miércoles, 1 de septiembre de 2010

La Palabra que mejor le va al Elegido es la de Profeta - Libro 60 - Dios No Quiere, Permite - Tomo VII - Pag. 99-100


En Sueño Profético hablaban de los Elegidos por Dios. Nombraban también a los que se conocen por curanderos de cuerpo y de espíritu, pero que a Dios no nombran. A veces lo nombran, Ofendiéndolo, porque se ponen ellos los primeros.

Ya sigue el Mensaje un espíritu de la Gloria con Mando de Dios:

Todo lo que se ha nombrado existe en la Tierra. Pero su mando no es Mando de Dios ni de la Gloria. Si a éstos se les compara con este Caso, más se ve que su mando no es Mando de Dios ni de la Gloria. El Mando de Dios tiene Poder y Fuerza para no poder callarlo, aunque castigo te dieran. Este Caso -repiten en la Gloria-, hoy, es único; es ArroboDesprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) de espíritu. Si esto piensas, ves que es muerte para el cuerpo por unos momentos. Pero el Poder de Dios le manda de nuevo el espíritu al cuerpo con Saber y Mando para que enseñe lo que Dios en la Gloria le ha dicho y le ha hecho ver. De esto, todo lo que diga el Elegido es Palabra de Dios, aunque lo diga este que se ha nombrado. El Elegido es un Lugar que su nombre es Profeta. Profeta es el Lugar al que Dios le da su Mando para que enseñe de su Vida Eterna.

Desperté, oí:

Todo el Arrobo ha sido hablando del Elegido. Decían, que la Palabra que mejor le va al Elegido es la de Profeta.

El despertar era alegría, de ver la subida que esto de Dios está cogiendo.

El que esto así no lo vea, tiene ojos, pero para lo de Dios está ciego.

El Poder de Dios hace milagros en todos los que aquí están llegando.


***