viernes, 28 de noviembre de 2014

Esto no es tesoro escondido

En Sueño Profético hablaban de Dios y de los Elegidos. Decían:

No debería extrañar
el que alguien dijera:
“Yo veo a Dios
en Imagen y en Palabras”,
cuando el que lo esté diciendo,
siempre vivió sus Palabras
y notaba su Presencia
cuando más sufrir llegaba.
Porque con la Presencia de Dios
tienes sufrir, pero en calma.

Que esto no es tesoro escondido,
es repique que oyen todos,
y ven que a Dios llevas de compaña.

Dios te permite el sufrir.
Y otras veces no permite, te lo manda,
que es la muerte de la carne.

Pero igual que hace esto,
también la Luz te la manda,
y te dice los caminos
para achicar el sufrir.

Y ya la Paz notará
el que te cuente el sufrir
y se lleve tu Enseñanza.

Dijo uno:

A la alegría y al sufrimiento le hacen falta Enseñanza de Dios.

La alegría, muchas veces, te lleva al olvido de cumplir los Mandamientos de Dios.

Y en el sufrimiento con Enseñanza puedes ser mañana Elegido de Dios.

El Elegido con Enseñanza tuvo antes que haber pasado pruebas Divinas sin él saberlo. Esto es estar quemándote y querer el fuego, porque el quemarte le puede al fuego.

Desperté, oí:

No hace falta estudio,
y da miedo el estudiarlo,
cuando ves la acción del Elegido,
que siempre es Línea de Dios.

Utiliza Libertad
para acercar a Dios.

Y niega acción en Libertad
para no ofender a Dios.

Es pino
que copa llega a este Cielo
y nunca lo verás mustio.

Es vasallo
que vigila a su Rey
y perdón pide en espera
de que un mando le dé mayor.

Para que el mundo Lo adore
después de su Resurrección.

Si no hubiera Elegidos,
nadie hablaría de Dios
ni Lo tendrían por Vivo.

Aunque al hombre le moleste,
Dios siempre tendrá Elegidos.

Porque son los que recuerdan
que Dios no es muerto,
que es Vivo.


***

Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - C5

jueves, 27 de noviembre de 2014

No hacen falta las palabras cuando se cree en Dios y se ama

En Sueño Profético decían:

Cuando se cree en Dios y se ama no hacen falta las palabras, porque tu acción va dando lo que siente tu espíritu y vas pensando en la Gloria para cuando te llame Dios. Porque la llamada es muerte de cuerpo y Vida Eterna de espíritu, como éstos a los que, en la Gloria, Dios les da el Mando.

Sigue el espíritu de la Gloria:

Mandan que aclare las palabras que han dicho, que son éstas: “No hacen falta las palabras cuando se cree en Dios y se ama”. Las palabras no hacen falta para decir que Lo amas porque tu vida se ve que de la Tierra no es por la entrega que tienes al Prójimo, pero para enseñar de la Vida Eterna sí hacen falta. Y si tu vida va dando ejemplo ya no hace falta decir “yo hago esto porque a Dios amo”.

Estas palabras “Amor a Dios” son el mayor alimento para el espíritu y para el cuerpo. Porque en el pensar que te llegue de sufrir, el Amor de Dios se pone delante y ya este sentir de alegría no puede ocultarse, porque es alegría que no la siente el que a Dios no ame.

Decían que el que esté al lado de este Elegido no puede ocultar el cambio que su vida ha dado. Que al que lo conocía antes de estar aquí le hace pensar caminos falsos.

Desperté, oí:

Tan pronto como estén los prólogos de los Obispos que salgan otros cuatro nuevos Libros.

Dicen en la Gloria que esto va a hacer que pidan perdón para que sean perdonados los que tenían Esto olvidado.

Que éstos no pueden decir que un caso como éste hoy lo hay.

Tan sólo pensando estas palabras deberían buscar donde Dios está hablando para que el Mundo enterrara el pecado, que el adelanto lo ha puesto como grande asignatura, diciendo: “Los tiempos han cambiado”.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V

miércoles, 26 de noviembre de 2014

El hombre interpreta la sencillez como rebajar la cultura

En Sueño Profético decían:

Las cosas que son de Dios tienen gran diferencia con las que son del hombre. Las cosas de Dios son sencillas, tan sencillas que al hombre le extraña que Dios se quede fuera, dándole Dios preferencia al hombre, que esta preferencia es la Libertad que Dios le deja. El hombre que tiene mando, no deja que el que no lo tiene, a él le mande. El hombre interpreta la sencillez como rebajar la cultura.

