo que pueda darle el hombre.

¡Tiempo que pasó y no vuelve
para el que se cree importante
para decir que Dios calle!

¡Hombres sin miedo a lo Eterno,
cuando ahí dejen el cuerpo!

¡Hombres que viven de espaldas
a este Venero Divino!

¡Hombres a los que llega la noche
sin pensar:
“Puede que sea la última
y todo en la Tierra deje,
lo escondido
y lo que ven todos los hombres”!

Manda la Gloria que dicten
que a aquél que viva de espaldas,
no se obligue a que presente la cara.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5

sábado, 18 de febrero de 2017

Aprende a conocer el engaño

En Sueño Profético decían:

Es de pensar y apuntar, que todo el que pueda su presencia estar al Mando del que Dios elige, lo retire el espíritu del mal.

A cada uno le pondrá el paisaje fácil y contento, para poderlo pintar y tener justificantes.

Todo es falta de tener siempre esta Verdad en tu memoria. Y ya, el espíritu responderá dando tiempo y ayuda de sobra.

Dijo uno:

Si para Dios te falta el poder hacer, cuando creas que de Aquí llega el Mando, ¿cómo Dios va a oír tus ruegos cuando, en silencio o llorando, mires al Cielo pidiendo que Dios oiga aquel momento malo que la vida te esté dando?

Desperté, oí:

No admitas palabras en el pensamiento,
de falta de tiempo o de mejora,
si faltas al Instrumento.

El espíritu del mal
pinta paisajes falsos,
que si tú no los rechazas,
contento les pones marco.

Si cogieran un papel,
poniendo nombres que,
por querer mejorar,
este Mando dejaron,
no pondrías un “contento”,
y sí pondrías “fracaso”.

A unos les falta salud;
a otros los domina el tiempo,
haciéndose de ellos amo;
y los que tienen los bienes
se dedican a cuidarlos.

¡Es lástima que a los buenos
los engañe el Diablo!

¡Y se retiren de aquel
que Dios le da sus Palabras a diario!      

Aprende a conocer
a los que presentan engaño.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C7

viernes, 17 de febrero de 2017

Dios no castiga, aparta

En Sueño Profético decían:

Dios sigue el Camino sin el hombre. El hombre, sin Dios, él solo se pone los obstáculos, y ya el Camino es difícil pasarlo.

Dios busca al hombre para darle Vida Eterna en su Reino. El hombre se retira de Dios porque la Palabra de Dios es incomoda si no cumples sus Mandamientos.

El hombre mide el tiempo para Dios, y no mide el tiempo para el hombre.

Dijo uno:

Es duro el comparar que el hombre prefiera Tierra y nunca culpas le dé de lo malo que le venga.

Cuando el camino le da sufrimientos, entonces te nombra a Dios con estas palabras: “Y yo, ¿qué mal he hecho? ¡Si otros viven sin Amarlo y todo les llega derecho!

Estas palabras las oye Dios y las deja en el suelo.

Desperté, oí:

Debería el hombre coger
el pensamiento con medida,
y hacer stop al pensar
en todo lo que la Tierra obliga.

Esto haría comprender
que de todo lo que es de Dios,
el hombre se retira.
Y Dios manda sus Palabras
para que elija y compare,
que Dios, siendo Dios,
deja Libertad, y espera
por si tú quiere llamarlo.

Él se hizo Hombre para amar al hombre
y para perdonar el mal que éste hizo.

Y el hombre Lo culpa,
porque Dios no da castigo.

Dios no castiga, aparta,
y tú ya vives tu vida.
Que si le pones pensar,
es vida, pero una vida
que no tiene Eternidad.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo III - C5

jueves, 16 de febrero de 2017

Si los niños no pecan, no pecan los Elegidos

En Sueño Profético decían:

El creer en estos arrobos te da alegría a la vida o miedo. Alegría, si amas a Dios, y miedo, si crees en algo y no amas a Dios.

El que ama, ya lo ve todo chico, lo que el hombre le pone importancia, y nada tiene valor, de lo que el hombre le tasa.

Dijo Teresa de Ávila:

Si sientes el Amor de Dios,
tu  buscas donde Dios te dicen que habla,
y ya te entregas en vida,
porque en tu vida no mandas.

Este Amor te hace que mientas.

Este Amor te hace que busques,
lejos y cerca,
a alguien que diga:
Yo sé que Dios, a Teresa,
sus Palabras se las deja,
para que cuente el éxtasis
y vean que no es de la Tierra.

Este Amor, cuando te llega,
ya se hace dueño de ti
y te acoraza de fuerza,
porque sabe que el sufrir
a toneladas te llega,
porque al hombre,
de Dios le molesta que le hablen.

Yo fui más conocida
por hablar de mi Dios
y no callarme.

Nunca me sentí vencida
para humildad demostrarles.

Yo parecía una tormenta
sin relámpagos que avisan.

Cuando miraba al Cielo,
mi espíritu Dios me encendía,
y ya veían la Luz
después de que oían mis palabras.

Desperté, oí:

Si Dios te diera algún Mando
diciendo “di que soy Yo”,
ya se te acabaría la humildad
si quisieran oírte el “no”.

¡Qué martirio te da el hombre
en una alegría tan grande!

¡Qué falta de compasión,
viendo heridas dar sangre!

