domingo, 6 de noviembre de 2011

No hay Alegría con pecado - Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag.


En Sueño Profético hablaban de la alegría, cuando es Alegría de Dios, cuando la Alegría no viene con pecado.

Hay quien no entiende esta Alegría, que siendo la misma palabra, no es la misma alegría.

La Alegría que viene de Dios es Espíritu Vivo en unión con estos espíritus. Esto es Luz potente, con resplandor, iluminando al espíritu que esta Gloria sabe que es suyo, bienestar que apercibe la materia, porque la oscuridad del mal se la quitan los destellos de esta Gloria.

Dijo uno:

No hay Alegría con pecado. La Alegría no entra donde habita el pecado, por ser Palabra de Dios. Ni la Paz ni la Alegría pueden vivir con el pecado. Esto es gasa con fuego, hielo con lumbre, ir pregonando “amo a Dios” y hacer la vida que no es de Dios. Nada de esto puede estar junto.

El hombre cree que vive alegría cuando está en contra de Dios, cuando está pecando. Esto son reacciones de espíritus que no están en la Gloria. Estas personas son llevadas por espíritus fuera del Reino de Dios. La alegría que no dura, no es de Dios. Esta alegría siempre te estará empujando a la intranquilidad, a la avaricia, a la desesperación, al desprecio de las cosas que son de Dios.

Desperté, oí:

Aprende a vivir Alegría,
siempre sintiendo a este Dios.

Que la alegría de la Tierra
es alegría sin Dios.

Es fiesta que el hombre forma
pa′ separarte de Dios.

Que puede que en esa fiesta,
tu alegría se acabó.

Se acabó porque el pecado,
para las cosas de Dios,
es gasa con grande lumbre.

La Lumbre grande es la Gloria,
que te deja sin destellos.

La Alegría que es de Gloria,
la sabe el que la vive,
porque ya todo le sobra.

Es un lío esta Alegría,
que a sabiendas que no tienes,
a Dios todo lo confías.

Y esta Confianza es
la que te da la Alegría.


***