lunes, 8 de marzo de 2010

Primeros Hechos Sobrenaturales: 4ª Parte


...Leer en Inglés

Recé un Credo -(que yo nunca lo rezaba, pues mi oración predilecta era la primera parte del Padre Nuestro, y el Ave María. Santa María no tenía mucha costumbre. Esto lo veía corto y contentaba a la Madre y al Hijo)-, y estuvo la Cara hasta que lo terminé.

Creí que era un Apóstol o un Viejecito que había muerto en Gracia de Dios, y que quería decirme algo.

Desde aquel día se me quitó el sufrimiento de que estuviera enferma.

Lo conté a los míos, y me dijeron que las nubes hacían dibujos, caras, animales, e infinidad de cosas.

Tomé la decisión de no decir nada. Y ya mi hermana, parece ser que me creyó algo, y me dijo:

- Bueno, cuéntame si te pasa algo más, pudiera ser fuera un camino de Dios.

Voy a describir bien cómo era la Cara:

Ya digo: era de edad entre los cincuenta y sesenta.
Tenía una melena completamente blanca, y un rizado muy menudillo.
Los pómulos muy señalados, pero no huesudos. Eran bonitos y una barba grande, blanca, con el labio inferior bastante grueso. Ojos grandes. Era una Cara guapa. Daba bondad y justicia.

En verdad, no Lo conocí, pero le rezaba todos lo días al Señor pidiéndole me mandara al Viejecito, y me comunicara con Él.


Continuará...