jueves, 14 de diciembre de 2017

Dios da el ciento por uno

En Sueño Profético decían:

Si vives presencia de Dios,
conoces lo que de Él viene.

Si vives presencia de Dios,
tienes que hacer lo que Él quiere,
con alegría y Amor.

Pues haciéndolo así, di:
“Yo, solo no me siento,
algo hay dentro de mí”.

Dijo uno:

Todo el que ama a Dios,
acepta lo que le pase,
y en el aceptar, ya dice:

“Señor, que yo nunca de Ti me aparté,
porque a la vida sin Ti,
vida no puedo llamarle”.

El que haga este pensar,
tiene a Dios siempre delante
y todo por Él lo hará.

Y como contento final
se le vienen estas frases
que como Evangelio están:

“Dios da el ciento por uno,
y a veces todavía más”.

Dios nunca pide que hagas
aquello que no podrás.

Al pez le pide en el agua;
al ave, en el volar;
al caballo, en el trote;
y al hombre, en la Caridad,
cuando Caridad necesite el hombre
y tú se la puedas dar.

Desperté, oí:

Dios nunca le pedirá al hombre lo que el hombre no llegaría por altura o por peso.

Dios nunca le pedirá al elefante la lana como a la cordera que la cría.

Ni que la fiera sea mansa, si el domador no la tiene a su cargo desde chica, cuando nació.

Dios no le pide al hombre nada que el hombre tenga que negarle, diciendo: “Señor, me pides lo que sabes que yo no puedo darte”.

Todo lo que pide Dios, piensa que ya lleva tu medida y tu alcance.

Pero si a Dios no amas, tú ya nada puedes darle.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

miércoles, 13 de diciembre de 2017

El Amor a Dios es imposible ocultarlo

En Sueño Profético hablaban del Amor a Dios. Decían palabras que el que mucho había amado les había puesto su nombre. Decían:

El Amor a Dios
es imposible ocultarlo.

Esto te quita cortedad
y te da una fuerza
que tú no puedes callar.

Este Amor se hace dueño de ti,
porque tú todo le has dado,
que todo es de Él.

Pero quiere que tú digas:
“Yo no vivo sin tu Mando”.

Esto, lo puedes decir
con palabras en tus labios,
pero si dentro no está
este Amor formando escándalo,
tú no sigues el Camino,
apartando sufrimientos
y pidiendo a Dios más Mando.

Este Amor,
el practicarlo no puedes
si no estás dentro.
Haces un cumplido
que el que ama
ya te lo está descubriendo.

Este sentir de este Dios,
no es difícil el explicarlo,
pero sí es muy difícil
el seguirlo y copiarlo.

Es difícil tener sed,
no beber y darle el agua
al que tienes al lado;
que te den en la mejilla
y que pongas el otro lado.

Pero es mucho más difícil
el silencio y el callarlo
este sentir que tu sabes
que no puede ser humano.

Desperté, oí:

Mis palabras, en este arrobo,
no dicen claro mi nombre.

Yo era más conocida
por no callar mis éxtasis
al que místico vivía.

El que no me conocía
y me oía la primera vez,
si pedía Amor a Dios,
Fuego mío sentía él.

Este Amor crece
cuando tú quieres cundir
este Amor cómo lo sientes,
una vez que tú Le dices:
“Mi vida ya tuya es”.

Siempre este Fuego te persigue
en lentitud o en impaciencia.

En lentitud, en espera,
cuando quiera Dios mandarte algo,
que ya ven en la Tierra
que Teresa no está hablando.

El silencio era en mí
cadenas en mí luchando,
pero tengo que decir,
que varias veces lloré
después de formar escándalo.

¡Ay escándalo de Gloria,
que yo iba contagiando!

¡Ay escándalo Divino,
que aquel que guarde silencio,
Dios lo aparta del Elegido!

Aquel que diga silencio
a la Palabra de Dios,
que haga examen de conciencia
y pida a Dios el Perdón.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C5

Huid maldiciendo las tentaciones

En Sueño Profético decían:

En los Arcángeles, Discípulos y Profetas es donde Dios dio más Mando y lo sigue dando.

Arcángeles y Ángeles: primeras columnas del Edificio de esta Gloria. Y Discípulos: no hay contacto mayor con Dios Hombre que ellos tuvieron en la Tierra, para al cuerpo enseñarlo a lo que no quería el cuerpo hacer, y a lo que quería, si era ensuciar la Palabra de Dios Padre dicha en Dios Hijo.

Huid maldiciendo las tentaciones, que sus hechos pueden apartar a muchos de la Gloria”.

Profetas los hubo antes de hacerse Dios Hombre. Éstos anunciaron su Bajada a la Tierra, y su Subida al Cielo después de que el hombre Le diera muerte en la Cruz.

