viernes, 4 de junio de 2010

Enseñanza del espíritu y del cuerpo - Libro 46 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo VII - Pag. 25-26-27


En Sueño Profético decían:

La Enseñanza del espíritu es más precisa que la del cuerpo.

La Enseñanza del espíritu, si de niño te la enseñan, vas creciendo, y en todo a Dios pones lo primero, y cuando llegas a hombre tienes que ver diferencia en el que cree en Dios o en el que lo desprecia.

Dijo uno:

La Enseñanza del cuerpo se paga a buen precio y luego se entierra. La del espíritu, viene Aquí y es Eterna, y sirve para enseñar ahí, que hay Gloria, y que los que muertos vieron ahí, a Dios le hacen servicio como este Mensaje que dictan Aquí.

Por grandes estudios y grandes carreras que tenga el hombre, si habla con uno que siega la tierra y Dios le da cargo de Elegido, con el hombre de Profeta, ya quedan los estudios como pájaro en nido al lado de grande cigüeña.

Esto que lo piense el hombre y se dará cuenta de que los estudios del cuerpo hacen falta, pero sin Dios son cántaro vacío, lleno de agujeros, que hizo servicio un poco tiempo. Por esto, esta Enseñanza, que en Libros se está poniendo, da clases a los estudios del cuerpo.

Que pongan esta Enseñanza lo primero. Te dice cómo tienes que amar al prójimo y hacer el bien donde haga falta, poniendo caridad primero y ayudando a llevar sufrimientos.

Desperté, oí:

Sigue con Fuerza poniendo en todos sitios estos Libros, que son Enseñanza Eterna.

Y al ser Eterna, te quita del pecado. Que para eso elige Dios, para que el Elegido lleve el Mensaje de Salvación.

Van a quedar al descubierto los que no quieren reconocer al Profeta de estos tiempos.

Pero es mejor ir conociendo a los hipócritas y a los fariseos.

No se puede creer que la Palabra de Dios no la quieran recibir en el Lugar que se ve.

Pero como no pueden decir que esto no es verdad, tienen que este Escándalo aguantar.

Comparaban en la Gloria, Enseñanza del espíritu con enseñanza del cuerpo, y decían muchos nombres.

Decían: “Enseñanza sin Dios es cuerpo enterrado y títulos colgados”.

La Enseñanza del espíritu, a la Gloria trae el título.

Y ya, el alumno de Dios, supera al más grande profesor.


***