jueves, 4 de marzo de 2010

El hombre teme al hombre - Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - Pag. 85-86


...Leer en Inglés

En Sueño Profético decían:

El hombre teme al hombre cuando tiene que decir el hombre, es verdad que Dios habla. Este temor es falta de seguridad en la existencia de Dios; el hombre debe de asegurarse en la materia que dice: Mi espíritu es arrobado por Dios. Cuando esta materia responda en todos sus actos normal, sepa que en el momento que no acepte, ya está dudando de este Dios Vivo, invisible en materia, y visible en Espíritu. Para los ojos de la carne, tú no Lo ves, como Él no coja la materia; pero como tú Lo ames, tú Lo ves en tu espíritu diciéndote Él: Esas son Mis Palabras; haciéndote comprender todo cuanto tus oídos oigan, y tus ojos vean; pero si tu saber de hombre no te deja oír al Comunicante, tú nunca sabrás de este Dios Vivo mientras tú vivas con materia.

Desperté, oí:

Si tú amas a Dios, tú vives para Dios.

Si Lo amas, tu espíritu es de Dios, y al dejar la materia, vuelve a Dios.

Tu espíritu fue de Dios, y vuelve al Lugar de Dios.

Tu espíritu no tenía lugar.

Tu espíritu, Dios lo lanza para que viva la materia y una vez muerta esta materia, el espíritu vuelve al lugar que este espíritu ha elegido con la Libertad que Dios le dejó.


***