Profeta, es Mando de Dios, que este Mando sube por encima del hombre.

En el Profeta es duro el caminar, por faltarle al hombre Amor a Dios.

Desperté, oí:

Hay muchos hombres de fama, hoy día en la Tierra, que no nombran a los Arcángeles, Discípulos y Profetas.

Que los Arcángeles fueron hechos cuando no había mundo de carne, que es mundo de pecado.

Discípulo fue el que quiso, por creer que era Dios.

Aunque veían a un Hombre, Le decían Maestro.

Arcángeles y Discípulos de Dios Hombre, fueron únicos.

Profetas tienen que haber siempre, mientras exista ese mundo, donde vive el cuerpo, y aquí tiene que venir el espíritu.

Tiene que venir para ser juzgado por el Dueño de los dos Mundos.

Le hace falta al cuerpo la Enseñanza del espíritu.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C2

lunes, 11 de diciembre de 2017

Levantar a aquel que puedas, sin trabajo ni sacrificio

En Sueño Profético decían:

Si tu misión es enseñar de lo que te enseñan en Gloria, cómo vas a aprender tú de los hombres de la Tierra.

Si tu Enseñanza es de Dios, cómo puede estar mal hecha.

Lo que hace el Elegido, lo puede hacer cualquiera, si no en la misma medida, en la medida que pueda, que siendo en la que pueda, ya va también enseñando.

Lo que el Elegido hace lo puede hacer el cristiano, que por cristiano se tiene o por cristiano se tenga, pero tiene que tener grande Amor al Cielo y grande desprecio a las cosas que el hombre valora en la Tierra.

Este aprender y enseñar lo puede hacer cualquiera, pero que rebose Amor, y ya sigues y aceptas. Que consejo y enseñar, tiene una gran diferencia de la renta que te da el consejo de la Tierra.

Desperté, oí:

Acción y consejo tuyo,
siempre sale del espíritu,
porque antes le llegó
al espíritu que a la carne.

Si el espíritu que oye
se pone al Mando de Dios,
todo lo obedece y lo cumple.

Pero si no llegó Amor
y sacrificio no pide
hasta que pueda el Amor al sacrificio,
nunca habrá una comprensión
para confiar en lo que dice el Elegido.

Mucho repetían en la Gloria:
Lo que hace el Elegido
lo puede hacer cualquiera,
si hay rebose de Amor.

Si falta este rebose,
difícil es lo sencillo,
y ya trabajo te cuesta
cumplir hasta lo más chico:

Levantar a aquel que puedas,
sin trabajo ni sacrificio.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

domingo, 10 de diciembre de 2017

Busca a Dios y verás qué pronto Él se presenta

En Sueño Profético decían:

Dios siempre se manifiesta como Dios: amando. Y el hombre siempre responde despreciando, creyendo que él es el dueño de los días, de los meses, de los años. Y no es dueño de terminar una palabra que esté hablando. El “sí” puede empezarlo y no terminarlo; y el “no”, no salir a sus labios, porque en el “no” no mandó. Si esto el hombre lo pensara, cuando amanece el día o cuando se va el día dándole entrada a la noche, el hombre a Dios amaría, porque ya sería muy largo el pensar: “¿Veré yo el día mañana?”. Y si el día estaba viendo, a la noche le diría estas palabras: “Tú anunciaras mi muerte cuando llegue el mañana. Voy a cambiar mi vida desde hoy, que antes que Dios no hay nada. Y esto lo practicaré los días, los meses y los años que Dios de vida me dé, porque yo no mando en ella. Y siendo el dueño de ella, yo tengo mi vida en contra de Él”.

Desperté, oí:

¡Qué meditación más buena,
si el hombre esto pensara,
viendo el Sol o las estrellas!

Noche o día,
llámale como tú quieras.

Pero haz por reformarte
de aquello que no es de Dios,
que es del hombre de la Tierra.

Busca a Dios y verás
qué pronto Él se presenta.

En la Paz que tu espíritu
luego le dará a la materia.

Ya esto te hace pensar:
“Mi vida ya sabe Él cuándo se va.
Yo, tanto que quiero para ella,
no mando en detenerla”.

Cuando oiga la llamada
del Dueño de las dos vidas,
la temporal y la eterna,
dejaré mi cuerpo sin vida,
con pobreza o con grandezas.

Busca a tu vida compaña
que siempre te hable y te guíe
para hacer lo que Dios mande.

Que el Mando que va de Dios
no es mando.

Es un Mando con Amor,
que siempre te da buen pago.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C3

sábado, 9 de diciembre de 2017

Si crees en este Mundo

En Sueño Profético decían:

Si crees en este Mundo, ya desvalorizas lo que ése tiene.