Dijo uno:

Dios bajó a la Tierra para enseñar a que el hombre viera a Dios entre el hombre, a que Lo conociera más por Amor, Amor que Él repartía al que su Amor quería, que este Amor se da en la Sencillez. Ya, en esta Sencillez, daba y recibía. Recibía al afligido y daba al que luego decía que no era Dios, al que más tarde iría a Pilatos a convencerlo de que había que Matarlo. Aquí fue cuando ya Lo trataron de vanidoso; aquí no entendían su Sencillez cuando decía: “Yo soy Dios Hijo. Yo vengo a juzgar a Vivos y muertos”; aquí fue donde quisieron ver el Dios y Dios no quiso. Todos pidieron milagros y Dios contestó con la Humildad y la Sencillez que Dios Padre mandaba: “El que Me pide Amor, en el Amor que mi Padre da en Mí, ya lleva al milagro”.

Dios se veía su Sencillez en sus Palabras y su trato.

Desperté, oí:

El hombre que a Dios no amó,
decía que Lo Mataron
repitiendo: “Yo soy Dios”.
Y Lo ponen en la Cruz,
como ponen al ladrón.

Vino repartiendo Paz,
vino repartiendo Amor,
y para el que fue en su busca,
le repartía el Perdón.

Si Grande fue la Enseñanza
que nos dio de Sencillez,
era más grande el Perdón
de aquel que buscaba a Él.

Que antes Lo había ofendido,
y Dios lo dejó ofender.


***

Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo II - C2

martes, 25 de noviembre de 2014

Hablar de Aquí con Amor

En Sueño Profético decían:

Al hablar de este Mundo sin materia puedes hacer daño, y pudieras tú perder la Gloria.

Dios deja Libertad, pero tú tienes siempre que hablar de Aquí con Amor, si de Dios eres; y si no eres de Dios, tienes que hablar con respeto y con miedo. Para hablar de los espíritus con seguridad, tiene que ser por persona enseñada en esta Gloria, que ya Dios le da inteligencia para tratar con toda clase de espíritus, sabiendo dónde tiene que llevar Amor de Dios, o dónde tiene que retirar contacto. Estos Lugares que Dios siempre tiene a su servicio, el hombre más los desecha que los busca. Pero como la Enseñanza es para siglos, uniéndose a otros Escritos que Dios mandó escribir, el hombre tiene que leerlos, viendo que es la misma Palabra: Evangelio que Dios dijo. Ahora Aquí comunica y mañana sigue esta misma Palabra Evangélica.

Dijo uno:

Es falta de tener conocimientos de este Dios, el no saber lo que es Palabra directa de Dios, o Palabra dicha por Dios y leída por el hombre. Este desconocimiento no es por Dios, es por el hombre. Dios siempre tendrá el Agua Divina de este Manantial, directa para el hombre que beberla quiera.

Desperté, oí:

Deja a los espíritus con Dios, que Dios, como Dueño, los mandará al que Amor al Cielo tenga.

Coge Enseñanza de aquel que al Prójimo vaya y venga.

No renueves lo de Dios, que ya en contra te pones.

Lee sólo el Evangelio, y busca al que Aquí viene.

Que no viene porque viene, que adoró y Dios ya lo coge.

La investigación del hombre, más veces a Dios ofende.

Ofende porque se olvida de la Fe, que sin Fe, Dios no te quiere.

Vive como Dios manda, y luego habla de su Gloria.

Que la Enseñanza de Dios es Prójimo el primer nombre, y ya, al segundo, llámale Misericordia.


***

Libro 11 - Te Habla el Profeta - Tomo II - C2

lunes, 24 de noviembre de 2014

Jerarquías y subordinados

En Sueño Profético hablaba Catalina de Siena y Domingo.

Decía Catalina:

Ella debe escribir a las jerarquías, normal. Estas jerarquías son para el hombre, para Dios no. Y como lo suyo no es del hombre, que es Dios el que lo dicta, ella mande su Dictado normal, y ya que ellos procedan. La jerarquía es la primera que debe saber cuándo Dios se comunica a un espíritu. Pues mayoría de veces no se habla con el dueño de la casa porque te lo prohíbe el que está en la puerta, prohibiendo éste sin que sepa el dueño, que ha prohibido. Ella que comunique normal a jerarquías y subordinados, y si el que puede decir “sí”, le da el “sí”, obedece a este Mando dicho hace quince años: “Que me ves, dilo, publícalo”. Y si te dicen “no”, no calles a este “no”, que este “no”, no te lo dice a ti.

