viernes, 30 de abril de 2010

Todo es querer hacer daño - Libro 60 - Dios No Quiere, Permite - Tomo VII - Pag. 13-14-15


No me podía dormir pensando en el desprecio tan grande que le dieron a estos Libros.

En Sueño Profético decían:

“Lo que han hecho con estos Libros no ha sido desprecio, ha sido mando de Satanás. A este mando obedece el que está en contra de la Palabra de Dios”.

Dijo un espíritu con Mando de Dios:

“No hay Amor a Dios ni creen que hay Vida Eterna, donde está la Gloria y la “Profundidad”. A esta “Profundidad” es donde van los que no amaron a Dios: los que en Él creían y no Lo querían”.

Decían en la Gloria, que cómo no se darán cuenta de que Esto no es una aparición, que es el Poder de Dios en un espíritu que coge para que dé la Enseñanza que Él en su Gloria enseña. Las palabras y la acción de este Elegido son de lo que a él le enseñan y le mandan que diga, sin obligar a que las copien.

Busca al que más poder y mando tenga en la biblioteca donde han tirado –y lo han dicho- estos Libros, que están hechos con Mensajes dichos en la Gloria y prologados por jerarquías de la Iglesia.

Desperté, oí:

El pensar que estos Libros los han tirado a la basura, te da sufrir y te quita el sueño, y crees que pecas por no dar Escándalo.

¡Y pensar que ha sido en el lugar donde el que más manda ha prologado un Libro!

¡Todo es querer hacer daño donde Dios está hablando!

Algún día se cundirá el castigo que Dios va a mandar.

Repetían mucho estas palabras. “Cuantos más Libros haya publicados, más se pisan a los espíritus malos”.

Llegó el sueño con mucho ruido de palomas volando, y decían: “Esta es la Paz del espíritu”.

Esta Paz es la que tiene el espíritu del Elegido.

Tus ruegos abren camino y Dios concede tus peticiones.

El comienzo del Mensaje ha sido por Dios mandado.

Este Dios guarda castigo por querer al hombre tanto.


***