martes, 11 de diciembre de 2018

El Amor a Dios

En Sueño Profético decían:

Si amas a Dios, en tus actos lo publicas.

Si amas a Dios, te verán Paz y alegría.

El Amor a Dios te da claridad y te quita peso, peso del espíritu, y tu caminar va dejando huella de un bienestar, que para comprenderlo, tú tienes que amar.

Este Amor lo notas porque de ti se retira la soberbia, la avaricia y aumenta la Caridad; al Prójimo llevas delante, y ya tienes que buscar donde dejar tu ayuda. Que puede que muchas veces vean tus manos vacías, aunque lleves doble carga de remedio para la Vida. Para la Vida de espíritu, que de ésta nadie se ocupa.

Desperté, oí:

El Amor a Dios
te  hace vivir la vida.

El Amor a Dios,
de lo malo te retira.

El Amor a Dios,
decía Teresa de Ávila
que se nota el que lo viva.

Se nota en nombrar a Dios
cuando de tus labios sale.

Se nota en la ansiedad
de querer que de Él te hablen.

Este Amor lleva tal Fuego,
que el Fuego es el que hace
que más Lo sigas queriendo.

Este Fuego es del espíritu,
y sus llamas dan al cuerpo.

Al que le veas llamas,
di que hoguera lleva dentro.

El hombre busca la lumbre
que sólo calienta el cuerpo.
Estas frases fueron dichas
cuando vivió con cuerpo,
y hoy un espíritu las dicta.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C2

lunes, 10 de diciembre de 2018

Hay que publicar lejos y cerca la Palabra de Dios

En Sueño Profético decían:

Estos Escritos dan qué pensar cuando los está leyendo o cuando después de haberlos leído los piensas.

Si los cuentas, no es presentarlos tal como son dichos Aquí. Por eso hay que publicar lejos y cerca la Palabra de Dios y no dejarla oculta.

Dijo uno:

No hay quien pueda retirar una Palabra de estos dictados en Gloria, para mejorarla con la suya. Con esto nada más deberían presentarlos en todos los sitios donde se enseñara de letras o se hablara del Antiguo o Nuevo Testamento. Esto, con diez Mensajes que leas, ves que no hay cerebro humano que tenga este saber y esta valentía para terminar de escribir el Dictado con gran prisa y fuerza, y ya no admita reforma, ni de teólogos, ni de profesores de letras. Son presentados diciendo: “No son míos”.

Desperté, oí:

Dios hace que sus Palabras queden escritas para Enseñanza y justificación de esta Verdad, y para frenar un poco el sufrimiento que el hombre le da al Elegido.

En el mundo material le deja su Flotación Divina, que sólo ve ella como báculo de su Poder. Y en el Mundo de espíritu le manda a los espíritus que están en su Gloria, que dicten lo que sólo vivió el espíritu.

Si esto lo estudia el hombre, no puede vivir sin acudir donde este Caso existe.

Esta Verdad, por ser tan verdad, el que no ama a Dios no quisiera que fuera verdad.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5

viernes, 7 de diciembre de 2018

El cuerpo debe siempre obedecer al espíritu

En Sueño Profético decían:

Esto es para enseñar al cuerpo a que vaya detrás del espíritu, para conocer cuándo el espíritu está mandado por Dios o mandado por espíritus que no están con Dios. Que estos espíritus actúan de muchas maneras, para no ser conocidos y hacer que tú cojas un vivir que te reitre de Dios en el sufrimiento. Y el dolor del cuerpo, ellos harán que se agrande.

Dijo uno:

No es lo mismo llevar peso y que te sobren fuerzas, que llevar poco peso y éste llevarlo arrastrando y ofendiendo. El dolor del cuerpo con esperanza en Dios, duele menos, y mayoría de veces, si no faltara esta esperanza, el dolor no crecería, como en muchos cuerpos pasa.

Hay quien lleva un sufrimiento tan grande, que si tuvieras que medirlo o pesarlo, no habría peso que aguantara este peso, ni medida que midiera este sufrimiento.

Desperté, oí:

El cuerpo debe siempre
obedecer al espíritu.

