sábado, 2 de enero de 2016

Profecía es Dios

En Sueño Profético hablaban Tomás y Agustín:

Dios no puede arrobar un espíritu, traerlo a su Gloria, explicarle el gran misterio de la Libertad que Dios le deja cuando está el espíritu unido a la materia, y hacerle que sienta la muerte de la materia –esto es cuando el espíritu abandona la materia: el espíritu siente este desprendimiento con dolor, pero contento. Este contento es por quien es arrobado–. Dios no puede tener esta unión con un espíritu para que el hombre le mande que calle. Como Profeta no puede callar, por ser Dios el que habla. La palabra Profeta viene de que Dios habla. Esta palabra no puede emplearse en otro sitio. Profecía es Dios. Y Profeta es Dios hablando.

Esto es para reformar la Teología, donde el hombre ha querido dar su idea sin oír al Profeta. Para saber Teología hay que oír al que Dios le habla, lo mismo que para saber un gusto tienes que tener paladar. Esto es imprescindible.

Desperté, oí:

La Teología que se aprende por el hombre, puede tener sus fallos. La que te enseña el Profeta, ésta te los quita, porque este Profesor es Dios.

Sueño y Dictado son de Tomás y Agustín de Mónica.


***

Libro 5 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo I - C5