Si crees en este Mundo, le das valor a lo que contigo se viene, que es lo que Dios te dio: espíritu, vida que nunca muere.

Si crees en este Mundo, no te distraen los valores que el hombre tanto valora y luego a él no le sirven. Esto te trae recuerdos que luego te ponen triste.

Si crees en este Mundo, cambia, cuando cambiar puedas. Que este cambio lo puedes hacer cuando el cuerpo vida tiene.

Dijo uno:

Si quieres vivir Paz, lo que no te va a servir para el espíritu, no lo desees. Que eso es vivir intranquilidad para tú vivir herencia para el que después de tu entierro llegue.

Desperté, oí:

Todo el que está en ese mundo puede servir.

Pero un servir dominando tú lo que a tu espíritu le pueda quitar la Paz de Aquí.

Si el hombre luchara por no perder la Gloria, como lucha por lo que tiene valor –que ahí valor le da el hombre–, ninguno perdería la Gloria.

A todo lo que no tiene vida y menos puede servir, es a lo que más valor le da el hombre.

Cuando la Palabra de Dios la practicas creyendo y amando, ya todo lo de la Tierra te distrae sin desearlo.

El cuerpo es caballo desbocado, que si no lleva buen jinete, se mete por lo sembrado.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C4

viernes, 8 de diciembre de 2017

Más sufrió Dios que yo

En Sueño Profético decían:

El que tiene contacto Aquí y recibe de Dios Mando, tiene más poder para curar el espíritu que la carne. La curación de la carne la pide, y la salvación del espíritu, sin pedirla, Dios sabe que su mayor alegría es querer que el hombre se salve y coja este Camino de creer que hay Gloria, que hay otro Mundo en el que Dios espera y a todos quiere lo mismo. Pero siendo poderoso en crear y destruir, no verán que obliga a nadie a que al Cielo tenga que ir.

Si Dios al hombre obligara, ya esta Gloria no sería Gloria, ni habría rebose de Amor, ni bajarían espíritus con imagen o sin imagen, pero sí con Mando de Dios, ofreciéndote su Reino y guardándote el Perdón.

Desperté, oí:

La curación del cuerpo puede ser curada con su petición.

Pero esto, donde ocurre, dicen que viene de otro camino la curación.

Pero en la curación del espíritu, el que haga esta receta que presenta el Elegido, ven que la curación del Cielo ha sido.

La curación del cuerpo, si la piden, hace ruego y llama al médico.

La del espíritu, si recogen su receta, sobra el médico y la cura llega.

Pero desgraciadamente son pocos, muy pocos, los que esta receta cogen y la cumplen con la fe de que curados están ya.

Si la receta del espíritu se cumpliera igual que la de la carne, se acabaría la depresión y se cortaría el avance.

Depresión que llega si te apartas de Dios.

Si todos los sufrimientos aceptas y a Dios no culpas, no llega la depresión.

Porque te llega el pensar: “Más sufrió Dios que yo”.

Sufrió y sigue sufriendo por salvar al pecador.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C5

jueves, 7 de diciembre de 2017

La Confianza y la Fe son inseparables amigas

En Sueño Profético hablaban de la Confianza en Dios. Decían:

Hombre que confía en Dios,
hombre que seguro conocerá la Gloria.

Hombre que confía en Dios,
tiene que vivir su Presencia
en todos sus actos,
y su Nombre pocas veces
faltará de sus labios.

La Confianza te ayuda
a pasar el día con Paz
y ya la noche tranquila,
y esta tranquilidad,
la Confianza te firma.

La Confianza y la Fe
son inseparables amigas.

Si Confianza no hay,
la Fe de ti se retira,
porque la Fe va primero.

Te va pasando el Camino
que muchos no lo pasaron
porque la Fe no tuvieron.

Dijo uno:

Todo el que siga a Dios
tiene que poner la Fe
antes de que se mueva la lengua
y antes de que se muevan los pies.

Porque las cosas sin Dios
hay aceptarlas sin ver.
Tú déjalas que las vea
la Confianza y la Fe.

Desperté, oí:

Si te falta Fe,
tu espíritu está enfermo.

Si Confianza en Dios no tienes,
hay que compadecerte,
si la compasión la quieres.

Si quieres la compasión,
es que curarte tú quieres.

Sin Fe es vivir en túneles oscuros
y sin ver salida.
Si Confianza no tienes,
nunca mirarás Arriba.

Las cosas de Dios
son claras y son sencillas.

Si esto así lo piensas,
siempre mirarás Arriba.

Y esta oración te saldrá:

Señor, si tu Fe y tu Confianza
las llevo de compañeras,
yo acepto tu Voluntad
y mándame lo que quieras.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C1