martes, 9 de febrero de 2010

Hombre bueno - Libro 77 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IX - 92-93


...Leer en Inglés

En Sueño Profético decían:

Si eres bueno para Dios, eres bueno para el hombre.

Si eres bueno para Dios, rechazas todo lo que a Dios ofende.

Dijo uno:

Hay quien le pone el nombre de bueno al que no roba ni mata a sabiendas que a Dios no ama. Éste no mata el cuerpo, pero va enterrando espíritus y llevándolos al Infierno. El que no ama a Dios se conoce de momento, algo tiene que te aparta si tú para Dios eres bueno.

Yo no podía tener intimidad con el bueno, aunque el hombre lo premiara, si a Dios no nombraba y del Prójimo no se acordaba. Yo tenía a Dios presente en todo lo que iba a hacer. Había veces que mis pasos y mis palabras las retiraba pensando en Él, luego me daba alegría, aunque en el crítico momento coraje me ponían. El Cielo me quitaba el coraje cuando mi mirada subía. Y es que cuando a Dios quieres seguir algo saldrá a tu camino para que vean que tu Amor a Dios no es limpio.

Desperté, oí:

El hombre es mal tasador para tasar al hombre bueno.

Revuelve el metal con oro y luego llega el momento que no sabe pedir precio.

Al hombre que no busca a Dios y la Palabra de Dios no practica con Amor y Paz, no le va el nombre de bueno.

Es peor que decirle al gigante enano, y al enano decirle gigante.

O al cordero león, y al león cordero.

Estos nombres no se igualan pero destaca más decir hombre bueno al hombre que a Dios no ama.


***