miércoles, 24 de agosto de 2011

La Fundación Ana García de Cuenca estuvo en la JMJ


Saludos a todos los lectores/as. Con unos días de retraso os informo que la Fundación Ana García de Cuenca estuvo presente en la JMJ de Madrid.

Gracias a la participación activa de varios de sus miembros y con unos modestos pero efectivos medios, logramos poner en conocimiento de miles de personas la Obra de Ana.

Me gustaría empezar dando las gracias a estas personas:

Pilar Hernández, Encarni Hernández, Mari Gracia López, Pilar Rodríguez, Eva Ortiz, Araceli Moreno, Toñi Hernández, María Rodríguez y Juan Manuel Hernández, por asistir y haber participado en este evento; tanto en la difusión de la Obra de Anita como por su labor de Voluntarios de la JMJ.

Tras varias semanas de preparación visitando Parroquias e Iglesias con carteles y trípticos preparados especialmente para la ocasión, varios Ministros de la Iglesia han mostrado su interés por el caso y han podido comprobar de primera mano que los seguidores de Ana García de Cuenca seguimos luchando para que sus Escritos lleguen a toda la humanidad.





En el aeropuerto más antiguo de España, Cuatro Vientos, tuvo lugar la Misa de Clausura de esta Jornada Mundial, oficiada por Su Santidad el Papa Benedicto XVI. Junto a miles de peregrinos, yo y un grupo de 9 miembros de la Fundación, expusimos varias lonas de más de 2 metros de longitud, varios pósters alzados con mástiles a modo de banderas y cientos de trípticos. Multitud de peregrinos y miembros de la Iglesia mostraron su interés por el Caso.



Algunas de estas lonas han sido emitidas por televisión: aquí os dejo el video del informativo especial de TVE (avanzad hasta el minuto 51:50)



En definitiva, nos volvemos con una gran satisfacción y esperanza, pero no está siendo una labor fácil. Aunque tampoco lo fue para los Discípulos de Dios Hombre que con muchos obstáculos, perseguidos, y también con muy pocos medios, lograron divulgar la Palabra de Dios por todo el mundo.

Cuando caminas con la Verdad bajo el brazo, todo son obstáculos, pero si tienes gran Amor a Dios, Él te da fuerzas para seguir adelante.