Si el espíritu está
con espíritus que no son de Dios,
tu cuerpo actúa en contra de Dios.

Si tu espíritu está
entregado a este Mando,
todo lo ves sin peso,
porque sientes a Dios a tu lado.

En el sufrimiento
hay que tener cuidado,
porque los espíritus malos
harán que todo lo veas imposible
y nada veas terminado.

En la enfermedad del cuerpo,
te asustan y tú ya te ves más malo.

Y tienes que cuidar del cuerpo,
y llevarlo siempre
como caballo desbocado.

Al espíritu que no es de Dios
hay que humillarlo hasta tal extremo
que se quede fracasado,
y lo que él te ponga negro,
Dios te lo pondrá más claro.

El espíritu que no es de Dios,
quiere quitar sufrimiento,
haciendo sufrimiento mayor.

Huye de estos espíritus
y busca espíritus de Dios.

Que los que no son de Dios,
o te llevan al pecado
o te retiran de Dios.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C7

jueves, 6 de diciembre de 2018

Asignaturas Divinas

En Sueño Profético decían:

Si te falta Caridad y Obediencia, tú no puedes cumplir la Ley de Dios, que son los Mandamientos. Sin Caridad no vas por el Camino de Dios. Y sin Obediencia, Dios no te da Mando para que su Mando lleves al que quiera practicarlo.

Caridad y Obediencia, el Amén ya te están dando.

Dijo uno:

La Caridad bien cundida puede quitar del pecado y hacer que miren al Cielo los que nunca hayan mirado.

Hay quien por falta de Caridad sigue siempre siendo malo.

La Obediencia te reforma y te quita de caminos que, por falta de Obediencia, nunca te habrías reformado en vivir los Mandamientos que te prohíben, con gran Amor, el pecado.

Desperté, oí:

Obediencia y Caridad te llevan a cumplir los Mandamientos que Dios Hombre enseña a vivir en la Tierra.

Sin Caridad vas apartando de Dios si te ven que haces cumplido de la Palabra de Dios.

En cambio, en la Caridad hecha por Amor a Dios, no pongas dudas de que huyan los espíritus que no sean de Dios.

Y ya no llegan los porqués donde tú has dejado la Caridad.

Que estos porqués, a veces, te hacen ver montaña en llanura. Y en la montaña, al revés.

Obediencia y Caridad son la Asignaturas Divinas que Aquí más puntuación se les da.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C2

martes, 4 de diciembre de 2018

¿En qué lugar tendrá Dios al que pudo cundir Esto y silencio le dio?

En Sueño Profético decían:

Si el hombre hiciera un pensar: ¿por qué sufre el que Aquí viene? –que es Dios el que lo trae–, se daría cuenta de que es él el culpable, porque Dios no le interesa.

No hay quién le pongan en las manos una cosa de valor, viniendo por buen camino, y el hombre diga que no. Si es de Dios, lo acepta, bien para él o para repartirlo como buen cristiano.

Pues sigue haciendo un pensar:

¿Cómo saber que está pidiendo ayuda, sin descanso, a sus Representantes y a seglares, que tienen lo que Dios les deja mientras están con cuerpo, y que no se ofrezcan a encargarse ellos de cundir estos arrobos, pasados luego al cuerpo y mandando que queden escritos para que el hombre no olvide que ese mundo es pasajero; para que piense que su cuerpo será muerto, y que los valores son los que hiciste para el Cielo?

¿Cómo puedes tú, pudiendo, decir: “Señor, yo no puedo cundir este “Diciendo”?

Que si mides las Palabras y la pesas, tienen la misma medida y el mismo peso que lo que Dios dejó dicho con el nombre de Evangelio. Esto se está repitiendo a diario, desde que se dio la Enseñanza al Instrumento, para que su contestar sean Palabras del Cielo.

Desperté, oí:

Es Salvación y peligro, según la interpretación que le dé el hombre, cuando Dios se manifiesta con esta abundancia.

Es Salvación para el que pecó con sus dudas, o para el que vive con el sufrimiento: “¿Si yo estaré perdonado?”.

Para éstos, es Salvación de espíritu, Paz en el cuerpo.   

