sábado, 5 de noviembre de 2011

No acostarse un solo día sin salvar a un pecador - Libro 5 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo I - Pag. 88-89-90


En Sueño Profético contaba y decía Agustín:

¡Qué verdad que el Perdón le llega a todo el lo que quiere!

Yendo yo un día por un camino, vi un ventorrillo a mi paso, y la curiosidad de ver a la gente agrupada, me detuvo, y quise saber el por qué. Pregunté a la más cercana –ésta era una mujer–, y me dijo:

―Es que aquél hombre se han metido con él, porque dicen que sólo vive de engañar; que hace vida de grandes pecados; y que cuando le hace falta dinero, pide y roba; que entra pidiendo y va viendo cómo puede llevarse todo lo que está a su alcance.

Me fui para el desgraciado y le dije:

―Quisiera te vinieras conmigo y me contestaras a las preguntas que yo te voy a hacer. A Dios debo el preguntarte:

Sacó un pañuelo más bien sucio y se limpió la sangre que en la pierna, por debajo del pantalón, le corría. Le dije:

―¿Un tropiezo?

Sus lentas palabras me contestaron:

―Al intentar entrar en el ventorrillo, el dueño me pegó un puntapié. Yo quería decirle que si tenía algún trabajo para cambiar mi vida.

Estas eran mis preguntas:

―¿Tú quieres amar a Dios? Digo quieres porque no amarías, porque
pecados y Amor a Dios no pueden ser.

Ya que íban caminando, quedó éste parado:

―Tú tienes algo de Dios, porque muchos me han hablado para que deje de pecar, y yo más sigo pecando. Pero en este momento ya no haré más pecados, y si alguien me golpea, sufriré en silencio el llanto, y no saldrá de mi boca como no encuentre a otro santo.

Desperté, oí:

Yo siempre iba rezando
y suplicándo a Dios:
“Si alguien hace pecados,
a mí me haga confesión”.

Yo iba bien preparado
para hablarles del Amor.

Yo sabía cómo decirles
cómo pedir el Perdón.

Tenía que ser con súplica
de aquél que mucho pecó,
que no tiene quien lo ampare,
si no lo ampara este Dios.

Cuando has pecado mucho,
a Dios Lo llamas sin voz,
es cuando Dios te responde
por salvar a un pecador.

Debía el que ama a Dios
no acostarse un solo día
sin salvar a un pecador.

Esta es la fiesta más grande
de esta Gloria de Dios.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***