Yo me traía a mi presencia
todos los que hubieron antes,
que hablaron como Teresa,
y ya me entraba la Paz,
pero una Paz inquieta.

Mis ansias de hablar de Dios
y de contar mis éxtasis,
ya veían que eran de Dios,
que obligaba a no callarme.

Yo creía que pecaba
en algunos momentos míos,
cuando veía frialdad
y no seguían mi camino.

Una noche, en mi éxtasis,
oí voces como de niños:
“Teresa,
nunca podrá pecar
aquel que ya es Elegido.
Los Elegidos de Dios
no callan,
como los niños.

Y si los niños no pecan,
no pecan los Elegidos”.


TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C6

miércoles, 15 de febrero de 2017

Sepulcros blanqueados

En Sueño Profético decían:

Ofende más a Dios y enfada, el que se dice cristiano y no acude a donde a diario Dios manda estas Palabras.

A éstos, Dios Hombre les dio su nombre: “Sepulcros blanqueados”. Y enseñó a sus Discípulos a que los conocieran.

Estas palabras que Aquí dictan fueron dichas también a ellos:

Pensad que os puede hacer más daño el que lleve el puñal escondido, que el que lo lleve en la mano. Si lo lleva en la mano, tú puedes correr y el hecho escandalizarlo. Mis Palabras son las mismas. El que vaya a oírlas en otro y a Mí Me persiga, que se quite mi Nombre, porque más ofende a mi Padre en Mí, por ser el mismo y Único Salvador del hombre”.

“Aprended a conocerlos no por el traje y sí por los hechos
”.

Desperté, oí:

Se oían en la Gloria ruegos a Dios, para que en la Tierra se conocieran los que engañaban con su nombre de cristianos.

No puedes tener hambre y dejar comida en el plato.

Cuando la comida supere a todas las comidas y tú digas: “me está gustando”.

Pues por eso, Dios enseña a los Discípulos a que conozcan a los verdaderos cristianos.

A los que no los creían, sin conocerlos, ellos buscaban momentos para presentarse y ya tirar de ellos.

Pero éstos no engañaban con los hechos.

¡Gloria a Dios en las Alturas, dan los Ángeles del Cielo!

Y ruegan para que el hombre remedie tanto mal que a Dios Le está haciendo.

Ten siempre en tu memoria estas Palabras que Dios dijo a sus Discípulos:

Pensad que os puede hacer más daño el que lleve el puñal escondido, que el que lo lleve en la mano”.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C5

lunes, 13 de febrero de 2017

Alaba a Dios y a su Gloria

En Sueño Profético decían:

No hay alabanza a Dios más grande, que decir: “Señor, mándame, que yo quiero que me mandes. Si tu Mando no lo entiendo, ya lo entenderé, si Tú me sigues mandando”.

El Mando de Dios se entiende cuando vayas echando semilla para quererle y veas crecer los tallos con alegría y conformes a los que la vida te va dando, y cada vez pidas más Mando.

Si el hombre viviera Prójimo, vería la falta que hacía el Mando. Y entonces le haría pensar: “¡Qué grande es el Amor de Dios al hombre!, que manda cuando tú te has ofrecido, y deja que de lo suyo el hombre se haga dueño y diga: ‘esto es mío’, y no piense en el hambriento”.

Desperté, oí:

El Mando de Dios se entiende, y sabes que baja del Cielo por la alegría que sientes cuando dejas el contento al que lo necesitaba.

Alaba a Dios y a su Gloria haciendo el bien al espíritu.

Dando de comer al hambriento y vistiendo al desnudo.

Si esto lo haces contento, ya el Mando de Dios lo has entendido.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C4

domingo, 12 de febrero de 2017

Con reformas no se entra en la Gloria

En Sueño Profético decían:

Asegura que no puede entrar en la Gloria el que reforme los Mandamientos de Dios, que fueron dichos por el mismo Dios.

No puede entrar ni el que reforme, ni el que acepte y practique la reforma.

La Gloria de Dios, es Gloria para el que la quiere. Y el que la quiere, en este querer quererla, es cuando vive Libertad de espíritu y su cuerpo lo va diciendo y publicando.

Dijo uno:

Si el hombre pensara lo que es “Palabra de Dios”, seguro que no reformaría.

La muerte, cuando llega con Mando, no puede el hombre detenerla, por muchas reformas que tenga hechas la medicina y la cirugía.

Pues que compare el hombre: Dios da una Ley para entrar en su Gloria, no cumplirla, ensuciarla y romperla y después entrar en la Gloria.

El hombre, que haga reforma en subir el edificio y que le tenga respeto a los cuerpos que están sanos, para que no los convierta de momento en muertos, que son carne sin arrugas, porque no le ha dado tiempo al tiempo de llevar las arrugas.

También que ponga una ley para que nadie pida por hambre, porque tenga donde ir mientras el jornal no gane.

Desperté, oí:

Ponían en la Gloria
comparaciones y decían,
que el hombre hacía reformas
para retirar de Dios
y no cumplir su Ley,
que es tan hermosa.

¿Por qué no prohíben
que haya hambrientos,
que no se maten,
que no haya guerras,
y que el pecado se pise
como víbora que llega?

No cumplir los Mandamientos
es vivir como las fieras.

¡Qué lástima de adelanto,
que sirva para que a Dios no Lo quieran!


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C1