martes, 24 de mayo de 2016

Si crees que hay Gloria, cree que hay Condenación

En Sueño Profético decían:

El Mundo Espiritual tiene forzosamente que comunicarse con el material. Esto, el que cree en Dios, debería aceptarlo como algo normal, tan normal como se acepta el día y la noche; como el nacer y el morir; como el envejecer, si antes no vienes Aquí; como el varón y la hembra; como la raza animal, que la hay de tantas especies, que el hombre nunca sabrá el número de estas especies, que Dios las dejo criar como el matojo que nace que nadie pudo sembrar; como el niño que en peligro continuamente está, y el peligro de él se aparta, porque Dios lo hace apartar. Pocos niños son victimas de este peligro que está al acecho en cualquier sitio que esté el niño, si el mayor pendiente no está, y a veces estando pendiente, el mal le puede pasar.

Todo esto es normal
si te pones a pensar
que todo gira por Dios,
por quien tiene que girar,
si piensas en ese mundo,
ese mundo material.

Debería extrañar todo,
cuando lo vieras girar,
y no pensar que eso gira
por hacerlo el hombre girar.

El hombre no hace nada,
si Dios no lo hace girar.

Desperté, oí:
Es más de extrañar que extrañe,
que Dios hable en un Lugar.   

Esto le extraña al que ama,
cuando él se pone a hablar
y le desmienten Palabras.

Se pone a hablar Palabras
que dice el que Dios le habla.

El que ama de verdad,
no resiste las palabras
del que no quiere escuchar
al Lugar que Dios ya habla.

El que ama ve normal
que se comunique Dios
al que a Dios amaba ya.

Si no crees en el Sueño,
Éxtasis o Revelación,
no pronuncies estos nombres:
Gloria, Dios, Condenación.

Porque la Gloria es Gloria,
por ser el Sitio de Dios.

Si crees que hay Gloria,
cree que hay Condenación,
porque Dios permite al hombre,
para que vea cómo es Dios.


***

Libro 4 - Te Habla el Profeta - Tomo I - Cierre de Libro