lunes, 30 de agosto de 2010

Es alegría y sufrimiento el dar Consejo de Dios - Libro 44 - Investigaciones a La Verdad - Tomo VII - Pag. 148-149-150


En Sueño Profético hablaban espíritus que están en la Gloria de Dios, que la Gloria la ganaron cuando vivieron en el cuerpo con el Permitir de Dios.

Dijo uno:

De estos espíritus, unos cogieron Permitir y otros despreciaron Permitir.

Los que vivieron Permitir de Dios, luego, con sufrimientos lo pagaron, y su arrepentimiento, a Dios buscó y pisó el pecado.

Si esta Enseñanza se diera como Dios tiene mandado, habría más buenos y menos malos. Pero el hombre no cree que Dios vive con cuerpo y está hablando.

Si pensaran cómo da los consejos el que Dios elige, ya todos acudirían y las preguntas serían éstas:

Si no acudes adonde Dios está hablando, perderás la Gloria cuando tu cuerpo esté enterrado. Esto no es perderla, es no quererla, que es peor que hacer pecado contigo mismo y luego buscar a Dios y pedirle el Perdón llorando.

Los consejos del que Dios le dicta estos Mensajes, antes dichos en ArroboEstado Sobrenatural en el que Dios trae un Espíritu a su Gloria para que reciba una Enseñanza. Durante este Estado, el cuerpo portador no presenta signos vitales hasta que el Espíritu vuelve de nuevo a él., todos son Consejos de Dios. Que este es el sufrimiento del Elegido, tener que dar consejo con miedo y temor, porque pueda oír palabras que ofendan a Dios.

Desperté, oí:

Es alegría y sufrimiento el dar Consejo de Dios.

Es alegría, cuando cogen Consejo creyendo que Esto es de Dios.

Y es sufrimiento, quererlo decir y no ver terreno que crean Aquí.

Decían en la Gloria, que el Permitir de Dios, en unos es cogido y en otros despreciado.

El que Dios elige con Mando, el consejo ha sido primero a Dios preguntado.

Cuando le pides Consejo a Dios, lo que es mejor Dios lo pone fácil y difícil lo peor.


***