jueves, 18 de febrero de 2010

Las Fuerzas te vienen después del sufrir - Libro 19 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo III - Pag. 211-212-213


En Sueño Profético hablaban del Elegido. Decían:

El que Dios elige, antes de ser Elegido se purificó su Espíritu con el Fuego Divino y con el Fuego del sufrimiento en la Tierra.

Sin esta Purificación no puede haber Enseñanza.

Dios enseña en el sufrimiento si tú quieres su Enseñanza.

Hay que saber destacar: Elegido que Dios premia, o Elegido para enseñar. Este, no se le termina el sufrimiento, este crece y aumenta más. Le aumenta cuando el sufrimiento, donde acampa, envenena para que ofendas a Dios, para que a Él no Lo quieras. Y en este pensar te hace que el sufrir más grande sea.

Esto, el que ve esta Vida, aunque no ha dejado la Tierra, es sufrimiento sin muros que el sufrimiento detengan.

Dijo uno:

Luego, hay otros sufrimientos que el hombre podía quitar al que Dios Aquí le da Mando para enseñar del Espíritu. Pero el hombre pide Milagros con exigencia y sin pago de obediencia al Elegido.

Desperté, oí:

Son pocos los que cogen
el sufrimiento del Elegido
para descargarle peso.

Son pocos los que piensan.
“si yo le allano el camino,
el Mensaje va más lejos”.

El que anda sin muletas,
si no es de Dios,
del cojo jamás se acuerda.

El que a Dios por dentro no siente,
no busca al Elegido
hasta que le llegue muerte.

Entonces pide el Milagro
y lo busca, aunque no cree.

Debía de pensar el hombre
que ya vivía Milagro
teniendo él de sobra,
y el Elegido iba
pidiéndole limosna.

Este sufrimiento es duro
si Dios no te diera Fuerzas.

Que las Fuerzas ya te vienen
después que el sufrir lo tengas.


***