lunes, 29 de agosto de 2011

Este engaño perjudicaría a todos - Libro 10 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo I - Pag. 127-128-129


En Sueño Profético decían:

El que está haciendo vida de pecado, no tiene fuerza para defender la Palabra de Dios, ni para acercarse a Dios. Éste tiene un acercarse por fuera y un retirarse por dentro.

Dijo uno:

Voy a contar lo que un día delante de mí pasó:

Estando todos los Discípulos con el Maestro en el campo descansando en una sombra, pasaron unos y de lejos le dijeron al Maestro:

–Cuando pasen unos días nos vamos a venir para ir contigo como van éstos. Tú nos enseñarás y nosotros enseñaremos lo que Tú nos has enseñado.

Fue el Maestro pronto puesto de pie y dijo:

–No vendrás, porque estás haciendo pecados de escándalo y no puedes aprender mi Doctrina. Al hombre lo tienes engañado, pero a Dios Hombre no. Tú das mal ejemplo con la vida que haces con esa mujer que transmite los demonios, ya que ella sabe que tú quieres seguirme y te detiene con su maldad. Tú vives con ella porque no amas a mi Padre y no crees en mi Gloria. Tu comportamiento está en contra de mis Palabras, y tu carne no puede llegar a las telas de mi Vestidura.

Desperté, oí:

El pecador quería: pecado y Dios.

Quedó de roca cuando el Hijo del Hombre le dijo sus pecados delante de sus Discípulos.

Dios los dijo porque vio que quería engañarlo.

Y este engaño perjudicaría a todos.

Perjudicaría cuando vieran que Dios aceptaba amistad con el que seguía pecando.

Dios tiene que decir “Soy Dios”, descubriendo la mentira.

Lo veían en los prodigios, Lo veían en saber lo tuyo antes que tú.

En el Amor, en el Perdón, y muy pocas veces Lo vieron haciendo de Dios.

Dios, antes de hacer de Dios, te aparta.

Ofrécete a servir a Dios cuando ya no hagas pecados.

Cuando digas con Amor: “de la Muerte me he salvado y en la Gloria vivo yo porque ya no hago pecados”.

Porque el que vive el pecado, vive en el mundo del hombre, y de Dios bien retirado.


***