lunes, 12 de enero de 2015

Será revolución mundial

En Sueño Profético hablaban Tomás de Aquino y Domingo de Guzmán.

Decía Tomás:

¿Qué espera el hombre ver para darle a estos Escritos publicación? ¿Qué exige el hombre para dar la aprobación?

La comprobación es la actuación del que diga: “Dios me habla”. Aquí no puede nadie ver la verdad como no sea por sus obras, y el que ama, por la presencia del Comunicante. Este que dice lo que ya le han dicho que diga, tiene Poder su presencia, Poder Divino, Poder que Dios quiere que destaque. Esto es Dios dejándose ver a través del hombre.

Dijo Domingo:

Haciendo la publicación, ya verán cómo es acogida la “Palabra de Dios Diciendo”. Si esto no fuera de Aquí mandado, sería fracaso. Esto, una vez publicado, será revolución mundial.

El hombre, si pensara que hay Eternidad, no detendría el Mensaje. Si un simple vehículo, como su servicio sea público, tiene que llegar a su destino puntual, y si tú lo detienes, tienes que dar justificación, y mayoría de veces eres tú el culpable ante el hombre, y la ley te condena, ¿cómo Dios va a querer que su Palabra tenga esta demora?

Dios coge el Lugar para que publiquen sus Palabras y prediquen sus Hechos.

Hablar de Dios es Amor a Dios, querer que todos amen y pocos pequen, y ya, que estos pocos se encarguen de que no sea ninguno el pecador.

Desperté, oí:

Si todos leyeran
lo que va de Aquí,
todos te dirían “sí”.

Sí, que es Dios el que te habla,
el que ves
y el que escribe este papel.

Hay quien no quiere comprobar,
por no decir: “es verdad”.

La pena que a mí me da
es que no vean la Verdad.

Verdad de una razón,
de un Dios que habla “pa” “tos”.

Este Dios tiene que hablar
aunque el hombre ahí no quiera.
Este Dios tiene que hablar
para decirte los caminos
que tú tienes que tomar.

TOMÁS DE AQUINO Y DOMINGO DE GUZMÁN


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - C3