Desperté, oí:

Dios no se inclina, con preferencia para que hablen de Él, por ninguno.

Todo el que ama, oye y no calla.

Pero para la divulgación del Mensaje, sí se inclina por los que tienen más posibilidades.

Dios no amenaza, porque entonces no sería Dios.

Dios es Amor, Perdón y Libertad.

Pero si este Dios no apartara, no sería Dios.


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - C3

domingo, 23 de noviembre de 2014

Frases de Aquí, no de la Tierra

En Sueño Profético hablaban de estas Enseñanzas dichas en la Gloria y dictadas en la misma Gloria.

Al leerlas, ves que son del Cielo para la Tierra; no hechas por el hombre para el Cielo. Que esto es grande diferencia.

Ya se han dictado estas Frases que hoy otra vez se nombran:

“El Credo está bien hecho, pero le supera el Te quiero”.

“Es mas alabanza decir en la Gloria: “Señor, Te quiero”, que decir: “Señor, yo creo en Ti”. Si estás en su Presencia es amarlo, no, creer”.

Tan sólo con estudiar estas Frases, ves que son dichas Aquí, no, hechas en la Tierra.

“Primer Sagrario de Dios”, tampoco es dicho del hombre. Es Madre, pero más Sagrario que Madre. “Sagrario” fue pensado por Dios Padre antes de que su Poder engendrara al mismo Dios hecho Hombre.

Tenía que haber un Sitio Sagrado donde la Palabra se hiciera Hombre. Éste fue el primer Sagrario de Dios.

Desperté, oí:

El Teólogo que quiera, ve pronto que son Frases de Aquí, no de la Tierra.

“Reina de todas las Madres”, en el Amor y en el sufrir, estas Frases te presentan:

El “Ruega por los pecadores” se sale del que lo dice.

Y a la Virgen Madre y Reina, por sus hermanos le pide.

“A ti Primer Sagrario de Dios y Reina de todas las Madres ruega por los pecadores”.

Al decirla, ya estás viendo que no es hecha por los hombres.


***

 Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - C2

viernes, 21 de noviembre de 2014

Espiga que el granero guarda

En Sueño Profético halaban de cosas distintas unas de otras, pero al final eran las mismas:

Amar a Dios, y sufrir y amarlo más, iban por caminos distintos, y al final decían igual.

Comparaban al sembrador con la espiga de trigo, para coger cosecha material o de espíritu.

Decían:

¿Habrá pasado el sembrador sufrimientos y trabajos! Antes de sembrar, cavando la tierra. Luego, después de que siembra, pensando en el tallo hasta que lo vea. Luego, deja el tallo, y ya pide agua, con una medida que vaya al sembrado. ¡Ya llegó la espiga!, que te paga todo el sufrir que has puesto. Pero ahora queda el sufrir mayor. Y miras al Cielo, y sin tú querer y más veces queriendo, dices estas frases: “Señor, que no llueva hasta que la espiga esté en el granero”. Que de este sufrimiento, ahora empieza el pago.

Si el hombre pensara, con el sufrimiento que a él le llegara, como el sembrador, cogería ganancia. Pero éste sufre, y si a Dios Lo llama, pocas veces es mandando alabanzas.

Desperté, oí:

Si el sufrimiento
el hombre lo llevara
sin ira, sin odio
y a Dios no culpara,
el final sería
de este sufrimiento
como espiga
que el granero guarda.
Que si dio sufrir,
Dios le dio ganancias.

Todo el sufrimiento,
si se aprovechara,
todo el sufrimiento
te daría ganancias.

Si el grano que siembras
te paga en espigas
y en costal de harina,
¿cómo pagará Dios
al que en el sufrir diga:
“Señor, que nunca me vaya
de tu compañía.
Quiero estar contigo
aquí en esta vida.
Si en ésta lo estoy,
ya estoy en la Otra
con los que quisieron,
estando aquí, Ésa”?

Este Dios te paga,
y ya el sufrimiento
lo achicas o lo apartas.

Hazte sembrador
en el sufrimiento
y ten tu mirada
siempre en este Cielo.


***

Libro 19 - Dios Manda en su Gloria, que Enseñen - Tomo III - C4