viernes, 26 de febrero de 2010

Pensamientos escondidos - Libro 84 - Investigaciones a La Verdad - Tomo XIV - Pag. 31-32-33


El sueño lo retiraba el pensar porqué no buscarían estas Palabras que Dios dice en su Gloria y manda que se publiquen.

En Sueño Profético seguían hablando del pensamiento que el Elegido tenía de ver a tantos en las procesiones, un día al año, cada uno nombrando la procesión que daba más escándalo.

Dijo un espíritu con Mando de Dios:

Este Elegido tiene pensamientos, que no puede decirlos, del Amor tan grande y tan sentido que a Dios le tiene. Esto, para comprenderlo, tendrían que ver la vida que hace, siguiendo cada día más a Dios, sin enfado y no culpándolo de que sus sufrimientos los puede quitar Él. Este pensamiento, cuando le llega, a Dios le pide perdón, porque sabe que su pensar es decir: “Señor, yo no tengo sufrir, si comparo lo que el hombre Te hizo y Te sigue haciendo a Ti. Cuando me llegue este pensar – que yo no quiero este pensar -, quítamelo, porque yo quiero contigo estar siempre, despierta y dormida, y haciendo tu Mando, que es lo que me alegra la vida”. Esto que se ha pensado, en el pensamiento del Elegido lo deja escondido. Lo que sí publica son las grandes alegrías.

Desperté, oí:

Estas alegrías y el pensar en Dios, cada día más se agrandan.

También decían y han dictado el pensar del Elegido, que es éste:

“igual que van a las procesiones una vez al año, porqué no buscan al que Dios le da sus Palabras para que sirvan de Enseñanza y se publiquen”.

Aquí se ve la actuación de Dios, porque los pensamientos del Elegido sólo los sabe Dios.

Unos los dice. Y otros los guarda, porque no serían comprendidos y a Dios sufrir le mandarían, ofendiendo a este Elegido.


***