Y es peligroso saberlo y no cundirlo, administrando poderes del que manda en los dos mundos, o para el que a nadie tiene que pedirle parecer para cundir lo que pronto, hace ya 29 años, está mandando Dios escribir.

Haz el último pensar y piensa: ¿En qué lugar tendrá Dios al que pudo cundir Esto y silencio le dio?


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4

lunes, 3 de diciembre de 2018

Querer de Dios, Permitir de Dios

En Sueño Profético hablaban para enseñar al necio y para premiar al justo.

Para enseñar al necio que quería quitarse el nombre y ser un vasallo de Dios, y ya también recibía Premio.

Hablaban del querer de Dios o del Permitir de Dios:

Querer de Dios es, que con tu acción y palabras mandes alabanzas a su Gloria. Y Permitir es, que desprecies sus Palabras y vivas para la Tierra, y que al Lugar que Él elige, le pongas la indiferencia, porque a Dios, por Dios no tienes.

Tus actuaciones son buenas para la ley que ha puesto el hombre. Que si estas leyes pensaras y vieras que de Dios no eran, ya, al aceptarlas, te convertirías en enemigo de Dios para el Cielo y para la Tierra.

Dijo uno:

Yo oí un día decir al Maestro –como Él decía a los Discípulos que Le llamaran– estas palabras:

Sufrid sufrimiento de arrepentimiento cuando lo que hayáis hecho haya sido del agrado del Permitir que Yo permito, pero que no quiero”.

Desperté, oí:

Dice sufrimiento de arrepentimiento, porque si el arrepentimiento es por Dios, no hay mayor sufrimiento.

Ya te sientes avergonzado
para decir: “Señor, Te quiero”

Ya te sientes tú culpable
de que más a Dios no Lo quieran.

No uses el Permitir
y haz el Mando que Él quiera.

Que el Mando que va de Dios
es antes Cielo que Tierra.

Si esto quieres comprenderlo,
piensa el día que te mueras,
que la Tierra te da el Premio
cubriendo el cuerpo de tierra.

Y la Gloria abre las puertas,
dándote ya Vida Eterna.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C2

domingo, 2 de diciembre de 2018

Universidad Divina

En Sueño Profético decían:

¿Cómo no verá el hombre que esto no puede ser dicho ni dictado por el hombre?

El hombre coge al asesor del cuerpo, y no coge al asesor del espíritu para no perder el Cielo.

¿Cómo no verá el hombre que esto no puede salir del hombre, por grandes estudios que tenga?

Tan sólo al desmenuzar cualquier tema que quisieran, cansarían sus palabras porque ya no serían éstas.

Dijo uno:

Esto es lluvia de palabras, que Dios manda del Cielo a la Tierra, que el hombre jamás puede detener ni poner otras de compañeras.

¿Cómo no verá el hombre que Esto baja del Cielo, y que no hay hombre que lo detenga? Que todos los que lo intentaron están fuera de la Gloria. Dios no puede darle Gloria al que persigue sus Palabras, porque esto sería Infierno metido en la Gloria.

Dios se comunica al hombre para que el hombre Lo quiera y cuando le llegue muerte sepa que Vida le espera, y si vive el pecado, que el pecado aborrezca, y lea los Mandamientos, que escritos todo hombre los lleva dentro de su conciencia.

Desperté, oí:

Va el Mensaje, a que no hay hombre que queriendo a Dios o sin quererlo, no vea que estos Escritos no son dictados por la sabiduría del hombre.

Al verlos, si tu espíritu es de Dios, ves Universidad Divina.

Y en lo Divino no hay más Profesor que Dios.

Dios en Tres Imágenes.

Dios Padre: sin Cuerpo. Dios Hijo: con Cuerpo de Carne. Y Dios Espíritu: que es Poder del Único Dios que hay.

Poderosa Trinidad de Tres Dioses en Uno hay.

Ciérrale al mal las puertas y lee los Mandamientos que escritos todo hombre lleva en su conciencia.

Todo lo lee el rudo más aprisa que el culto explicarlo quisiera, si es rudo de presencia y de Cátedra de Dios su espíritu.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C1