sábado, 13 de febrero de 2010

Tú no creías en Mí, pero querías creer - Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - Pag. 197-198-199


...Leer en Inglés

En Sueño Profético decían:

Es peor creer y no amar, que no amar por no creer. El no creer puede que algo te estén poniendo para que no llegues a Quererlo, pero creer y no amar, tú mismo te haces muralla, llegándote a condenar.

Dijo uno:

Yo Le oí un día al Maestro unas Palabras que fueron ladronas de mi sueño, que aquí me mandan que dicte:

"El que crea Quien Soy y la obediencia no Me entregue, que se retire y no Me llame "Maestro", porque el que no crea Quien Soy, no puede traer a mi Rebaño. Pensad, que el que haga mi Mando sin comprenderlo, ya Me está amando, y mi Padre le tiene las puertas de la Gloria abiertas para cuando lo llame y deje la Tierra".

Estas Palabras se hicieron ladronas y me robaban el sueño, hasta que me quité las dudas y salí a su encuentro, y no me dejó que hablara, fue Él el que dijo:

"Ya te llevará el sueño el Amor a Mi Padre y al Maestro, que es a Dios Hijo, al que estás viendo. Tú no creías en Mí, pero querías creer. Yo te he mandado el creer, y tú ya pones la obediencia. Publica que querías creer y mi Padre te ha oído".

Desperté, oí:

Fue una de las Enseñanzas
que más escándalo formó en Israel.

Yo quería creer,
y me pasaba las noches
pensando qué hacer
porque yo sentía algo.

Pero me quitaba el sueño:
"¿Y si creo
y luego no obedezco ni amo?"

Ya amé,
y me sobraba el creer.

A los Discípulos seguía
y su obediencia era mi guía.

Es mejor no creer,
que creer y no obedecer ni amar.

Esto en la Palabra de Dios.

Creer sin obediencia,
aparta de Dios y no acerca.

El que no cree y lo va diciendo,
es peligro que va avisando,
pero no engañando.

Ama, y en amando,
la obediencia va acompañando.


***