viernes, 9 de abril de 2010

Mandamientos - Libro 57 - La Palabra del Creador - Tomo VI -Pag. 139-140-141


En Sueño Profético decían:

Antes de hablar nombrando a Dios, tendrían que pensar que Dios hay sólo Uno, aunque se nombre a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo.

Aquí está el Mundo Eterno, donde está Dios con Cuerpo, esperando al que cuando su cuerpo muera, su espíritu quiera Vida Eterna, si su cuerpo vivió los Mandamientos de Dios.

Este creer te hace amar y ya despides a todo lo demás.

Si crees en Dios, ya no puedes hacer otro Mando que no sea el de Él.

Dios presenta su Poder con la Luna, el Sol, la noche y el día. Cuando se va algo de lo que se ha nombrado, después viene lo que se está esperando. Si es la noche, esperas al día. Y si es el día, ya te preparas para lo que la noche pida.

El temblor de tierra, el fuerte aire, los truenos y la tormenta con grande lluvia tapando casas, y viendo pueblos como se ve la playa, con agua que los cuerpos tapa, esto es Poder de Dios.

Se ha hablado de algunos Poderes de Dios, que nadie puede poner ni quitar. Pues si en esto piensan, cómo enseñar una ley donde a Dios no nombran.

Desperté, oí:

Las cosas que el hombre enseña que van en contra de la Palabra de Dios, el que las aprenda está en contra de Dios.

Decían en la Gloria tantas Palabras del Poder de Dios, que tan sólo con pensarlas ves que hay un sólo Dios.

¿Quién puede quitar la Luna de noche y de día el Sol?

Y por años que vivas, la muerte no la retiras.

Piensa en el cuerpo enfermo, siendo éste de un gran médico…

Teniendo éste para pagar todos los caros medicamentos.

Pero la muerte aquí da el desprecio. Y lo que deja vivo es el espíritu, porque el Mando es del Cielo.

Decían en la Gloria, que hacía grande falta que estos Libros los enseñaran en los colegios.

Ya que hablaban de Dios igual que Él enseñaba cuando bajó a la Tierra. Dios dejó esta Enseñanza con el nombre de Mandamientos.

Que son diez los que hay en esta Ley.


***